BLOGS
19/08/2018 10:35 CEST | Actualizado 19/08/2018 10:35 CEST

El Teatro Lara, el Netflix teatral español

Teatro Lara
Eloy Arenas y César Camino en 'Entiéndeme tú a mí'.

El Teatro Lara es la prueba viviente de que la multiprogramación ha llegado para quedarse. Los profesionales cuentan que así es imposible consolidar y rentabilizar una propuesta escénica, pero los espectadores llegan a tener 3 ó 4 opciones para elegir al día. Imposible, pues, estar al día de su programación, aunque para facilitarlo ha creado unos abonos que ha llamado tarifa plana, convirtiéndose en una especie de Netflix teatral español. El caso es que en el Lara siempre hay algo que ver, ya sea por los autores, los directores, los actores y/o todos a la vez. El teatro es un trabajo de equipo.

Como por ejemplo la comedia de éxito Entiéndeme tú a mí de Eloy Arenas, quien también la dirige e interpreta junto a César Camino. Obra que llena una y otra tarde, y eso que está programada los martes. Comedia de sketches, cinco para ser exactos, que van de la comedia burra británica a la sátira política a la norteamericana (los fondos buitres dan para mucho), o al surrealismo de La Codorniz (memorable el sketch de la pareja que se está preparando para ir a la boda de la hermana de él). Obra en la que el oficio entrenado y afilado que Eloy Arenas ha conseguido gracias al mucho trabajo que ha realizado frente al público se encuentra con el talento y la energía de César Camino para que la risa crezca en las butacas y el espectador la viva como surgida por generación espontánea.

Teatro Lara
Elenco de 'La ramera de Babilonia'.

Más risa en sketches ofrece La ramera de Babilonia, de Ramón Paso. Una obra crítica con la institución eclesiástica que en ciertos círculos ha generado una polémica démodé, como de otro tiempo, de un tiempo pacato que habrá que rezar para que no vuelva. Esta vez la risa viene de la mano de ridiculizar, satirizar o ironizar el papel que la Biblia y la Iglesia han dado a la mujer y, cuando puede, sigue dando. Risa que, a pesar de la polémica, va a resultar inofensiva, pues los que demonizan a la Iglesia se van a sentir reforzados y los que son fieles a la misma simplemente encontrarán chistes, retruécanos, que no les van a cambiar ni la fe ni su apego porque, como hombres y mujeres de su tiempo, compartirán las reivindicaciones de género y la libertad de culto, aunque prefieran el suyo. Lo entenderán así gracias a sus cuatro enérgicas actrices que reivindican otra consideración para las mujeres con convicción, a lo que añaden amabilidad, gracia y simpatía.

Teatro Lara
Elenco de 'Malas hierbas', de Carlos Be.

No solo de comedias de sketches vive el Lara. Para demostrarlo ahí está Malas hierbas, de Carlos Be. La calidad de este hombre de teatro es un secreto a voces entre la profesión, la crítica y los connoisseurs teatrales. Esta negra comedia de tintes sofisticados lleva casi un año en este teatro para demostrarlo. Una comedia estilizada que recuerda a las que se hicieron en Estados Unidos en blanco y negro en los 40 y 50 sin ser un producto vintage. Pues la corrupción, en la forma que se produce hoy, hace su acto de presencia descubriendo el extrañado triángulo amoroso que protagoniza la obra. Y, de nuevo, es el encuentro de ese director y texto con sus actores el que produce el milagro. Carmen Mayordomo pisando con garbo el escenario. Lidia Navarro componiendo a la querida con la ambigüedad de esa tonta de comedia que no es tonta y que tampoco se lo hace. Y Joan Bentallé poniéndose humildemente al servicio de su personaje y de la obra. Lo que capta más que de sobra el interés del público por lo que sucede en escena.

Teatro Lara
Una escena de 'La historia del zoo', de Edward Albee.

Pero no es la única. La historia del zoo de Edward Albee, dirigida por José Carlos Plaza, la acompaña. Obra mínima y casi minimalista, de mueble bar, sobre el encuentro entre dos hombres de diferente clase social en un parque. Uno del Upper East Side y el otro probablemente de Brooklyn o de Harlem. No es la única diferencia. Uno sentado y el otro de pie. Uno quiere estar un rato a solas y el otro busca a alguien con quien hablar. Obra que se sigue con mucho interés, pues uno no sabe nunca por dónde va a salir, por dónde va a ir la cosa. Ambigüedad bien colocada por el director y mejor por sus actores, que haciendo lo que tienen que hacer, ni más ni menos, se han metido a la gente en el bolsillo y prorrogan y prorrogan.

Teatro Lara
Elenco de 'Teoría y práctica sobre los principios mecánicos del sexo'.

Como no hay dos sin tres, la tercera en discordia es Teoría y práctica sobre los principios mecánicos del sexo de Miguel Ángel Cárcano, dirigida por César Oliver. Una comedia de enredo amoroso entre dos parejas amigas. Fresca, ágil, atrevida sin ser soez, que juega con el estereotipo, sí, pero para romperlo, para hacerlo añicos, aunque no lo parezca. Obra que cada cierto tiempo vuelve al Lara porque tiene público. Ese público joven (en edad y/o en espíritu) que quiere que le cuenten historias y, si es posible, que le caigan en gracia, que le sean graciosas. Esta lo consigue por el gran trabajo de elenco que al cabo de un rato hace que uno se olvide de que está en el teatro y piense que se trata de dos parejas de verdad, de un grupo de cuatro por la naturalidad con la que hablan y se mueven en el escenario, y eso que llevan muchos meses representándola.

¿Quedan más obras? Por supuesto, muchas más. Pero, como se ha dicho, es del todo imposible abarcar lo que se puede ver y lo que pasa por el Lara. Sin embargo, merece la pena intentarlo, pues puede encontrar pequeños divertimentos e incluso joyas. Como en Netflix, pero en teatro, en vivo, en tres dimensiones, de carne y hueso.

BALLANTINE'S PARA EL HUFFPOST