Life

Cinco señales sutiles de que puedes tener problemas de fertilidad

La buena noticia es que en la mayoría de los casos hay tratamiento.

La mayoría de las mujeres pasan años intentando no quedarse embarazadas y, al final, descubren que concebir un bebé no siempre es tan sencillo. De hecho, aproximadamente una de cada ocho parejas tiene problemas de fertilidad y, en uno de cada tres casos, el problema lo tiene la mujer.

Muchas mujeres no descubren sus problemas de fertilidad hasta que no se los diagnostica un especialista y eso suele ser cuando ya llevan un tiempo intentando concebir. Sin embargo, en ocasiones hay indicios que pueden anticipar estos problemas de fertilidad.

Aunque algunos síntomas resultan bastante insignificantes, conviene comentárselos al médico lo antes posible. Diagnosticar y tratar los problemas de fertilidad a tiempo aumenta radicalmente las probabilidades de quedarse embarazada en el futuro. A continuación se incluyen cinco posibles síntomas que suelen pasarse por alto.

Reglas irregulares

Un periodo irregular es un gran indicio de problemas de fertilidad, apunta la obstetra-ginecóloga y endocrinóloga reproductiva Evelyn Mok-Lin, de la Universidad de California.

Hay muchas formas de tener un ciclo irregular, por lo que puede ser complicado distinguir entre uno normal y uno irregular. Por lo general, son periodos irregulares los que se producen cada mucho tiempo, demasiado a menudo o los que no se producen, y son una señal de alarma. Suelen indicar que no ovulas con la debida regularidad, por lo que concebir se vuelve complicado.

Manchar o sangrar de manera intermitente también es un motivo de alarma. “Tener menstruaciones regulares pero también sangrado intermenstrual, incluidas las hemorragias al practicar sexo con penetración, puede ser una señal de un problema estructural, como un pólipo, un fibroma o una infección”, advierte Mok-Lin. Además, si una mujer experimenta cambios significativos en la cantidad de sangre que expulsa o si su menstruación se vuelve muy dolorosa, quizás signifique que hay un problema subyacente, añade.

Hay muchos motivos por los que tu menstruación puede sufrir irregularidades (un problema de tiroides, un desequilibrio hormonal...) y, la mayoría de las veces, tiene tratamiento.

Dolor pélvico, sobre todo durante el sexo y los movimientos intestinales

Si estás continuamente retorciéndote de dolor cuando practicas sexo o cuando vas al baño, es probable que padezcas endometriosis, un problema que afecta a casi el 10% de las mujeres en edad fértil. En ocasiones, este dolor pélvico surge sin un motivo aparente y puede ser leve, intenso, punzante, etc. La endometriosis también provoca menstruaciones muy intensas y dolorosas.

“Cuando padeces endometriosis, el revestimiento interno del útero se desarrolla también en los ovarios y en las trompas de Falopio, lo que puede modificar su anatomía, alterar la función de las trompas y reducir la funcionalidad del útero para el embrión”, explica Sinem Karipcin, obstetra-ginecóloga y endocrinóloga reproductiva del centro médico de la Universidad de Columbia (EE UU).

Aunque la endometriosis complica mucho la concepción, muchas mujeres que la padecen logran llevar sus embarazos a término con éxito.

Vello grueso en zonas infrecuentes

Los pelos oscuros sobre el labio, en la barbilla, en la garganta o en la tripa no son solo una molestia, sino que quizás sean un síntoma del síndrome de ovario poliquístico (SOP), un trastorno hormonal relativamente común que complica la concepción.

Si notas que te está saliendo pelo oscuro en la cara y en el cuerpo, tal vez sea hora de ir al médico para ver si pasa algo. Si es el SOP, los anticonceptivos hormonales, ya sean pastillas, parches o el anillo vaginal, te ayudarán a restablecer el equilibrio hormonal y mantenerlo bajo control. El médico también valorará tu fertilidad.

Secreciones lechosas por los pechos

Si no estás embarazada ni dando el pecho y notas que te sale leche por los pezones, tal vez tengas demasiado altos los niveles de prolactina, la hormona que le dice a tu cuerpo que generes leche.

Aunque parezca inofensivo, puede ser un síntoma de infertilidad. “Un nivel alto de prolactina altera la producción de hormonas sexuales. Dependiendo de los niveles de prolactina, las mujeres pueden sufrir infertilidad debido a unas ovulaciones demasiado débiles o inexistentes”, explica Karipcin.

Es posible que sea un problema de tiroides o un tumor benigno lo que está provocando ese aumento de prolactina. El médico puede recetarte algún medicamento para reducir el nivel de prolactina, según cuál sea la raíz del problema, para que tu ciclo menstrual vuelva a la normalidad.

Sofocos

Si sufres sofocos constantemente o una repentina sensación de calor que envuelve tu cuerpo, es posible que sufras menopausia precoz o perimenopausia, según la edad que tengas. Aunque la mayoría de las mujeres llegan a la menopausia en torno a los 50 años, hay otras que llegan mucho más jóvenes.

La menopausia precoz, que marca el final de los años fértiles de una mujer, es uno de los problemas de fertilidad más difíciles de tratar y requiere diagnóstico y tratamiento inmediato, señala Mok-Lin. La mayoría de las veces, viene de familia, de modo que si tu madre sufrió menopausia precoz, es más probable que a ti también te pase.

La mayoría de las mujeres con infertilidad no tienen otros síntomas

Por desgracia, muchas mujeres que no son fértiles no muestran signos ni síntomas, afirma Tara Budinetz, endocrinóloga reproductiva y especialista en tratamientos de fertilidad de la Facultad de Medicina de la Universidad de Saint Luke (EE UU). Este es el motivo principal por el que tantas mujeres no se dan cuenta de que no son fértiles hasta que ya es tarde.

“El no tener signos o síntomas ‘obvios’ resulta engañoso y hace que las pacientes retrasen su evaluación y tratamiento”, explica Budinetz. Por eso, si tienes pensado quedarte embarazada en un futuro cercano, merece la pena que vayas al especialista por si acaso.

La mayor parte de las causas de la infertilidad tiene una solución sencilla si se detectan a tiempo. Es fundamental tener iniciativa, señala Karipcin. Cuanto antes detectes y trates cualquiera de estos síntomas, más probabilidades tendrás de quedarte embarazada cuando llegue la hora de verdad.

Este artículo fue publicado originalmente en el ‘HuffPost’ Estados Unidos y ha sido traducido del inglés por Daniel Templeman Sauco.

Refranero de salud