INTERNACIONAL
15/04/2016 18:51 CEST | Actualizado 15/04/2016 18:51 CEST

Un refugiado en el campo de Samos: "Esto es una prisión para perros" (VÍDEO)

Saleh es un joven refugiado sirio que huyó de su país tras ser disparado cinco veces. Cuenta su historia desde el campo de refugiados griego de Samos, apoyado en la valla que le separa del cámara que le está grabando. Como muchos de los que le acompañan, está solo y su destino es Alemania, donde le espera su tío.

"Hace mucho frío y no tenemos la ropa adecuada", explica rodeado de otros refugiados, entre ellos niños. Denuncia que no les dejan salir fuera del campamento: "Ni si quiera para comprar medicinas o ver a un médico". "No quieren que me quede aquí, quieren que regrese a Turquía", explica.

El 7 de marzo fue encarcelado en Turquía junto a otros refugiados y retenido en una cancha de baloncesto durante 18 días. "Mientras estaba allí golpearon mis pies con una picana eléctrica. La cancha de baloncesto estaba llena a reventar, ¡no podíamos movernos!", recuerda.

Saleh llegó a Samos el 21 de marzo y vive en una tienda de campaña que "apesta" y que se empapa cada vez que llueve. "¿Dónde están todos los Derechos Humanos y los derechos de los niños?", se pregunta el joven agarrando con las manos los alambres de lo que él llama "una prisión para perros".

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

El HUFFPOST PARA EL ÁGUILA