POLÍTICA
01/09/2018 15:06 CEST | Actualizado 01/09/2018 15:06 CEST

Pablo Casado acusa al Gobierno de permitir "un conflicto civil" en las calles de Cataluña

"Da miedo", ha advertido el líder del PP en el acto de apertura del curso político en Galicia.

EFE

El presidente del Partido Popular, Pablo Casado, ha participado en el acto de apertura del curso político del PP en Pontevedra, en el que ha culpado al Gobierno de Pedro Sánchez de permitir que se extienda "un conflicto civil" por las calles de Cataluña.

Según Casado, el Ejecutivo ha estado "de vacaciones" de forma "irresponsable" dejando que el presidente de la Generalitat, Quim Torra, "después de aparecer en La Moncloa con un lazo amarillo, esté sometiendo a la sociedad catalana a un conflicto civil en las calles".

"Que hay ciudadanos pegándose en las calles", ha proseguido Casado, quien ha puesto el ejemplo del incidente ocurrido en Blanes, donde un hostelero se ha enfrentado a quienes querían poner lazos amarillos en su establecimiento.

"Una espiral absurda y suicida de crispación en Cataluña", según Casado, quien ha animado a los ciudadanos "valientes" a "quitar los lazos amarillos con sus propias manos" y ha recordado que su partido ha propuesto una modificación legislativa para prohibir los lazos amarillos a través de la Ley de Símbolos de 1981.

"Empieza a dar miedo", ha afirmado el presidente del PP, que señala a los independentistas como responsables "de generar y tutelar la crispación en la calle". "No podemos pasar de los lazos amarillos a los negros", ha advertido Casado al Gobierno, a quien critica por limitar a "frases desafortunadas" las declaraciones de los líderes independentistas. "Yo digo que con emblemas y con frases han empezado las peores páginas de la historia de los países".

(Sigue leyendo después del vídeo...)

Inmigración, impuestos, purgas...

Por si fuera poco con Cataluña, Casado también ha criticado al Gobierno por provocar "una oleada migratoria" a través de un "efecto llamada del buenismo".

Algo que, según el líder del PP, le costó a Sánchez "una reprimenda de Merkel" y la "queja" de la Guardia Civil y de la Policía Nacional.

Casado acusa al Ejecutivo de dar un "bandazo" en su política migratoria al pasar de llamar "xenófobos" a los líderes del PP "a decir no quiero que quede uno" y aplicar "devoluciones en frío". "Lo cual", ha dicho, "me parece muy bien". Porque el líder del PP se ha mostrado partidario de "todo lo que sea seguridad en las fronteras". "Pero hombre, por lo menos, que no lo hagan insultándonos", ha agregado.

El líder del PP ha concluido su discurso pintando un panorama negro con un breve repaso a otras medidas o propuestas del Gobierno de Sánchez, como la subida de impuestos a las grandes fortunas que le pide Unidos Podemos o lo que ha dado en llamar "la mayor purga en TVE en las últimas décadas". "No están dejando ni uno", se ha lamentado Casado sobre los cambios en la televisión pública.

Y, por supuesto, Venezuela, que ha aparecido sin mencionarlo cuando Casado ha criticado al Ejecutivo por llevar a cabo "el mayor ataque a la separación de poderes" al "poner en solfa que sea el Senado quien apruebe el techo de gasto a través de la Ley de Estabilidad Presupuestaria".

Es entonces cuando Casado ha citado a un miembro de Podemos que dijo que el PP tenía una "mayoría espuria" en el Senado y le ha respondido con lo siguiente: "Están acostumbrados a disolver parlamentos, como en algún país que tanto les gusta".

Al final de su discurso, Casado ha anunciado que el PP celebrará una convención nacional extraordinaria los días 1 y 2 de diciembre y que será coordinada y liderada por Alberto Núñez Feijóo, presidente de Galicia.