POLÍTICA
02/03/2018 08:49 CET | Actualizado 07/03/2018 20:13 CET

¿Qué puedo hacer si soy hombre y apoyo la huelga feminista del 8 de marzo?

El papel de los hombres, uno de los grandes debates del 8-M

"Si nosotras paramos, se para el mundo". Ese es el objetivo del movimiento feminista que, el próximo 8 de marzo, ha convocado huelga y paros parciales para reivindicar los derechos de las mujeres y la igualdad. Parar el mundo es casi imposible, pero sí pueden anotarse un logro mayor: que todo el mundo hable del feminismo, ya sea en programas de televisión prime time, en minutos a minutos de radio y en varios foros, páginas web y redes sociales. A medida que se acerca el día aumenta el debate y las dudas, que afectan en muchas ocasiones al papel que deben desempeñar los hombres ese día. ¿Están convocados ellos a la huelga? ¿Qué pueden hacer los hombres si no la secundan pero se quieren solidarizar con las protestas?

El 8-M no es una huelga cualquiera: los movimientos feministas llaman a parar en los cuidados, en el consumo, en el trabajo y en la educación. Los hombres pueden hacer huelga, pues de lo contrario sería ilegal. Pero las organizadoras explican que de ser así, se perdería el sentido feminista de la huelga. "No queremos decirles a los hombres lo que tienen que hacer", explican desde la Comisión 8 de marzo, "pero la huelga es para visibilizar el trabajo de las mujeres".

Desde la Comisión enumeran diferentes iniciativas que han salido de grupos de hombres de diferentes partes de España como la idea de montar una ludoteca el día 8 de marzo para ocuparse ellos allí de los más pequeños o ceder parte del dinero que ganarán ese día en sus puestos de trabajo a sus compañeras.

Los cuidados: la clave de la huelga

Las organizadoras creen que el ámbito clave de la huelga es el de los cuidados. "El hecho de que haya señoras mayores que les digan a sus maridos por primera vez que tienen que ocuparse de la casa o de los nietos ya es un éxito", cuenta una de ellas, emocionada porque su padre la ha llamado por teléfono para preguntarle qué puede hacer él el próximo 8 de marzo. Para ella, la huelga es una especie de "experimento" en el que se verá "qué pasa cuando los hombres tengan que ocuparse de los cuidados de los más pequeños o de nuestros mayores".

Por su parte, el escritor Ritxar Bacete, autor del libro Nuevos hombres buenos (Ed Península), sobre nuevas masculinidades, explica que él no es partidario de secundar la huelga: "Se nos pide hacer otras cosas como encargarnos de los cuidados. Aunque yo eso lo hago siempre". Según él, la idea es "estar presente, preguntando qué necesitan o qué requieren de nosotros para que puedan hacer huelga".

Él opina que "el papel de los hombres empieza el día 9". Desde entonces, se deben plantear relaciones "equitativas". Para eso cree que hace falta también un "pacto público", en el que "sí se debe contar con los hombres". "Para experimentar cambios en los cuidados hay que hacerlos en lo público también", afirma.

Una revisión de agenda

Bacete cree que lo mejor sería que los hombres se sentasen con sus amigas, compañeras, madres o hermanas e hiciesen junto a ellas una revisión de agenda para el día 8. "Y también para el día de antes. Porque hay mujeres que dejarán todo hecho el día anterior", dice. "Se trata de hacer una agenda integral de apoyo a los cuidados: ver qué pasa con los mayores, pasar tiempo con los hijos...".

AHIGE llama a los hombres a colaborar con la huelga

La Asociación de Hombres por la Igualdad de Género (AHIGE) lanzó a mediados de febrero un comunicado en el que decía apoyar la huelga feminista y daba una serie de ideas para que los hombres colaborasen en la misma sin que se pierda el objetivo principal.

La asociación opina que "es una gran oportunidad para que los hombres se impliquen antes y después del 8 de marzo". Para ello, proponen las siguientes medidas:

  • Si eres padre, encárgate de tus hijas e hijos.
  • Si eres amigo, ofrécete de niñero.
  • Si eres compañero de trabajo, facilita que tus compañeras vayan a la huelga.
  • Si eres empresario, no descuentes el día ni tomes represalias.
  • Si eres estudiante, apoya a tus compañeras acompañándolas en la huelga o facilitándoles los apuntes del día.
  • Si eres profesor, no pases lista. Recuerda: es una falta justificada y urgente, las alumnas que no están en tu aula están en la calle gritando: "si nosotras paramos, se para el mundo".
  • Si en tu familia hay una persona dependiente y es una mujer quien la cuida, mañana es un buen día para que empieces a hacerlo tú (y no te limites al próximo 8 de marzo), el año tiene 365 días y quien necesita cuidados los requiere todos y cada uno de ellos.
  • Si vives con una mujer, asume las tareas domésticas y reparte equitativamente las mismas todo el año.
  • Si tienes una relación afectiva con una mujer, facilita que ella pueda participar en la huelga y en las manifestaciones.
  • Si trabajas en un medio de comunicación, difunde la convocatoria de huelga y todas las acciones que ellas organicen.
  • Si eres un hombre que estás por la igualdad, difunde el evento entre tus conocidos y divúlgalo en las redes sociales.
  • Si vas a una manifestación o concentración porque ellas no necesitan que estés en las tareas anteriores, escucha, no te pongas delante, no des órdenes ni lideres las actividades, simplemente acompaña.

NOTICIA PATROCINADA