ECONOMÍA
08/05/2020 09:09 CEST | Actualizado 08/05/2020 09:16 CEST

¡Abre Zara, abre Zara!

La vuelta a la nueva normalidad en tiempos de coronavirus la marca el gigante textil.

Xurxo Lobato via Getty Images

Hubo una época en la que el termómetro económico en España eran los grandes almacenes. Sus aperturas en ciudades de tamaño medio, sus ofertas, sus ocho días de oro, sus rebajas especiales, el estreno de la temporada gracias a espectaculares anuncios televisivos, la llegada de la Navidad…. La vuelta a la nueva normalidad en tiempos de coronavirus la marca Zara.

Hace un par días, en menos de dos horas y hasta en cuatro chats diferentes, me llegaba el mensaje: “Zara abre el día 25 de mayo¡!”. Expresión máxima de la felicidad tras dos meses y medio confinados. Para las más jóvenes, la posibilidad de salir de casa “de compras”. De “socializar mamá”, me dice mi adolescente particular mientras susurra que está “un poco cansada de verte la cara todos los días”.

Los adultos, en cambio, tienen el “corazón partido”. Por un lado piensas en cambiar algo en el armario del que, desde hace dos meses, solo salen outfits cómodos para pasar el día en casa. Pero al tiempo está el miedo a contagiarse.

Todos compartimos esa sensación de que ya nada es igual. Ni Zara. El trasatlántico de Inditex hacia pública la noticia con comunicado incluído: se abrirán las tiendas más pequeñas, con cita previa. Sudor frío: ¿cuántos metros cuadrados tiene mi Zara más cercano? ¿Está en un centro comercial? Los centros comerciales aún no abren. En los tiempos que corren, 400 metros de tienda son metros más que suficientes para mantener el espacio de seguridad entre clientes y personal laboral.

Cuando la cita previa no sea requisito, Zara abrirá para un 30% de aforo, con lo que las colas en el exterior prometen. Al igual que el resto de los grandes almacenes, ya ha establecido el sistema de recogida de compras en coche, para poder comprar online y recoger sin necesidad de entrar en el establecimiento.

 

J2R via Getty Images

 

Inditex tiene 7.469 tiendas en 202 países del mundo. La multinacional de la moda y de la distribución trabaja con 1.800 proveedores y cuenta con más de 7.700 fábricas en todo el mundo -aunque el 43% de esa fabricación se centra en España y Galicia, específicamente cerca de Arteixo-. 176.000 personas trabajan en el Grupo Inditex con más de tres millones de horas de formación durante el año 2019.

Estos datos implican, visto desde fuera, que Inditex se ha tenido que tomar muy en serio “la vuelta al cole comercial” en cuanto a la seguridad de sus empleados y de sus clientes. Hace unas semanas se filtraba a la prensa el “Protocolo a seguir post- covid 19” que ha puesto en marcha el gigante textil y que incluye cinco objetivos: la normalización y adaptación de los procesos con apertura parcial de los centro de trabajo; aplicación de medidas específicas para las tiendas; información constante hacia los empleados sobre las medidas generales de reducción de exposición al Covid-19; creación y consolidación del comité de Gestión de la Emergencia; e información a los Comités de Seguridad y Salud sobre el contenido del plan.

Inditex cerró todas sus tiendas mundiales el 18 de marzo al desplomarse las ventas. La cotizada empresa ha anunciado provisiones de 287 millones de euros, ya que la pandemia reduce el valor de su inventario para el período primavera-verano. Aún no sabemos el impacto en las cuentas del primer trimestre del 2020, e Inditex no ha tomado la decisión sobre si mantener o no su dividendo.