INTERNACIONAL
11/06/2018 17:11 CEST | Actualizado 11/06/2018 17:15 CEST

La 'Malala afgana' recibe una ovación al graduarse con honores

Breshna Musazai ha conseguido su diploma después de sobrevivir a un ataque talibán.

Getty/Washingon Post
Breshna Musazai, que fue disparada por los talibanes por querer estudiar, recibió su diploma universitario el mes pasado en la Universidad Americana.

Cuando la "Malala afgana" subió con dificultad al escenario con ayuda de un andador para recoger su diploma universitario el mes pasado en la Universidad Americana de Kabul, todo el público se puso en pie para ovacionarla.

Breshna Musazai, de 28 años, completó sus estudios de Derecho después de recibir dos disparos en la pierna por parte de insurgentes talibanes, que se oponen a la educación para las mujeres.

Su compañera de universidad y activista Sahra Fetrat alabó a Musazai como un "símbolo de valentía":

Muy orgullosa de caminar detrás de esta mujer maravillosa. Breshna Musazai es un símbolo de valentía, de inspiración y esperanza.

Malala Yousafzai tenía sólo 15 años cuando los talibanes le dispararon en la cabeza por hablar en favor de la educación para las chicas. La joven paquistaní, activista por los derechos de las mujeres y los refugiados, sobrevivió al ataque en 2014 ganó el premio Nobel de la Paz.

La educación también es importante para Musazai. Aunque originariamente es de Afganistán, Musazai fue al instituto en Paquistán. Cuando su familia volvió a Afganistán en 2011, empezó sus estudios de Derecho en la Universidad Americana de Kabul, según informa The Washington Post.

En 2016, los soldados talibanes irrumpieron en el campus.

Musazai no pudo escapar, porque de pequeña sufrió polio y tiene la pierna derecha dañada. Los insurgentes le dispararon dos veces en la pierna izquierda.

Entonces se hizo la muerta durante horas, tumbada inmóvil en el suelo hasta que las autoridades dispersaron a los tiradores. Trece personas, entre ellos siete estudiantes, fueron asesinados en el atentado.

Después de recibir atención médica en Estados Unidos, Musazai volvió a la escuela en silla de ruedas.

Aunque Afganistán tiene una de las mayores tasas de analfabetismo entre las mujeres, cada vez más chicas desafían las amenazas y deciden quedarse en las aulas, según el Post. Pero el reto intimida. Ochenta escuelas para niñas fueron cerradas la semana pasada en la provincia oriental de Nangarhar después de que el Estado Islámico amenazara con atacarlas.

"Cuando era una niña discapacitada, siempre pensé que no era nada. Ahora, cuando veo a personas que dicen que se han inspirado en mí, me siento muy fuerte", contó Musazai a Women in the World. "Quiero que sepan que su apoyo me hace querer continuar. Es reconfortante ver que la gente utiliza mi historia para apoyar la educación de las mujeres".

Pese a su propio sufrimiento, Musazai tiene un mensaje para los insurgentes: "Quiero decirles que pueden intentar matar a tantos de nosotros como puedan, pero eso no quiere decir que nosotros dejemos de combatirlos. Voy a seguir trabajando y luchando".

Este artículo fue publicado originalmente en el 'HuffPost' EEUU y ha sido traducido del inglés por Marina Velasco Serrano

Photo galleryLa vida de Malala en 10 imágenes See Gallery

EL HUFFPOST PARA HONEST