TENDENCIAS
26/03/2016 13:24 CET | Actualizado 28/03/2016 12:58 CEST

La polémica entrevista a Cristina Pedroche que incendia Twitter

GTRES

Cada palabra, cada gesto, cada prenda de Cristina Pedroche es analizada al milímetro, acorde con el fenómeno social que protagoniza la joven presentadora de Vallecas. Así que la entrevista -muy personal- que hoy ha publicado La Vanguardia se ha convertido de inmediato en tendencia en Twitter, enfrentando nuevamente a opositores y partidarios.

Pedroche, "imprescindible" en la televisión española en un "tiempo récord" y triunfadora por "genuina", como destaca el entrevistador, ha levantado una fuerte marejada por dos reflexiones: la que hace sobre su marido y otra más sobre el sexismo en su medio.

"¿A quién le debe más en la vida?", le preguntan. Y Pedroche responde:

Por supuesto, a mis padres. Me lo han dado todo y son la clave de mi vida. Ahora David es quien le está dando sentido. Cuando era más joven quería tener un hijo por experimentar qué puede ser compartir tu vida dándoselo todo a una persona. Pero ese niño crecerá y se irá. Será independiente. Yo tendré un hijo y le querré muchísimo, pero nunca tanto como a David.

Sobre su esposo, el cocinero David Muñoz, dice que tiene su vida "en sus manos" y que eso es lo que ella quiere: "Comerme el mundo pero con él".

Y más adelante: "¿Cree que las chicas, particularmente las que trabajan en televisión, están sometidas a comparaciones sexistas?". Esta es su respuesta:

Mira, paso del sexismo. No existen hombres y mujeres sino personas. El otro día hice un chiste de guión en plató: “Si es el día de la mujer ­trabajadora, ¿por qué no nos das el día libre? Si no, ¿para qué vale este día?”. Bien, pues era un chiste que a mucha gente le molestó y la rea­lidad es que yo no quiero celebrar un día. No somos especiales, no somos ­distintas. Ni mejores ni peores. Hay personas; no hago distinciones. No importa lo que pasó hace cien años. Respetémonos y pongamos solución a los problemas del presente.

Pedroche defiende, como en estas respuestas, su libertad para hablar y no decir "lo que los demás esperan oír". "Me da pereza el postureo y las mentiras", añade en La Vanguardia.

Y sobre la persecución de las redes, confiesa que se ha sentido especialmente dolida cuando alguien le deseó la muerte a su abuela. No pide una bofetada para esa persona, sino un abrazo, "esa persona necesita que lo quieran porque está triste", sostiene.

Sus palabras sin corte alguno han tenido un eco importante en las redes sociales, generando aplausos... y algunos tirones de orejas.

#CuandoElDescansoEsUnSueño