POLÍTICA
02/07/2021 08:28 CEST

Abren diligencias por posible falsedad documental y prevaricación en la entrada de Ghali

Un juez de Zaragoza da el paso tras saberse que Exteriores permitió la entrada del líder del Polisario sin pedirle el pasaporte.

STRINGER via Getty Images
Brahim Ghali, entrevistado en el campo de refugiados de Sahrawi en 2017. 

El Juzgado de Instrucción número 7 de Zaragoza, que investiga la entrada en España del líder del Frente Polisario, Brahim Ghali, ha abierto diligencias para investigar la posible comisión de un delito de falsedad documental y, tal vez otro de prevaricación.

Según han informado fuentes judiciales a Europa Press, el juez Rafael Lasala ha remitido un exhorto al Juzgado Central de Instrucción número 5 de la Audiencia Nacional, en el que le pide algunos documentos e informes.

El pasado 18 de abril, Brahim Ghali, llegó a España en una avión de la Presidencia de Argelia, que aterrizó en la Base Aérea de Zaragoza, siendo trasladado en una ambulancia al Hospital San Pedro de Logroño, donde ha estado ingresado durante mes y medio para ser tratado de Covid-19.

Asimismo, mediante un oficio, el juez Lasala solicita información al Salud de Aragón sobre el traslado de Ghali al Hospital San Pedro de Logroño.

Sin controles

El Ministerio de Asuntos Exteriores permitió la entrada a España, el pasado 18 de abril, del líder del Frente Polisario, Brahim Ghali, sin pasaporte y sin facilitar información sobre las personas que iban en el avión de la Presidencia de Argelia, que aterrizó en la Base Aérea de Zaragoza, según el jefe de Movilidad Aérea, el general José Luis Ortiz Cabañete.

Según ha publicado Heraldo de Aragón, esta es una de las respuestas que ofrece el también jefe de la Base Aérea de Zaragoza en ese momento, a las preguntas de un cuestionario remitido por el titular del Juzgado de Instrucción número 7 de Zaragoza, Rafael Lasala, sobre la entrada de Ghali y su posterior traslado a un hospital de Logroño.

Ortiz Cabañete refiere que el avión tomó tierra a las 19.25 horas, y que fue conducido a la plataforma militar, “una práctica habitual para las aeronaves de Estado”. Amparada por el Reino de España “de manera permanente” por “la relación diplomática que existe con la República de Argelia, tenía autorización para aterrizar en nuestro país”.

En sus respuestas Ortiz Cabañete también apunta que una vez recibidas las órdenes de Exteriores por el Estado Mayor del Ejército del Aire, el personal del avión no pasó controles de pasaportes ni trámites de aduanas, por lo que no se sabía quienes eran. Por teléfono se informó de que uno de los pasajeros estaba enfermo y era argelino. Una ambulancia llegó a la Base para recogerle, aunque no detalla si era del Salud de Aragón o de La Rioja. El paciente fue trasladado al Hospital San Pedro de Logroño.

El general asegura que al recibir el cuestionario del Juzgado de Zaragoza fue remitido al Estado Mayor del Ejército del Aire, desde donde precisaron que las órdenes a la Base Aérea de Zaragoza fueron dirigidas desde el gabinete de la ministra Arancha González Laya.