INTERNACIONAL
20/09/2018 04:17 CEST | Actualizado 20/09/2018 04:17 CEST

Trump asegura que invadir Irak y Afganistán fue el "peor error de la historia" de Estados Unidos

Infla hasta los siete billones de dólares el coste de esas guerras.

Jorge Silva / Reuters

El presidente estadounidense, Donald Trump, ha señalado en una entrevista que el "peor error de la historia" de Estados Unidos fue la decisión de George W. Bush (2001-2009) de invadir Irak y Afganistán.

"El peor error cometido jamás en la historia de nuestro país: meterse en Oriente Medio por parte del presidente Bush", ha asegurado Trump al diario digital The Hill.

"Puede que Obama sacara de mala manera (a las tropas en Irak y parte de las desplegadas en Afganistán), pero meterse ahí es, para mí, el peor error cometido en la historia de nuestro país", ha reiterado el magnate.

Trump no ha mencionado directamente a Irak ni a Afganistán, pero desde su campaña electoral ha expresado su irritación por la decisión de Bush de invadir esos países después de los atentados del 11 de septiembre de 2001.

"Nos gastamos 7 billones de dólares en Oriente Medio (...). Siete billones de dólares y millones de vidas, porque me gusta contar (las vidas perdidas en) ambos lados (de la contienda). Millones de vidas", ha insistido, un "error" que ve por encima de otros como la Guerra Civil estadounidense (1861-1865).

"Una guerra civil se puede entender. Una guerra civil, eso es diferente. Habernos metido en Oriente Medio, ese fue realmente un mal día para nuestro país", ha comparado.

Unas cifras infladas

Los siete billones de dólares citados por Trump distan mucho del cálculo oficial del Pentágono, que ha asegurado que EEUU ha gastado unos 1,5 billones en Irak, Afganistán y Siria entre 2001 y 2018.

Algunas estimaciones independientes arrojan números más elevados, aunque no llegan a los de Trump: la Universidad de Brown situa en 5,6 trillones el coste de la guerra contra el terrorismo, un dato que incluye los gastos en Irak, Afganistán y las acciones militares de EEUU en Pakistán y Siria, entre otras.

Pese a sus amagos de salir de Afganistán, Trump ordenó en 2017 aumentar el número de efectivos estadounidenses en ese país y eliminar los plazos para su retirada, por lo que ahora hay unos 14.000 soldados de EEUU en el país centroasiático.

El Gobierno estadounidense también mantiene desplegados unos 5.200 soldados en Irak y alrededor de 2.000 en Siria para combatir al Estado Islámico, y Trump ha expresado varias veces su intención de retirarlos "lo antes posible" cuando se complete la misión contra ese grupo terrorista.