INTERNACIONAL
22/08/2018 00:11 CEST | Actualizado 22/08/2018 10:19 CEST

El exabogado de Trump se declara culpable de varios delitos, entre ellos financiación electoral ilegal

Trump, al que ha implicado explícitamente, mantiene silencio sobre el caso.

Michael Cohen, el exabogado de Donald Trump, se ha declarado culpable bajo juramento de varios delitos, incluido el de violar las normas de financiación de campañas electorales por comprar el silencio de mujeres que tuvieron supuestas relaciones con el actual presidente de EEUU.

Cohen se ha declarado culpable de ocho cargos, cinco de evasión fiscal, uno de fraude bancario (por hacer declaraciones falsas a bancos para obtener créditos de 20 millones de dólares) y dos por financiación ilegal electoral.

Estos cargos podrían enviarle a prisión durante años. Políticamente, los delitos clave son los de financiación ilegal electoral, pues afectan directamente a Trump. En ellos ha implicado explícitamente al magnate sin decir su nombre, hablando de "el candidato" pero aportando fechas.

Cohen ha admitido ante el juez que, durante la campaña de las elecciones presidenciales de 2016, pagó a dos mujeres para que guardaran silencio sobre sus supuestas relaciones con Trump. Lo hizo, según asegura, "bajo dirección del candidato" y "con el objetivo principal de influir en las elecciones".

El fiscal del caso, Robert Khozumi, ha explicado que "estos cargos tan graves reflejan un patrón de mentiras y deshonestidad durante un largo periodo de tiempo". Cohen, que ha quedado en libertad bajo fianza de 500.000 dólares, conocerá su pena el 12 de diciembre.

Estos cargos tan graves contra Cohen reflejan un patrón de mentiras y de deshonestidad durante un largo periodo de tiempo"Robert Khuzami, fiscal del caso Cohen

Cohen también ha reconocido haber violado de esa forma las normas sobre financiación de campañas electorales, al hacer una contribución no declarada. Gestionó pagos a la actriz porno Stormy Daniels y a la exmodelo de Playboy Karen McDougal para que no hablasen de las sus relaciones con Trump.

En el caso de Daniels, la transacción tuvo lugar en octubre de 2016, en la recta final para las elecciones y cuando la imagen del magnate estaba muy dañada por comentarios sexistas y acusaciones de acoso.

Ese dinero habría sido una contribución ilegal a la campaña electoral, al no haber sido declarado y superar los límites establecidos. Tras efectuar los pagos, además, el abogado pasó facturas falsas a la empresa de Trump, que le reembolsó las cantidades abonadas, algo reconocido por el magnate.

Del lado de Trump el único que ha dicho algo sobre lo ocurrido ha sido Rudy Giuliani, su abogado: "No hay alegaciones sobre ningún delito contra el presidente en los cargos contra el señor Cohen. Está claro que, como ha dicho el fiscal, sus acciones reflejan un patrón de mentiras y deshonestidad".

Cohen pacta para evitar un largo juicio y una gran pena

En los últimos meses, Trump ha tratado de distanciarse del que durante años fuera uno de su más estrechos colaboradores, después de que en abril el FBI registrase la oficina de Cohen y confiscase multitud de documentos.

El abogado, que se ocupó durante años de asuntos profesionales, personales e inmobiliarios de Trump y que conoce mejor que nadie sus negocios, ha sugerido que podría cooperar con las autoridades en contra del presidente. Se cree que se refiere al encuentro entre altos cargos de la campaña del magnate (entre ellos su hijo) e importantes oficiales rusos en la Torre Trump en 2016.

El acuerdo alcanzado con los fiscales, sin embargo, no incluye un compromiso de colaboración por parte de Cohen, que según fuentes citadas por varios medios estadounidenses ha optado por declararse culpable para evitar un largo juicio y una multa más grande.

El abogado de Cohen, Lanny Davis, asegura que su cliente ha dado el paso para proteger a su familia y para cumplir con su promesa de decir la verdad sobre Trump. Según medios de EEUU, el acuerdo enviará a Cohen a la cárcel hasta cinco años, muy inferior a los 65 a los que podría enfrentarse por esos cargos.

Davis ha mencionado además directamente a Trump. "Hoy (Cohen) ha testificado bajo juramente que Donald Trump le dio instrucciones para cometer un delito al pagar a dos mujeres con el principal objetivo de influir en unas elecciones. Si esos pagos son un crimen para Michael Cohen, ¿por qué no lo serían para Donald Trump?", ha planteado.

Trump calla sobre Cohen

Un jurado ha declarado culpable también de ocho cargos por fraude a Paul Manafort, el exjefe de campaña de Trump, en un juicio por el que podría pasar el resto de su vida en prisión. El fiscal especial para la trama rusa, Robert Mueller, le imputaba 18, pero el jurado no se ha puesto de acuerdo en 10.

Trump ha manifestado que el veredicto contra Manafort no tiene "nada que ver" con él ni con la supuesta conspiración de su equipo electoral con Rusia, que ha vuelto a calificar de "caza de brujas". Pero no ha querido responder a las preguntas relacionadas con la decisión de Cohen de declararse culpable.

"Me siento muy mal por Paul Manafort", ha expresado Trump a los periodistas al llegar a Virginia Occidental para dar un mítin. "No es algo que me implique a mí, pero es algo muy triste, que no tiene nada que ver con la conspiración con Rusia", ha añadido.