POLÍTICA
15/11/2021 11:38 CET

Anboto, exdirigente de ETA, confiesa haber ordenado el atentado de Amurrio y acepta 15 años de cárcel

Soledad Iparraguirre admite su implicación en la detonación de una bomba en los juzgados alaveses en construcción en 1996.

ZIPI / EFE
La histórica exdirigente de ETA Soledad Iparaguirre, Anboto, entra en la sala de seguridad para asistir este lunes a su noveno juicio en la Audiencia Nacional, acusada de ordenar un atentado en Álava en 1996.

La histórica exdirigente de la banda terrorista ETA Soledad Iparraguirre, Anboto, ha confesado en un juicio celebrado en la Audiencia Nacional haber ordenado el atentado cometido en 1996 en los juzgados en construcción de Amurrio (Álava) y ha aceptado ser condenada a quince años de prisión.

La fiscal ha explicado en la vista que a pesar de la confesión de la acusada no ha podido rebajar su petición de pena ya que en sus conclusiones provisionales ya solicitaba la mínima prevista en el Código Penal para el delito de estragos terroristas reconocido por Anboto.

El de este lunes ha sido el noveno juicio a Anboto en la Audiencia Nacional española desde que fue entregada en 2019 por Francia tras cumplir en ese país las penas que se le impusieron por causas relacionadas con ETA para responder por doce procedimientos abiertos contra ella en España.

Los 15 años de cárcel conforman la misma pena a la que ya fueron condenados por el atentado en Amurrio los dos etarras del comando a los que ella dio los explosivos y ordenó atentar contra los juzgados de esta localidad.

La fiscal ha destacado que, como han declarado agentes policiales en la vista, la explosión causó daños materiales pero pudo matar a personas que hubieran pasado por el lugar cuando se produjo, pasada la una de la madrugada del 30 de noviembre de 1996.

Los otros acuerdos de Anboto

Anboto, que puso la voz junto a Josu Urrutikoetxea, Josu Ternera, del comunicado que anunció la disolución de ETA en 2018, acumula ya largas condenas por parte de la Audiencia Nacional, la última los 15 años de cárcel que aceptó en su anterior juicio, hace dos meses, cuando llegó a un acuerdo de conformidad.

En esa ocasión reconoció que ordenó el asesinato del rey Juan Carlos en la inauguración del Museo Guggenheim de Bilbao en 1997, por lo que la Fiscalía rebajó su petición de pena de 27 a 15 años de prisión.

Photo gallery Las portadas del fin de ETA See Gallery

NUEVOS TIEMPOS