INTERNACIONAL
05/03/2016 12:07 CET | Actualizado 29/04/2016 14:02 CEST

El gobierno turco interviene un periódico crítico y la Policía toma la redacción

EFE

Turquía está llevando a cabo uno de los más graves ataques contra la libertad de prensa de los últimos años, un tiempo en el que la mano dura contra los informadores es el pan de cada día. Agentes de la Policía antidisturbios irrumpieron anoche en la redacción del diario Zaman, crítico con el Gobierno turco y que fue intervenido el viernes bajo la acusación de pertenecer a la red del predicador Fetullah Gülen, acusado de terrorismo.

Los agentes entraron en la redacción mientras los trabajadores preparaban la edición de este sábado, que ha salido a la calle con un contundente titular de portada: "La Constitución en peligro". Este medio es conservador e islámico, es decir, como el propio gobierno, pero también muy poco complaciente con su gestión. El Zaman es el diario más vendido de Turquía, con unos 650.000 ejemplares diarios.

La Policía lanzó gases lacrimógenos y usó cañones de agua contra la multitud concentrada frente al edificio de Zaman y los agentes escoltaron a su interior a los administradores públicos designados para hacerse con la gestión del diario.

La Plataforma por la Libertad de los Periodistas denunció esta operación y dijo que el nombramiento de administradores públicos para gestionar el diario supone una nueva estrategia del Ejecutivo islamista turco para silenciar voces críticas.

Dos diarios y dos televisiones, acusadas también de ser cercanos a Gülen fueron puestos bajo control del Ejecutivo el año pasado y quedaron clausurados hace cuatro días.

Los partidos de la oposición y organizaciones de periodistas han condenado la intervención del diario como una forma de violenta violación de la libertad de prensa.

(Puedes seguir leyendo tras la galería...).

Photo gallery La Policía turca toma el diario 'Zaman' See Gallery

A POR LOS QUE 'DISIENTEN'

Kemal Kilicdaroglu, líder del principal partido de la oposición, el socialdemócrata CHP, ha acusado al Gobierno de considerar como organización criminal a "todas las voces que disienten".

"La decisión de nombrar administradores ha sido tomada por un grupo de cuerpos judiciales para servir a las expectativas y ambiciones del AKP (el partido del Gobierno) y de la Presidencia en violación de la ley de libertad de prensa", acusó el político.

Zaman tuvo una línea editorial de apoyo al Gobierno hasta diciembre de 2013, cuando se sumó a las acusaciones de corrupción contra el entonces primer ministro y ahora presidente Recep Tayyip Erdogan.

Fue ese año cuando la creciente tensión entre Erdogan y Gülen, aliados durante años, estalló en un conflicto abierto en el que el Gobierno acusó al predicador, exiliado en Estados Unidos, de usar su influencia en la Policía y la judicatura para crear un Estado paralelo y derrocar el Gobierno.

DENUNCIA DE REPORTEROS SIN FRONTERAS

Para la organización Reporteros Sin Fronteras, Turquía apenas está en el lugar 149 de 180 países en cuanto a su respeto a la libertad de prensa.

Según denuncia el informe referido a 2015 elaborado por la delegación española de esta ONG, en Turquía los ataques contra la libertad de información "han ido en aumento de forma preocupante". "Los incidentes con la prensa se intensificaron en un año en el que el país vivió dos elecciones generales y volvió a verse involucrado en un sangriento conflicto entre las fuerzas gubernamentales y los rebeldes kurdos liderados por el PKK. Las violaciones de la libertad de información se hicieron especialmente graves desde finales del mes de julio, cuando el Gobierno lanzó una guerra contra el terrorismo en la que esa formación kurda se convirtió en el principal objetivo", señala.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

SOMOS LO QUE HACEMOS