INTERNACIONAL
18/12/2018 07:23 CET | Actualizado 18/12/2018 07:24 CET

"Todos los indicadores están en rojo": la desoladora conclusión del balance anual de Reporteros Sin Fronteras

En 2018 se han registrado 80 asesinatos de periodistas, hay 348 encarcelados y 60 secuestrados. Una "violencia inédita" contra la prensa, sostiene la ONG.

YASIN AKGUL via Getty Images
Un manifestante porta una vela y una pancarta en solidaridad con Jamal Khashoggi ante el consulado saudí de Estambul, el pasado 25 de octubre.

2018, este año moribundo con tantas noticias importantes, se ha escrito con ríos de tinta pero, también, con mucha sangre de periodista. 80 informadores han sido asesinados, 348 están encarcelados, 60 secuestrados y tres más desaparecidos sólo por ejercer su oficio. Lo confirma el balance anual de Reporteros Sin Fronteras( RSF), que hoy ha visto la luz.

Como deja claro el informe de RSF, en este 2018 se ha visto una "violencia inédita" contra la prensa en el mundo, ha habido un "claro aumento" de actos violentos con los periodistas como diana, ha quedado clara la "inconmensurable determinación de los enemigos de la libertad de prensa" por silenciar al que molesta. Absolutamente todos los indicadores estudiados por esta asociación han empeorado en el último año. Todos están "en rojo".

Este aumento tan "preocupante" se ve ya, directamente, en el dato más crudo: el de las muertes. Este año se ha cosechado un 8% más de asesinatos, con 63 periodistas profesionales, 13 periodistas ciudadanos y cuatro colaboradores de medios de comunicación. El 61% de ellos fueron atacados de forma deliberada y otro 39% fue asesinado o agredido cuando ejercía su labor. El 96%, además, son varones. En la última década, 702 informadores profesionales han perdido la vida.

"Los actos violentos contra los periodistas alcanzan un nivel inédito este año: todos los indicadores están en rojo", señala Christophe Deloire, secretario general de Reporteros Sin Fronteras, en una nota difundida por la ONG. "El odio a los periodistas manifestado –e incluso reivindicado– por líderes políticos, religiosos y hombres de negocios sin escrúpulos, tiene consecuencias dramáticas y se traduce en un aumento muy preocupante de las violaciones de los derechos de los periodistas. Estos sentimientos de odio, multiplicados a través de las redes sociales –que tienen gran responsabilidad en estos hechos–, su usan para legitimar las agresiones y debilitan, poco a poco, cada día, el periodismo y, con él, la democracia", añade.

El odio a los periodistas manifestado –e incluso reivindicado– por líderes políticos, religiosos y hombres de negocios sin escrúpulos, tiene consecuencias dramáticas y se traduce en un aumento muy preocupante de las violaciones de los derechos de los periodistasChristophe Deloire, secretario general de Reporteros Sin Fronteras.

El año de Khashoggi

En los últimos tres años, el número de periodistas profesionales asesinados había descendido, por lo que el cambio de tendencia es aún más grave. Ha habido dos casos de enorme repercusión, además: el del columnista saudí Jamal Khashoggi, descuartizado por agentes de su propio país en el consulado de Riad en Estambul (Turquía) por criticar las violaciones de derechos o la guerra de Yemen, y nombrado la pasada semana personaje del año por la revista Time, junto a otros "guardianes de la verdad"; y el del periodista de datos eslovaco Jan Kuciak, un joven profesional que investigaba casos de corrupción en el mundo empresarial, asesinado en su casa junto a su novia, Marina Kusnirova.

(Puedes seguir leyendo tras los gráficos...).

REPORTEROS SIN FRONTERAS
Balance de periodistas asesinados en 2018.
REPORTEROS SIN FRONTERAS
Evolución del asesinato de periodistas en la última década.

Los casos de internacionales procedentes de países en paz (occidentales, básicamente) en zonas de conflicto son los que más eco suelen tener, pero en un 94% de los casos los que caen son informadores locales, como en estos dos casos. Tocar el poder del propio estado es letal según y dónde. De hecho, sólo el 55% de los asesinados de este año cayeron en zona de conflicto abierto, como tal. En la vieja Europa, además del caso de Kuciak, se investiga la violación y muerte de Viktoria Marinova, presentadora de un programa de televisión de un canal de Ruse (norte de Bulgaria).

Los países más mortíferos han sido Afganistán (15 casos), Siria (11) y México (9), el país en paz más peligroso para ejercer y donde ya se habla de periodicidio. A la lista se suma este año EEUU, con seis muertos, tras el tiroteo en la redacción de The Capital Gazette, en el que fallecieron cinco personas.

No obstante, también hay algún dato bueno en el balance anual: por primera vez desde 2003, Reporteros sin Fronteras no registró ningún periodista asesinado en Irak.

En la tumba no se escribe. En la cárcel, tampoco

En el caso de los encarcelados, este año se han registrado 348, frente a os 326 del año previo. Es un 7% más. De ellos, 179 son informadores profesionales, 150 periodistas ciudadanos y 19 colaboradores. El 93%, hombres. Cinco países siguen acaparando más de la mitad de los casos: se trata de Irán (28), Arabia Saudí (28), Egipto (38), Turquía (33) y China (60 presos, la mayor cárcel para un reportero).

Los secuestrados ascienden ya a 60, un 11% más que en 2017, de nuevo la mayoría de ellos en la zona de Oriente Medio (98%, sobre todo en Siria, Irak y Yemen), con los locales como víctimas (90%). Hay 49 profesionales, nueve periodistas ciudadanos y seis colaboradores en manos de grupos terroristas y guerrillas, esencialmente. A 24 los tiene secuestrados el Estado Islámico (entre Siria e Irak, pese a su pérdida de poderío) y a 16 más, los hutíes de Yemen. "Para los grupos armados que asolan estas zonas de conflicto, el secuestro de periodistas es tanto una fuente de financiamiento, a través de los rescates, como un medio para hacer reinar el terror y someter a los observadores potenciales", señala el informe. RSF ha registrado tres nuevos casos de periodistas desaparecidos en 2018: dos en América Latina y uno en Rusia.

(Puedes seguir leyendo tras el gráfico...).

REPORTEROS SIN FRONTERAS
Datos de periodistas aún secuestrados en 2018.

Desaparecidos siguen el mexicano Agustín Silva Vázquez (mexicano, cronista de sucesos de El Sur del Istmo), Vladjimir Legagneur (fotógrafo independiente haitiano) y Leonid Makhinia (ruso, redactor jefe del Volgogradsky Reporter).

Perdonen que escribamos sobre el propio oficio pero es que es lo que hay: se está matando a defensores de los derechos humanos, a activistas medioambientales, a sanitarios que tratan de asistir en mitad de una guerra, y también a informadores que tratan de contarle al mundo lo que le pasa al mundo, aunque no le guste a muchos de sus mandatarios, magnates y directores espirituales.

Balance Anual de Reporteros Sin Fronteras (RSF) 2018. by Anonymous VEU9TMsZzD on Scribd

QUERRÁS VER ESTO

Reporteros sin Fronteras alerta del "odio al periodismo".

EL HUFFPOST PARA 'LA CASA DE PAPEL'