NOTICIAS
27/08/2018 20:23 CEST | Actualizado 27/08/2018 20:27 CEST

Más de 20 familias españolas que han contratado vientres de alquiler, atrapadas en Ucrania

Denuncian que un atasco en la expedición de pasaportes en la embajada les impide regresar con los bebés.

Tom Grill / GETTY IMAGES

Más de 20 familias españolas que se han desplazado a Ucrania para que les entreguen los bebés que han logrado a través de un vientre de alquiler se encuentran bloqueadas en dicho país, ya que una complicación en la expedición de los pasaportes de los niños impiden su salida.

Según ha publicado en exclusiva El Confidencial, en realidad estas familias están esperando en un hotel de Kiev sin saber exactamente qué es lo que ocurre. En principio, el abogado que les asiste en la capital ucraniana y las agencias a través de las que contrataron la gestación subrogada con mujeres locales les dijeron que se debía a la nueva la Ley de Protección de Datos. Esa norma, según explica uno de los españoles afectados, complica la posibilidad de realizar una prueba de ADN a los niños para demostrar la filiación del padre y que puedan ser inscritos correctamente en la embajada y obtener, por tanto, el pasaporte español.

Sin embargo, conforme pasaban los días, ahora parece que el obstáculo es otro: las familias relacionan este retraso con un comunicado de la Embajada en Ucrania del 5 junio pasado, en el que se desaconsejaba recurrir a los vientres de alquiler en este país y advertía de los riesgos que había por la falta de garantías para las gestantes y de transparencia para las familias. De hecho, reportajes de medios internacionales como la BBC llevan meses contando que Kiev se ha convertido en "la nueva capital internacional de las madres sustitutas", lo que ha generado mucha incomodidad en el gobierno.

Se calcula, dice El Confidencial, que entre 2010 y 2016, se registró a 231 menores nacidos por este procedimiento en Ucrania, solo por detrás de Estados Unidos, con 553. "Los motivos son, sobre todo, económicos. Mientras todo el proceso puede costar entre 35.000 y 45.000 euros en el país de la antigua Unión Soviética, esta cifra puede duplicarse en Estados Unidos o Canadá", añade.

"Las Autoridades españolas no pueden hacerse responsables de las promesas y afirmaciones hechas por agencias privadas, que realizan fuera de España una actividad no amparada por la Ley española. Tampoco se puede asegurar que el tratamiento que se da a las madres gestantes sea bueno. En este contexto, la Sección Consular de la Embajada de España en Ucrania, siempre dentro del marco legal vigente, no asumirá responsabilidades derivadas de un negocio jurídico nulo de pleno derecho que desaconseja realizar", dice ese comunicado, que aún se encuentra en la web de la embajada.

No obstante, las familias que aguardan en Ucrania habían empezado sus procedimientos de alquiler de un vientre mucho antes de ese aviso, hasta el punto de que esos bebés están ya en el mundo. En su momento, no recibieron aviso alguno de que hubiera estas complicaciones.

El Ministerio de Exteriores español, abunda la Cadena SER, se remite a la embajada en Ucrania que, a su vez, se remite a la cartera que comanda Josep Borrell, sin que de momento haya ninguna explicación oficial de la causa del problema ni de las hipotéticas soluciones.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

- Elegí ser madre de alquiler pero no sabía que me partiría el corazón

- Un dramático caso de vientre de alquiler en México acaba con el rapto del bebé

- La madre del cordero: gestación ninguneada, vientres alquilados, cuerpos esclavos

- Nace un bebé cuatro años después de la muerte de sus padres en un accidente

EL HUFFPOST PARA CORREOS