POLÍTICA
28/06/2018 07:47 CEST | Actualizado 28/06/2018 07:47 CEST

José Manuel García-Margallo: "El PP está en un momento de emergencia"

Entrevista con el exministro y candidato para liderar el PP: "Se impone un golpe de timón"

Margallo
CARLOS PINA
Margallo

El despacho de José Manuel García-Margallo en el Congreso está presidido por una fotografía del rey Felipe VI. Detrás de su mesa, una gran bandera de España en un mástil. La correa de su reloj es roja y amarilla. Sobre su mesa se apilan decenas de libros y de papeles.

No para ni un segundo. A sus 73 años, el exministro de Asuntos Exteriores ha dado el paso para intentar suceder a Mariano Rajoy y presentarse al primer congreso del PP en el que podrán votar los afiliados. Lo hace porque considera que es un momento de emergencia para su partido y para el país. Y algo tiene claro, no quiere que gane Soraya Sáenz de Santamaría. Se paga él mismo su campaña y reclama un debate entre todos los aspirantes. Entre frases de Arendt o Azaña, defiende en esta entrevista que muchas personas mayores tienen ideas más novedosas que algunos jóvenes. En su estilo defiende que es la hora de los programas y no de los nombres.

Hemos conocido los datos de afiliados registrados para votar: solo el 7,6% de los 860.535. ¿Qué le parece?

Es un síntoma más de que hay muchos militantes que han sufrido una desilusión y una desafección con el PP a lo largo de estos años. Que en una ocasión histórica como esta los militantes no se vuelquen para elegir los candidatos y sus programas demuestra que el PP no ha hecho las cosas como debía.

Por tanto, lo que se impone a partir de eso es dar un golpe de timón, un cambio de rumbo. He presentado un programa para la regeneración del partido para devolver a los militantes, lo que decía Hannah Arendt, la determinación de actuar con criterios morales en la política, el júbilo de participar en la cosa política. La felicidad política que hablaban los ilustrados con convicción de que con esfuerzo se pueden cambiar las cosas. Para eso hay que darles a los militantes cauces de participación y la seguridad de que sus peticiones serán estudiadas.

¿Se puede recuperar todavía el PP?

Por supuesto. El PP tiene todavía unos militantes que tienen una gran ilusión por el partido y hay una cantidad de talento fuera que estaría dispuesto a volver.

CARLOS PINA

Ha sido ministro, casi todo en la política. ¿Por qué decide personalmente dar este paso? ¿Qué hace Margallo en esta carrera?

He dedicado toda mi vida a construir un proceso de centro derecha porque entendí que un partido moderado de centro derecha era esencial para la regeneración democrática de España. Si había algo que nos preocupaba a los que estábamos en la oposición al franquismo en el paso de la Dictadura a la Democracia era que no se hiciese resucitando el fantasma de las dos Españas. Ahora la situación es diferente, nos encontramos con que el mundo y España van a una velocidad de vértigo y hay que adaptarse porque si no, desapareces como en los procesos darwinianos. Estamos en un momento de emergencia desde el punto de vista del partido, como demuestran esos datos, y de emergencia nacional por el desafío separatista y la necesidad de recuperar la ilusión de muchos sectores golpeados por la crisis y redefinir el papel de España, fundamentalmente en la UE.

Muchos militantes se han desilusionado con el PP en los últimos años

¿Está también en la carrera para frenar a Soraya Sáenz de Santamaría?

Quiero demasiado a mi partido y a mi país para convertir una carrera electoral en un desafío personal. No he tenido nunca el menor desencuentro personal con Santamaría, sí hemos tenido desencuentros políticos porque hemos planteado o enfocado los distintos problemas de manera diferente. Pero no hay nada personal, insisto. Nada impide que coincidamos en muchas cosas aunque difiramos en otras. Espero que podamos seguir colaborando por el bien del partido y por el bien de España durante mucho tiempo.

Pero si gana Santamaría, ¿qué cree que pasará con el PP?

No lo sé. Supongo que tendría una política como debe tener cualquier candidato del PP de integrar y sumar esfuerzos de todas las personas del partido, intentar conciliar y armonizar las posiciones para llegar a posturas comunes.

Estrenan sistema a doble vuelta: primero votan los afiliados y luego los compromisarios. ¿Deberían respetar los segundos lo que digan los primeros?

En mi programa tengo medidas con el objetivo de que los militantes se sientan dueños del partido y actores en la función, que su voz sea respetada y no alterada en otros foros más restringidos.

Por lo tanto, se debe respetar...

Vox populi, vox Dei.

CARLOS PINA

¿Ha dejado tirado al PP el señor Rajoy con su marcha a Santa Pola?

Ha tenido una salida absolutamente ejemplar. No concibo la política como un medio de vida.

Estas primarias llegan por la marcha de Rajoy de la Presidencia del PP. El origen está en la moción de censura motivada por la sentencia del caso Gürtel en la que se condenaba al PP a título lucrativo. ¿Es el PP un partido corrupto?

No. Esa sentencia no es unánime ni firme, y da opinión sobre cuestiones que no estaban sometidas a ese juicio. Pero en fin, lo importante, desde Kant, no es la realidad, sino la percepción de la realidad. Y es verdad que ha habido una sucesión de escándalos de personas individuales del PP que han hecho un enorme daño al partido, pero el PP es una organización de muchísima gente que se ha dedicado toda su vida para construir un proyecto útil para España sin nada a cambio.

¿Pero no cree que deberían haber sido más contundentes con la corrupción? Gürtel, Púnica, Lezo, Zaplana y el caso Erial...

Mire, creo que hacer la quiniela los lunes es más sencillo. En el caso de la corrupción, siempre he dicho que es deleznable y mucho más en momentos en los que la ciudadanía hacía sacrificios importantes. Siempre he dicho que o terminamos con la corrupción o la corrupción terminaba con nosotros. El Gobierno al que pertenecía tomó muchas medidas legislativas para acabar con la corrupción, pero es obvio que habrá que hacer más. Propongo una comisión de expertos conocedores de las distintas materias para atajarla y que hagan un código de buenas prácticas, que parte iría a la Constitución, otra a las leyes y otra a los estatutos de los partidos. Y propongo que en los partidos haya una comisión de hombres buenos ajenos a las formaciones e independientes que estén encima de esto.

Siempre he dicho que o terminamos con la corrupción o termina con nosotros

Siempre ha estado muy preocupado con el tema de Cataluña...

Muy preocupado.

Le vimos hasta en un debate en televisión con Oriol Junqueras...

Y con el señor Mas, y con la señora Joana Ortega....

¿Qué le pareció la aplicación de 155? ¿Se debió hacer antes? ¿De manera más dura?

No es un secreto. Lo dije en enero de 2014, antes de que se convocase aquella consulta que había suspendido el Constitucional, que se debería haber aplicado el 155. Sabíamos que se estaban haciendo papeletas y urnas en una cárcel de Lérida. Mi tesis era que se requiriese a la Generalitat para que las destruyera y no existiera la posibilidad física de que se celebrara. En supuesto de desobediencia, 155 durante 24 horas poniendo los Mossos a la orden del Ministerio del Interior. Al mismo tiempo, apertura de una vía de negociación respetando siempre la Constitución sobre aquellos temas que habían producido la desafección (inversiones en infraestructuras, el Estatuto, una ley de lenguas, financiación autonómica). Y soy contrario a la judicialización del conflicto, que iba a conducir a un conflicto internacional como se ha demostrado con la euroorden.

No le hicieron caso en ninguna...

En ninguna.

CARLOS PINA

Ha trabajado codo con codo con Rajoy, ¿qué balance hace de su época?

Ha sido un grandísimo presidente. Cogimos una España en la quiebra y al borde del rescate, logramos enderezar un barco que estaba a punto de irse a pique y en estos momentos crece, está creando empleo y ha resuelto los desequilibrios económicos. Por supuesto hemos cometido errores y quedan cosas por hacer. Rajoy ha sido uno de los mejores, sino el mejor presidente de la democracia española.

Tengo simpatía por Ciudadanos, sería un error considerarlo nuestro adversario

¿Le tiene miedo a Ciudadanos?

No le tengo miedo a ninguna opción política. Es más, siempre he dicho que tengo una gran simpatía por Cs porque precisamente nacieron en Cataluña para defender la unidad de España en un contexto muy difícil. Coincidimos en muchas cuestiones, sería un error considerar que Cs es nuestro adversario. Cs debe ser una aliado estratégico muy importante en los temas esenciales que definen nuestra identidad constitucional: la unidad de España, economía de mercado y la unidad exterior. Lo que es probable es que los dos partidos tengamos que entendernos antes o después de unas elecciones. Cuando el centro derecha se divide, gobierna la izquierda.

¿Cómo definiría ideológicamente el PP que quiere?

Como se define a sí mismo, como un gran partido de centro integrado en el PP Europeo que hace del hombre el destinatario de toda acción política y que cree en los derechos y libertades que se consagraron en la Ilustración y las dos revoluciones (la americana y la francesa). Un partido que respeta el Estado de Derecho, que cree en la economía social de mercado, dentro de la UE y aliado con nuestros socios al otro lado del Atlántico.

¿Le sorprendió la espantada del señor Feijóo?

Estuve con él, no.

¿Por?

Había dicho muchas veces que tenía un compromiso con los gallegos, que incluía acabar su legislatura. Tengo la sensación de que creía que que venirse a Madrid era la destrucción de un proyecto que había construido durante 13 años.

¿Sobre el mito de los dosieres que hay sobre él?

Soy muy azañista y Azaña decía que sin en España cada uno solo hablase de lo que sabe, se haría un gran silencio nacional que favorecería a la reflexión. No conozco esos dosieres y, por lo tanto, sería muy aventurado avanzar una opinión.

CARLOS PINA

Pablo Casado sería el que representara una mayor renovación generacional si ganara. ¿Pero está lastrado por la polémica del máster?

No conozco en profundidad el expediente del máster. Si creo que la juventud en términos de años no supone que las ideas sean jóvenes, no digo que el señor Casado no hiciera eso. Desde luego, mire, Churchill era más moderno que Primo de Rivera. Hay jóvenes que son muy antiguos y personas mayores que se adaptan con más facilidad.

Sé que no les gusta hablar de nombres, pero están compitiendo...

Estamos compitiendo con ideas. Lo que pido a mis compañeros es que presenten sus proyectos y programas.

Pero no vamos a ver un debate entre todos....

Pues espero que algún medio de comunicación convoque un debate y acudan los que quieran. Es un error hablar de transparencia y apertura per ohurtar a los militantes de esa posibilidad.

Yo pago mi campaña

¿Qué le parece Cospedal?

La conozco relativamente poco. Lo que me gustaría es conocer la idea de España que tiene y de los cambios que hay que hacer.

Hablando de transparencia, ¿cómo se financia su campaña? ¿Cuánto ha gastado?

No lo sé. Espero que no sea demasiado, porque la estoy pagando yo. Lo único que tengo es un despacho en Génova, un teléfono, una secretaria y un coche con chófer El resto lo estoy financiando yo. Es muy modesta.

¿Le ha sorprendido el Gobierno de Sánchez? ¿Aguantará hasta 2020?

Va a aguantar hasta 2020. Va a a ser Un Ejecutivo muy de marketing, entre otras cosas porque la base parlamentaria que le apoya no coincide en nada, ni en la idea de España ni en la economía social de mercado. Lo que va a hacer es gestos, de sustancia va a haber muy poco.

EL HUFFPOST PARA ALCAMPO