TENDENCIAS
02/04/2018 10:38 CEST | Actualizado 02/04/2018 10:39 CEST

Doble abandono en 'Supervivientes' y no solo por el hambre

Dejó el concurso un participante de cada grupo.

Supervivientes

La gala de este domingo de Supervivientes: Conexión Honduras terminó con dos abandonos del concurso de supervivencia de Telecinco, uno en cada grupo. Ni los repetidos intentos del programa de convencer a los participantes, ni los mensajes de amigos y familiares consiguieron torcer la voluntad de Adrián Rodríguez, que abandonó por la dureza del concurso, ni de Saray Montoya, que renunció por la mala convivencia con el resto de sus compañeros.

Saray Montoya

El caso de Saray es el más novedoso porque, tal y como señalaron los colaboradores en el plató, se trata de la primera vez que un concursante deja el programa por las broncas con sus compañeros. En un concurso conocido por su extrema dureza, debido al hambre, el frío y las calamidades que pasan, todos se sorprendieron de que el principal problema de Saray fuese otro.

La concursante lo dejó claro. "Conozco mis límites, no quiero montar un show y ya estoy aguantando mucho", afirmó con determinación.

Sandra Barneda, la presentadora de la gala del domingo, intentó en vano convencerla para que al menos lo pensase hasta el martes. Su marido le recordó la penalización económica que deben pagar los concursantes que abandonan el programa: "No puedes volver como una perdedora. Si tienes que formarla, fórmala", le instó el marido. Y ella que sí, que se iba, y el marido, que no, que se lo pensase. Después de un rato en el que ninguno de los dos parecía querer ceder, Saray se marcó un alegato que no admitía réplica.

Supervivientes

"No quiero traspasar mis límites, que tú ya me conoces. Y no quiero formar un show. No estoy tirando la toalla. Lo que no quiero es dañar mi imagen. Quiero salir como una señora y ya he llegado a mi límite. Y si lo traspaso, me convierto en una barriobajera. Y eso no lo va a ver nadie, porque mi imagen vale más que cualquier reality, con todo el respeto del mundo. Yo como de mi imagen y la gente y los españoles y mi etnia me quieren mucho como para ver ese comportamiento en mí. Entonces, hasta aquí. Y cuando digo hasta aquí es hasta aquí", sentenció Saray.

"Pues tú misma", concedió su marido. Barneda le pidió que recogiese sus cosas y al marcharse solo se despidió de Raquel Mosquera, del maestro Joao y de Logan. Al resto ni los miró, eso sí, dijo muy flamenca cuando se iba "os quiero". Suponemos que no se refería ni a María Jesús Ruiz ni a Romina Malaspina, ni a Fernando Marcos.

Adrián Rodríguez

El ejemplo de Adrián, sin embargo, ha sido el habitual en este concurso. El actor no ha podido resistir el hambre ni la ansiedad que le produce la falta de comida. "Llevo desde el primer día con una ansiedad increíble. Hace tres o cuatro meses estuve en tratamiento psicológico y yo me creía más fuerte para este reto, pero no lo aguanto. Yo he venido aquí para ser feliz y pasarlo bien, pero lloro cada noche pensando en comida. Y me estoy planteando abandonar", reveló tras una prueba de recompensa que perdió.

Supervivientes

Tanto la presentadora Lara Álvarez como Barneda le intentaron convencer, pero no fue posible. "No tengo la capacidad mental para pasar hambre. Lo siento mucho, pero creo que no me merezco llorar cada noche por comida. No me lo merezco", insistió.

Ni si quiera el caluroso mensaje de ánimo de su amigo Abraham García, ganador de la edición de 2014 de Supervivientes ni el recordatorio de la sombra de Hacienda que planea sobre el actor (un mensaje en clave que su amigo dejó caer), consiguió hacerle entrar en razón.

"Me marcho", decidió. "Lo siento muchísimo. Pero no puedo más. Tal y como estoy mentalmente, no puedo con ello. Estoy constantemente pensando en comida y necesito volver al psicólogo para tratarme la ansiedad", sentenció.

Puedes ver la renuncia de Saray pinchando aquí y la de Adrián, aquí.