POLÍTICA
09/01/2020 13:41 CET

Alberto Garzón, de encadenar contratos temporales por 800 euros a ministro en apenas diez años

El coordinador federal de Izquierda Unida será titular de Consumo en el Gobierno de coalición.

HuffPost Spain
Alberto Garzón

Un cuerpo extraño. Un perro verde. Algo que muchos no podían imaginar: un comunista de ministro del Gobierno de España. 

Alberto Garzón, coordinador federal de Izquierda Unida, ha sido confirmado como ministro de Consumo del nuevo Ejecutivo de coalición entre PSOE y Unidas Podemos. 

Será uno de los cinco rostros de la formación morada que veremos sentados en el Consejo de Ministros junto a Pablo Iglesias (vicepresidente de Derechos Sociales y Agenda 2030), Irene Montero (ministra de Igualdad), Yolanda Díaz (ministra de Trabajo) y Manuel Castells (ministro de Universidades). 

Cómo le ha cambiado la vida en la última década a Garzón, que a sus 34 años, ha pasado de buscarse las habichuelas encadenando contratos temporales por apenas 800 euros a ser ministro. 

Aunque su acento malagueño engaña, Garzón nació en Logroño, ciudad de Isabel, su madre, en 1985. Pero poco duró en la capital riojana, ya que los tres años se trasladó con su familia a Marchena (Sevilla), donde su padre logró plaza de profesor. 

Para su comunión pidió un ordenador y en su familia pensaban que sería informático, pero finalmente se decantó por la economía

En 1994, se trasladaron a Rincón de la Victoria (Málaga), donde Garzón estudió primaria en el colegio Manuel Laza Palacio y secundaria y bachillerato en el instituto Ben Al Jatib, donde su progenitor enseñaba Geografía e Historia. 

Según explicó el propio Garzón en una entrevista en 2014, Rincón de la Victoria “es como la Marbella del este” de Málaga, un pueblo “muy vinculado a la construcción”. De hecho, el ministro explicó que el único de su promoción que llegó a la universidad fue él, ya que el resto prefirieron hacer módulos. “El que no era albañil, era el que ponía los aires acondicionados en las urbanizaciones o el que ponía el pladur”. 

Inquieto pero no muy empollón, jugaba al fútbol de delantero y quiso formar parte del Club Deportivo Rincón, donde hizo las pruebas sin ser seleccionado. También le llamaban la tecnología (de regalo de comunión pidió un ordenador) y los videojuegos, e incluso en su familia pensaban que dedicaría su vida a la informática. 

Sin embargo, en la Universidad de Málaga estudió Economía y Administración de Empresas y cursó un máster en la Universidad Complutense de Madrid, donde compartió piso “de la forma más barata” en Leganés y Alcorcón. 

Su primera intervención en '59 Segundos' (TVE) en pleno 15-M le dio a conocer tanto para los espectadores como para sus compañeros en Izquierda Unida

Ahorró cierto dinero trabajando de becario en la Universidad, pero sus padres le ayudaban con lo que podían, “que tampoco era mucho”. Tras doctorarse, Garzón comenzó a trabajar en el Instituto de Comercio Exterior (ICEX), donde cobraba 800 euros. “Un salario normal, bastante aceptable, para 2009”. 

Si alguien piensa que a partir de aquí su carrera fue en ascenso, se equivoca. Garzón se quedó en paro, tuvo que volver a Málaga y buscarse la vida. Encontró un proyecto de investigación en la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla, donde le contrataban por semestres. 

Entonces llegó el 15-M, su protagonismo en este movimiento y una invitación al programa de TVE 59 segundos, presentado entonces por María Casado, que le hizo saltar a la fama. 

Su intervención en un debate sobre jóvenes y política le dio a conocer, tanto para los espectadores como para muchos compañeros de Izquierda Unida y del Partido Comunista, donde un jovencísimo Garzón militaba desde los 18 años.

Durante su etapa universitaria había fundado Estudiantes por una Economía Crítica, asociación que presidió hasta 2008, y conoce al profesor Juan Torres, con el que trabaja y forma parte de Attac (Asociación por la Tasación de las Transacciones financieras y por la Acción Ciudadana), organización que defiende “una justicia económica global”.

Aquel vídeo cambió su vida. Le propusieron ser candidato de IU por Málaga para las elecciones de noviembre de 2011 y salió, tras hacer campaña viviendo en casa de sus padres. Se trasladó a Madrid, ya como diputado, y vivió en un piso compartido en Chamberí. 

En su trayectoria como parlamentario, ha sido portavoz de su partido en numerosas comisiones, la mayoría de índole económico, pero ha destacado por sus intervenciones y sus acciones. 

Renunció al sistema de pensiones privado que por aquel entonces se concedía a los diputados y fue uno de los primeros parlamentarios en publicar sus ingresos y su patrimonio. 

En 2012 entró en la dirección federal de Izquierda Unida y se convirtió en una de las voces más críticas con la línea de la formación, especialmente con los casos de corrupción ligados a las cajas de ahorros que salpicaban a dirigentes de IU en Madrid

Garzón fue elegido en 2016 coordinador federal de IU, en pleno declive de una formación que tres años después tiene a su líder en el Consejo de Ministros

Las elecciones europeas de 2014 supusieron el declive de la formación, que se vio superada por Podemos y abrió una crisis muy profunda en Izquierda Unida. En 2015 fue elegido, por primera vez en primarias, como candidato a la presidencia del Gobierno y en 2016, también por primarias, coordinador federal del partido. 

Para entonces, Garzón ya había planteado fórmulas para lograr la superviviencia de una organización en decadencia, que pasaban por alianzas con candidaturas de unidad popular como Ahora Madrid, En Común Podem y En Marea, entre otras. 

En 2016, el pacto de los botellines, sellado con Pablo Iglesias, líder de Podemos, en la Puerta del Sol de Madrid, creó Unidas Podemos, la coalición de ambos partidos de cara a las elecciones. 

Aunque los resultados no fueron los esperados en los comicios de 2016 ni en los de 2019, tres años después Izquierda Unida tiene a su líder de ministro. Quién se lo iba a decir entonces.  

Además, su papel en las negociaciones de coalición con el PSOE ha sido fundamental, especialmente en el ámbito económico en sus conversaciones con la ministra de Hacienda en funciones, María Jesús Montero

En ese tiempo, la vida personal de Garzón también ha cambiado mucho. En 2017 se casó con la médica Anna Ruiz, con la que tiene una hija, Olivia, y con la que espera otro bebé más. 

Y ahora, ministro. Todo en apenas diez años. 

Photo gallery Boda de Alberto Garzón See Gallery

HEINEKEN PARA EL HUFFPOST