ECONOMÍA
04/02/2020 13:13 CET | Actualizado 04/02/2020 14:56 CET

Aprobado el salario mínimo en 950 euros para 2020

Implica un aumento de 50 euros al mes, desde los 900 euros de 2019.

EFE
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y los agentes sociales tras la firma el pasado jueves del acuerdo para subir a 950 euros brutos mensuales el salario mínimo interprofesional (SMI) en 2020.

El Gobierno ha aprobado este martes la subida del salario mínimo interprofesional (SMI) del 5,5% hasta los 950 euros brutos mensuales en 2020, según ha informado la ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, tras la reunión del Consejo de Ministros.

Montero ha destacado que la subida es “fruto del acuerdo” en el marco del diálogo social por el que Gobierno seguirá apostando. 

La subida para 2020, con efectos desde el 1 de enero, implica un aumento de 50 euros al mes, desde los 900 euros de 2019, y lleva el salario mínimo a 13.300 euros brutos al año y 31,66 euros brutos al día con carácter general. 

Asimismo, se fija en 44,99 euros, frente a los 42,62 euros de 2019, la retribución mínima por jornada legal en el caso de trabajadores eventuales y temporeros cuyos servicios a una misma empresa no excedan de 120 días anuales. 

“El acuerdo ha permitido al Ejecutivo agradecer la voluntad de agentes sociales en esta nueva etapa de Gobierno en el marco de la nueva legislatura y esperemos que continúe con la derogación de los aspectos más lesivos de la reforma laboral o con la creación de un nuevo Estatuto de los Trabajadores que haga frente a los retos del futuro”, ha subrayado la ministra.

Se trata de un incremento más moderado que el del año pasado aunque eleva al 50% el alza de esta retribución, que afecta a unos 2 millones de trabajadores, en la última década, es decir desde los 633,3 euros de 2010 hasta los 950 de 2020. 

Montero: “Va al corazón de los hogares”

Montero ha afirmado que “no se trata de una política más”, sino que el SMI es una política que “va al corazón y al núcleo de los hogares y por tanto a la capacidad de contribuir a las condiciones de vida de los españoles”.

El nuevo Ejecutivo de coalición se ha marcado como objetivo, tal y como se recoge en el acuerdo programático suscrito entre el PSOE y Unidas Podemos, situar el SMI en el 60% del salario medio a final de legislatura, lo que le situaría entre los 1.000 y los 1.200 euros, tal y como recomienda la Carta Social Europea.

La Seguridad Social sumará 247 millones

La Seguridad Social incrementará sus ingresos en al menos 247 millones de euros por la subida de las bases de cotización asociada al aumento del SMI, según la memoria del real decreto.

En este sentido, Trabajo calcula que cada punto en que aumenten las bases mínimas de cotización en el Régimen General (sin contar los sistemas especiales) procurará una recaudación adicional de 28,9 millones de euros.

Como la subida del SMI es del 5,5%, esos 28,9 millones de euros se multiplicarían por 5,5, lo que arrojaría en total, sólo para este Régimen, unos ingresos adicionales de 158,9 millones de euros. 

Por el lado de los gastos, Trabajo precisa que la repercusión de la subida del SMI en el gasto en prestaciones económicas diferirá según se causen subsidios o pensiones.

En este sentido, han matizado que la base cotización interviene de manera muy diferente en las distintas prestaciones de la Seguridad Social, “con una repercusión más directa en el caso de prestaciones por incapacidad temporal, maternidad, paternidad y riesgo durante el embarazo y lactancia natural, en función o no de que estos trabajadores causen la prestación”.

Posible impacto en el empleo 

La ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, ha negado “categóricamente” en varias ocasiones que el alza del SMI impacte en el empleo, y ha defendido que es un “elemento positivo”.

Sin embargo, el presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, ha avisado del impacto en el empleo de la medida, y aunque cree que habría sido “peor” haberlo elevado a 1.000 euros, ha dicho ver “un poco fuerte” que se afirme que no influye por ejemplo en el campo.

Precisamente, en un contexto de protestas de los agricultores en Extremadura, el presidente de esa región, el socialista Guillermo Fernández Vara, ha abogado por analizar las consecuencias que tiene la subida del SMI en cada territorio, al detectar algo “anómalo” en el último trimestre de 2019, tras una destrucción de unos 10.000 puestos de trabajo en la comunidad autónoma. 

Por su parte, BBVA Research cifra entre una y cuatro décimas menos de creación de empleo el impacto SMI a 900 euros mensuales en 2019, lo que supone un promedio de 45.000 cotizantes menos de los que se podrían haber generado, sobre todo en sectores como el de la hostelería y regiones como Andalucía, Murcia o Canarias, con un mayor porcentaje de contratos ligados al SMI.

De su lado, el Banco de España aboga por esperar a ver la muestra de vida laborales para realizar un análisis exhaustivo, aunque inicialmente auguró un impacto de 125.000 empleos, el 0,8% de los 16 millones de ocupados a tiempo completo.

Entre tanto, la AIReF afirmó reconoció que se podía haber “pasado de negativo” en su previsión, que apuntaba a un impacto de 40.000 empleos, ya que no ha apreciado posteriormente ningún impacto en el empleo como consecuencia de la medida. 

Planas: “Un falso debate”

Para el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, la subida del SMI no es un factor “determinante y fundamental” que explique los problemas del campo, por lo que cree que se ha generado un “falso debate” en torno a ello.

Planas ha reiterado que la subida salarial “no tiene nada que ver, ni con la movilización ni con la situación” del sector primario que, a su juicio, son “un problema de precios y márgenes”.

No obstante, ha admitido que el SMI, “como cualquier factor de la actividad económica, debe ser objeto de seguimiento” para determinar sus posibles efectos sobre la economía agraria.

La subida del SMI aplicada en 2019 ha sido “perfectamente integrada” en la economía de las empresas agrarias, según Planas.

SMI: desde 1963 

El salario mínimo se creó en 1963 y se mantuvo congelado durante los tres años siguientes, en tanto que a partir de 1967 se ha ido actualizando anualmente, salvo entre 1976 y 1979, años en los que se subió dos veces cada ejercicio por el elevado aumento de la inflación.

También hubo dos subidas anuales en 2004 mientras que se mantuvo congelado en dos ocasiones más: 2012 y 2014.