BLOGS
07/04/2018 10:59 CEST | Actualizado 07/04/2018 10:59 CEST

Qué pueden hacer las mujeres para cerrar la brecha del orgasmo

No tuve mi primer orgasmo hasta los 21 años. La gente suele sorprenderse cuando lo cuento porque en mi círculo de amigos me consideran una persona muy sexual.

Estaba un día en una cafetería con mi amiga Clara. Estábamos hablando de sexo. Ya llevaba 5 años siendo una persona sexualmente activa, desde los 16, pero nunca había tenido un orgasmo, y ninguno de los chicos con los que había estado pareció tenerlo muy en cuenta. Aunque es cierto que no había estado en ninguna relación larga, sí que había tenido un montón de amantes y rollos de una noche. Vale, la mayoría eran rollos de una o dos noches, pero aun así.

Mi amiga me miró boquiabierta y yo me eché a reír al darme cuenta de los sorprendida e indignada que estaba conmigo. En ese momento, mi querida amiga me hizo una pregunta muy simple que me cambió la vida.

Peopleimages via Getty Images

"¿Cómo demonios esperas que te hagan correrte si no eres capaz de correrte tú sola?".

Me quedé mirándola.

"Bien visto", le dije.

"Cuando aprendes, puedes hacerlo en cualquier parte y en cualquier momento. Podrías estar sentada aquí mismo en la cafetería y provocarte un orgasmo por debajo de la mesa", continuó.

Nos reímos como locas.

Entonces, Clara hizo lo impensable: me dibujó un esquema. Yo ya sabía dónde tenía el clítoris. Sabía dónde lo tenía todo. El problema no era que desconociera los puntos. Tampoco era que no supiera darme placer a mí misma. Llevaba desde muy joven tocándome mucho y con toda la intención (y funcionaba), pero a la hora de llegar hasta el final y superar esa frontera, no tenía ni idea. Lo típico de empezar un proyecto y acabar abandonándolo.

De modo que me dibujó el esquema y me explicó los fundamentos: distintos modos de mover los dedos y la cadera, las distintas formas de realizar esos movimientos... Fue poesía, de verdad. Y filosofía. Cuando llegué a casa y puse en práctica uno de sus sencillos consejos, tumbada en la cama con los pies apoyados contra la pared, tuve un orgasmo sublime. El primero de mi vida. En menos de diez minutos. Así que seguí y tuve otros cinco.

Lo que más me sorprendió es que no era difícil. Simplemente, nadie me había enseñado nunca cómo funcionaban mis propios centros de placer. Y eso teniendo unos padres con una mentalidad sexual tremendamente positiva.

La brecha del orgasmo.

La organización Planned Parenthood asegura que a una de cada tres mujeres les cuesta llegar al orgasmo durante el sexo. Según una encuesta de 2015 de la revista Cosmopolitan sobre el orgasmo femenino, solo el 57% de las mujeres heterosexuales tienen orgasmos de forma habitual cuando practican sexo con un hombre. En la encuesta, esas mismas mujeres dijeron que los hombres con los que se acostaban llegaban al orgasmo el 95% de las veces.

Los datos no acaban ahí: el 50% de las mujeres aseguraron que sus parejas sexuales se acercaban mucho pero no lograban provocarles el orgasmo; el 38% de las mujeres aseguraban no estar recibiendo suficiente estimulación en el clítoris y el 35% decían que no recibían la estimulación adecuada. Si estas estadísticas no suponen una brecha preocupante, no sé qué más hace falta.

Problemas técnicos.

Por simple que parezca, muchos de los problemas que tienen las mujeres para llegar al clímax pueden achacarse a diversos problemas técnicos, como me sucedía a mí cuando no conseguía provocarme el orgasmo. Las estadísticas no son demasiado sorprendentes si nos paramos a pensar en el papel crucial del clítoris a la hora de llegar al orgasmo. Pese a que las estadísticas y los porcentajes solo son ciertos hasta cierto punto, los expertos defienden que la mayoría de las mujeres necesitan estimularse el clítoris para llegar al orgasmo. Solamente el 8% de las mujeres consiguen llegar al orgasmo de forma constante y sin ayuda durante la penetración, mientras que casi todos los hombres lo pueden lograr de este modo.

En un estudio de 2005 en el que participaron 833 estudiantes universitarios se descubrió que hombres y mujeres eran igual de propensos a señalar de forma errónea el clítoris en un esquema. Supongo que pese a la falta de habilidad que tenía a mis tiernos 21 años, seguía estando por delante de la media. Qué preocupante.

Falta de consideración.

En ese mismo estudio, el 78% de las mujeres consideraron que sus compañeros sexuales sí tenían en cuenta los orgasmos de las mujeres, aunque el 72% de ellas habían sentido en alguna ocasión que el hombre con el que estaban llegaba al clímax y no hacía nada por ayudarlas a llegar. Aunque el hecho de dejar a una mujer con las ganas puede estar provocado por una falta de pericia, la brecha del orgasmo también ilustra cómo difiere la visión cultural sobre el placer del hombre y de la mujer.

Por ejemplo, aunque se tarda más en alcanzar el orgasmo femenino (de 20 a 40 minutos, según los expertos), el consenso actual establece que el sexo acaba cuando el hombre eyacula. El porno convencional fomenta esta concepción.

Cómo cerrar la brecha del orgasmo.

Nada que merezca la pena se soluciona enseguida (a no ser que te ayude algún buen amigo con unas habilidades fuera de serie para dibujar esquemas y resolver dudas), y cerrar la brecha del orgasmo no es una excepción. Pero no nos vengamos abajo: estamos logrando muchos avances. Para algo está Bellesa desmontando todas esas cuestionables ideas preconcebidas. Sí, señor.

Más cosas que puedes y deberías hacer si no lo has intentado todavía:

1. Descubre cómo darte placer a ti misma.

2. Pon en práctica eso que me gusta llamar sinceridad radical con el hombre (o la mujer) con el que estés. No tengas miedo a decirle qué es lo que te gusta o lo que necesitas. Tus orgasmos dependen de ello.

Este post fue publicado originalmente en Bellesa, apareció posteriormente en el 'HuffPost' Canadá y ha sido traducido del inglés por Daniel Templeman Sauco.

EL HUFFPOST PARA HONEST