POLÍTICA
20/02/2018 09:01 CET | Actualizado 20/02/2018 09:01 CET

La durísima crítica de Francino contra los políticos tras el intento de Marta Sánchez de poner letra al himno

"No podía imaginar el nivel de ridículo sin paliativos al que se han abocado algunos políticos".

CADENA SER

El periodista Carles Francino ha defendido —en la Cadena Ser— la libertad de Marta Sánchez de ponerle letra al himno de España, porque "es una artista y con su arte puede hacer lo que le plazca", si bien ha cargado con dureza contra los políticos que, aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, han propuesto que esa letra se convierta en oficial: "No podía imaginar el nivel de ridículo sin paliativos al que se han abocado algunos políticos", ha argumentado Francino, quien ha puesto el foco en el presidente Rajoy, quien ha proclamado que donde se habla de amor, de Dios, de rayos de sol, de rojo, de amarillo y de corazón, "se representa a una inmensa mayoría de españoles".

"Yo, sinceramente, siento vergüenza ajena leyendo ese tuit, o el de Albert Rivera glosando la valentía de Marta Sánchez, como si esto fuera un acto heroico", ha afirmado Francino, quien cree "penoso" el "vendaval patriotero que se ha levantado como respuesta al independentismo catalán".

"Nos faltan dos telediarios para que alguien diga que si ya tenemos el castellano, para qué carajo nos marean con otros idiomas", ha vaticinado francino, antes de sentenciar: "Estoy de banderas –del color que sean– y de patrias –y ahora de himnos– hasta los mismísimos".

Pincha aquí para escuchar el comentario de Francino en la Ser y sigue para leer el texto completo

No tengo nada contra Marta Sánchez ni contra su idea de ponerle letra al himno de España. Tampoco tengo nada a favor, la verdad, porque me parece algo tan cursi y relamido que echa para atrás.

Pero, bueno, es mi opinión; Marta Sánchez es una artista y con su arte puede hacer lo que le plazca. Lo que sinceramente no podía imaginar es el nivel de ridículo sin paliativos al que se han abocado algunos políticos proponiendo que esa letra se convierta en oficial, que se cante ya en la próxima final de la Copa del Rey de fútbol o que incluso el presidente del gobierno haya proclamado que donde se habla de amor, de Dios, de rayos de sol, de rojo, de amarillo y de corazón, entre otras cosas, dice Rajoy que esa letra representa a una inmensa mayoría de españoles. Yo, sinceramente, siento vergüenza ajena leyendo ese tuit, o el de Albert Rivera glosando la valentía de Marta Sánchez, como si esto fuera un acto heroico.

Es muy penoso todo, mucho, de verdad; y sólo el vendaval patriotero que se ha levantado como respuesta al independentismo catalán explica esta falta de pudor. Lo malo es que algunos podemos criticarlo, podemos hacer bromas, pero hay gente que se lo toma en serio, muy en serio. Y además el trasfondo es peligroso: sí, porque ahora ya estamos enfangados en discutir sobre la lengua, en utilizar la lengua como arma arrojadiza.

Nos faltan dos telediarios para que alguien diga que si ya tenemos el castellano, para qué carajo nos marean con otros idiomas; estamos a un punto así de que esa corriente de pensamiento salga de las catacumbas. Y esta, créanme, sería la penúltima estación antes del desastre total.

Lamento repetirme, ya sé que me lo han escuchado en otras ocasiones, pero estoy de banderas –del color que sean– y de patrias –y ahora de himnos– hasta los mismísimos.

Si quieres leer más historias como esta visita nuestro Flipboard

LA NATURALEZA SÍ QUE SABE