POLÍTICA
16/12/2015 14:09 CET | Actualizado 17/12/2015 22:16 CET

Reporteros Sin Fronteras edita un manual de seguridad para prensa en zonas de guerra

P. CONROY / REUTERS

Ir, ver, contar... y volver. Esas son las máximas de un periodista que se desplaza a una zona de conflicto, que cubre una guerra, una revuelta o una catástrofe natural, una epidemia, una situación que se desborda. La prudencia y la preparación es, por tanto, parte esencial del trabajo y por eso la ONG Reporteros Sin Fronteras ha editado el Manual de seguridad para periodistas, una publicación gratuita de más de cien páginas con los consejos esenciales para salir con bien de una cobertura compleja. Desde cómo hacer la mochila hasta cómo abordar el estrés postraumático a la vuelta.

Elaborada a partir de los consejos de reporteros veteranos y de las prácticas implantadas en medios y agencias de información, la guía en realidad va mucho más allá del ejercicio del periodismo. ¿Sabes lo básico de primeros auxilios como para atender a alguien que pasa por la calle y se cae? ¿Eres una viajera solitaria y quieres estar preparada ante una hipotética agresión sexual? ¿Sabes cómo proteger tus comunicaciones en el ordenador o el móvil de miradas demasiado curiosas?

Todo eso te lo explica este manual que, si bien es un marco general de recomendaciones muy útiles para cualquier ciudadano, en el caso de la prensa puede llegar a ser un método de pura supervivencia.

¿Qué hacer cuando quieres emprender un viaje?

  • Recopila toda la información posible sobre la zona a la que vas a viajar: situación de la seguridad, de la sociedad, la política, la sanidad, el clima, los medios de comunicación, las infraestructuras, etc. Familiarízate con la cultura y las costumbres, así como con los códigos de vestimenta y comportamiento: esto te ayudará a comprender mejor el entorno al que te vas a incorporar.

¿Cómo prevenir la violencia sexual?

  • Usa una alianza, o un anillo que lo parezca, para indicar o hacer
  • creer que estás casada.
  • Respeta el código de vestimenta local y opta por ropa holgada que no revele las formas: por ejemplo, una túnica larga o un jersey sobre pantalones anchos con un gran cinturón supondrán tantas superposiciones que pueden retrasar a un agresor.
  • Desecha cualquier prenda ajustada o los escotes, y ponte velo si es necesario.
  • Utiliza zapatos cómodos para poder correr fácilmente.
  • Nada de collares: un atacante puede utilizarlos para atraparte.
  • Cuidado también con tu comportamiento. Ten presentes la cultura y las costumbres locales. Por ejemplo, el hecho de fumar, de estrechar la mano a los hombres, el consumo de alcohol o reírse ruidosamente pueden interpretarse como signos de ligereza y promiscuidad en ciertos lugares.
  • Sírvete de tu propio vehículo y/o conductor para poder volver siempre a casa por tu cuenta y con total seguridad.
  • En un hotel, elige una habitación cerca de las de tus colegas (a no ser que el acoso venga de ellos, en cuyo caso debes alojarte en otra planta).
  • Coloca una cuña para bloquear la puerta desde el interior, una alarma o incluso una silla que se caiga si se abre.
  • No subas al ascensor si crees que te están siguiendo.

(Puedes seguir leyendo tras la foto...).

Y en caso de que ocurra...

  • Ofrece resistencia, grita, pide ayuda a tu alrededor. Si ves a un grupo de mujeres, pídeles directamente que te ayuden o que den la voz de alarma.
  • Dile al agresor que tienes hijos, que estás embarazada, que tú podrías ser su madre o su hermana, o trata de llamar su atención sobre cualquier cosa a vuestro alrededor.
  • Dile que tienes la menstruación (puedes utilizar una cápsula de sangre falsa y una compresa para que resulte creíble), que eres impura, que estás enferma, que eres seropositiva, etc.
  • Si nada funciona, intenta vomitar o mancharte para provocar asco en el atacante.
  • Si te enfrentas a un grupo de agresores, trata de identificar al individuo que crees que está menos decidido e intenta convencerlo de que te proteja de los demás.
  • Después de una agresión, busca atención médica y ayuda psicológica, y no te eches la culpa.
  • En los casos de violación, y frente al riesgo de transmisión del VIH, ve al hospital más cercano y pide un kit de tratamiento post-exposición compuesto por antirretrovirales.

Cómo hacerte un blindaje digital

  • La primera regla de la seguridad digital es: Viaja con la identidad digital más virgen posible. Así que haz una buena limpieza, sobre todo en las redes sociales: fotos, comentarios políticos o religiosos que podrían incriminarte fuera de contexto...
  • Sobre esta base sana, instala las herramientas de seguridad informática. Pon al día todas las actualizaciones recomendadas para tu sistema operativo, navegador y antivirus (ClamXav, ClamTk, Avast, MSE, McAfee, Norton) con el fin de que sean lo más seguras posible en el momento de partir. Activa el cortafuegos (firewall).
  • Está desaconsejado hacer actualizaciones en el destino de tu misión por el riesgo de instalar involuntariamente software malicioso o programas espía en tu dispositivo.
  • Cifra todo el disco duro (a través de FileVault en Mac, o BitLocker y TrueCrypt en Windows). Es vital para proteger tus datos.
  • Instala el navegador Tor Browser, que te permitirá, cuando te conectes a Internet de forma cifrada, navegar por sitios delicados de forma anónima. Se utiliza con la VPN.
  • Detecta los riesgos y trabaja por bloques separados

Los pasos del socorrismo

  • Asegura el lugar del accidente y a las personas afectadas: evalúa las condiciones de seguridad y comprueba que no hay peligros adicionales (tráfico, riesgo de incendio, electricidad ...). No te acerques al lugar del accidente si no es seguro para ti. En la medida de lo posible, garantiza la seguridad de las víctimas y los testigos.
  • Si la situación es peligrosa y no puedes actuar sin correr riesgos, avisa a los servicios de emergencia. Establece un perímetro de seguridad alrededor del lugar del accidente hasta que llegue la ayuda.
  • Observa el estado de la víctima: con el fin de tranquilizarla, preséntate y explícale a la persona herida lo que vas a hacer. Comprueba que está consciente y respira con normalidad. El pronóstico vital suele estar comprometido en casos de alteración de la conciencia o la respiración. Estos datos deben facilitarse a los servicios de emergencia.
  • Si necesitas ayuda, alerta a los servicios de emergencia.
  • (Puedes seguir leyendo tras la foto...).

  • Dispensa los primeros auxilios de forma tranquila y sin precipitación.
  • ¿Qué hacer en una zona de epidemia?

    • Hay que aplicar las medidas preventivas básicas frente a cualquier virus: beber agua mineral embotellada, comer alimentos cuyo origen o modo de cocción son conocidos, lavarse las manos frecuentemente con jabón o desinfectante (a base de alcohol) y evitar entrar en contacto directo con secreciones biológicas de otras personas (a través de un teléfono prestado, cubiertos sucios, etc.).
    • Llevar ropa ligera pero con perneras y mangas largas, para protegerse expresamente contra las picaduras de mosquitos y evitar el contacto directo con un enfermo.
    • Durante la temporada de lluvias, llevar un par de botas de plástico, fáciles de lavar y de desinfectar al regreso.
    • No estrechar la mano, ni siquiera a los colegas. No subir a cualquiera a tu vehículo, no tocar ningún animal (doméstico o no). No pedir material prestado (bolígrafos, teléfono móvil, etc.) y limpiar los propios útiles.
    • Evitar los lugares en los que exista mucha promiscuidad: no salir por la noche (en algunas zonas, puede haber toque de queda), preferir el restaurante del hotel antes que un lugar muy concurrido. No comer jamás, y ni tocarla siquiera, carne de animales salvajes.

    Tienes todos los consejos de Reporteros Sin Fronteras en el manual, a continuación.

    Manual de seguridad para periodistas (RSF)

    ESPACIO ECO