ECONOMÍA
11/05/2018 18:46 CEST | Actualizado 11/05/2018 20:46 CEST

Seat y Volkswagen llaman a revisión a 410.000 coches

Los nuevos modelos de Seat Arona e Ibiza y de Volkswagen Polo tienen un problema con los cinturones.

Un coche modelo Seat Ibiza en Ginebra (Suiza).
Arnd Wiegmann / Reuters
Un coche modelo Seat Ibiza en Ginebra (Suiza).

Si te has comprado recientemente un Volkswagen Polo, un Seat Arona o un Seat Ibiza, tienes motivos para preocuparte. Los nuevos modelos de estos coches tendrán que pasar por el taller por un fallo en el cinturón de seguridad de los asientos traseros. Mientras no pases por el taller, el grupo recomienda no usar el asiento central trasero.

El grupo automovilístico alemán Volkswagen ha anunciado que llamará a revisión a 410.000 vehículos. Se trata de 219.000 unidades del nuevo Volkswagen Polo, fabricado este mismo año, y otras 191.000 unidades del Seat Arona y Seat Ibiza.

En España, el Seat Ibiza ha sido el coche más vendido en lo que va de año, con unas 14.000 unidades, y el Volkswagen Polo el quinto, con unas 10.000 unidades, según los datos de la patronal Asociación Nacional de Importadores de Automóviles, Camiones, Autobuses y Motocicletas (Aniacam) citados en Motor.es.

Una revista descubrió el error

La revista finlandesa especializada en motor Tekniikan Maailma descubrió en una prueba que había un problema con el cinturón de seguridad del asiento trasero izquierdo. Este se podía soltar repentinamente si viajaban cinco personas juntas en el coche a una cierta velocidad y se efectuaba una maniobra brusca.

"Volkswagen Polo está homologado legalmente y es seguro para conducir, pero la marca aconseja a sus clientes no usar el asiento central trasero hasta que el automóvil sea equipado con el nuevo seguro del cinturón", señala la marca en un comunicado.

La misma fórmula ha utilizado Seat en su comunicado: "Los nuevos Ibiza y Arona están homologados y son seguros para la conducción".

El grupo automovilístico ha anunciado que espera que las autoridades competentes aprueben el nuevo componente que han diseñado como solución al problema. Una vez se apruebe, el arreglo se realizaría en los vehículos que ya están en el mercado y se implementaría en las cadenas de montaje de las fábricas de Seat en Martorell (Barcelona) y de Volkswagen en Landaben (Navarra).

El grupo va a llamar a revisión en las próximas semanas y remitirá una carta a los propietarios de estos vehículos. Evidentemente, la revisión y la implementación del nuevo elemento serán gratuitas.

Este es el comunicado de Seat:

Seat

Este es el comunicado de Volkswagen en inglés:

Volkswagen