Lo que hay que saber antes de utilizar aloe vera: no todo vale

Tiene propiedades antiinflamatorias que ayudan a calmar las quemaduras solares.

El verano es sinónimo de aloe vera. Este ingrediente es el más socorrido para tratar la piel después de la exposición al sol y para calmar las quemaduras solares.

Los cosméticos con extracto de la planta de aloe vera pueden ser muy útiles por sus propiedades antiinflamatorias y antioxidantes pero, como en la mayoría de los casos, ni son milagrosos ni sirven para todo.

La dermatóloga Ángela Hermosa, miembro de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV), explica que, efectivamente, el extracto de aloe vera sirve para “ayudar a calmar la piel después de una quemadura solar”.

La doctora apunta que lo más aconsejable es utilizar siempre productos formulados con este ingrediente, y no aplicar la planta directamente. “Puede provocar problemas de dermatitis por irritación”, apunta Hermosa.

A pesar de que es útil para ciertas quemaduras, no todo vale cuando la exposición al sol, habitualmente por falta de protección solar, pasa factura y provoca lesiones más graves. “Hay que tener en cuenta el grado de la quemadura, puesto que si existen ampollas o heridas, hay que utilizar productos antisépticos para evitar la sobreinfección de las mismas”, explica la dermatóloga.

Además de utilizar un buen fotoprotector, la hidratación también es fundamental para combatir los efectos del sol, especialmente después de tomarlo. Hermosa alerta de que, a pesar de la acción calmante del aloe, su capacidad para hidratar “es limitada”. Esto se debe a que la mayoría de productos están formulados en gel, por eso es importante complementar su uso, si es necesario, con una crema hidratante corporal.

Para elegir una buena hidratante es imprescindible tener en cuenta el tipo de piel —mixta, grasa o seca—, además de si es sensible, atópica o si se sufre de dermatitis u otras patologías.

Las mejores cremas SPF30 de 2020 según la OCU