POLÍTICA
05/12/2021 10:05 CET

Así está la izquierda andaluza ante unas posibles elecciones

Hasta cuatro papeletas de izquierdas podrían encontrarse los electores en unos eventuales comicios.

EL HUFFPOST

“Entre octubre y junio serán las elecciones”. Esta es la fecha en la que el presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, pretende convocar a los andaluces a las urnas tras una legislatura que está terminando de manera convulsa, con uno de sus socios parlamentarios, la ultraderecha de Vox, impidiendo que salgan adelante los Presupuestos del 2022.

Esto aboca a la prórroga de las anteriores cuentas y, pese a las resistencias del  presidente andaluz, a un probable adelanto electoral. Algo que contemplan hasta en sus propias filas. “Esto, sin duda, complica que la legislatura pueda agotarse y, cuando considere oportuno, Juanma Moreno tendrá que convocar elecciones”, reconoció este jueves el secretario general de su partido, Teodoro García Egea.

Sean en octubre, en junio o antes, los partidos políticos andaluces se han puesto ya el mono de faena electoral y mueven ficha para situarse en el tablero de cara a los electores. 

En la derecha, el pastel se lo repartirán PP, Vox y Ciudadanos, probablemente por este orden. 

Sin embargo, la izquierda se presenta totalmente fraccionada tras la implosión de Adelante Andalucía en noviembre de 2020 y los votantes deberán decidirse entre cuatro partidos con opciones a entrar al Parlamento. 

Por un lado, el PSOE, que llega con la dirección totalmente renovada tras el ascenso al poder de Juan Espadas. El todavía alcalde de Sevilla sucede a la expresidenta Susana Díaz, a quien derrotó en las primarias por el control del partido

El nuevo líder socialista en Andalucía ha protagonizado interesantes movimientos políticos desde que asumió el cargo que le han dado protagonismo en los últimos meses, al tratar de salvar los Presupuestos buscando un acuerdo con el PP de Moreno para evitar un adelanto electoral.

Espadas busca presentar al elector un proyecto diferenciado del de Susana Díaz, con talante negociador a izquierda y derecha

Pese a que el diálogo con el Gobierno de la Junta no fructificó y finalmente los socialistas presentaron enmiendas a la totalidad de las cuentas, Espadas ha instado esta semana al presidente andaluz a que presente un proyecto de presupuestos “dialogados”. “Con un gobierno en minoría, el proyecto requiere negociación y diálogo, y no soberbia, ni cálculos electorales”, ha asegurado. 

Porque aunque el PSOE mantiene un alto grado de implantación y poder territorial en Andalucía, Espadas necesita tiempo para dar a conocer tanto su figura como un proyecto diferenciado del de Díaz, muy castigado tras los últimos años de la expresidenta. 

Y parece que el talante de negociador es la apuesta del nuevo líder socialista en Andalucía, ya que si por un lado tiende la mano al PP a nivel regional, por otro ultima un acuerdo de Presupuestos en su Ayuntamiento, el de Sevilla, con Adelante Sevilla, la confluencia de IU y Podemos. 

La aprobación de las cuentas municipales sería el broche final a su mandato en Sevilla antes de lanzarse a la carrera por el Palacio de San Telmo. 

El lío a la izquierda del PSOE

Y a partir de aquí, los Monty Python y la mítica escena del Frente Judaico Popular y el Frente Popular de Judea

Tres partidos compiten por el espacio electoral que hasta hace apenas un año ocupaba Adelante Andalucía, la marca electoral con la que concurrieron Podemos, Izquierda Unida, Primavera Andaluza e Izquierda Andalucista en las elecciones de 2018. 

Tres formaciones compiten por el espacio a la izquierda del PSOE sin definir aún sus candidaturas ni posibles alianzas entre ellas

Una formación que se partió en dos en el Parlamento hace un año, cuando ocho de sus diputados de la corriente Anticapitalista fueron expulsados a petición de Podemos e Izquierda Unida para pasar a ser parlamentarios no adscritos. Entre ellos, Teresa Rodríguez, la que fuera líder de Podemos en Andalucía, actual líder de Adelante Andalucía, muy crítica, entre otras cosas, con los acuerdos de Podemos con el PSOE en el Gobierno central.

El motivo de dicha fractura fue la salida de Anticapitalistas de Podemos, lo que llevó al resto de diputados a acusar a sus compañeros de estar en “situación de transfuguismo”, al abandonar el partido por el que lograron sus escaños.

Pese al ambiente generado por esta ruptura con Adelante Andalucía, Unidas Podemos pretende trasladar a las elecciones andaluzas el espíritu de “frente amplio” de la plataforma política que prepara la vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz.

Por ello, la formación morada, que todavía no cuenta con candidato, insta al resto de fuerzas de izquierdas a “ampliar alianzas, ser más fuertes y crear una alternativa de gobierno”, como expresó esta semana su portavoz y líder de IU en Andalucía, Toni Valero. También lo expresaron desde Madrid los portavoces de IU y Podemos, Sira Rego y Pablo Fernández.

El proyecto de Yolanda Díaz no termina de calar, por ahora, en Andalucía, desde donde le piden más presencia e implicación

“No he entendido muy bien ese ofrecimiento. Entre otras cosas, nadie me ha llamado”, se quejó Teresa Rodríguez, líder de Adelante Andalucía, preguntada por este asunto en 7TV. “Cómo una señora de Valencia que vive en Madrid y un diputado de León hacen un emplazamiento para generar un espacio de diálogo de las fuerzas políticas de la izquierda andaluza. Eso es no entender absolutamente nada de lo que ha pasado. Precisamente por eso se rompió Adelante Andalucía”, agregó. 

Para lograr un acuerdo, Rodríguez señaló como línea roja precisamente que las decisiones de una eventual coalición se tomen en Andalucía. “Tanto para tener voz propia en el Estado y en Europa como para, aquí, tener una relación con el Gobierno que no sea de subalternidad, aunque sea de tu fuerza política”, explicó.

“A pesar de todas las faenas que nos hemos hecho, compartimos un programa y un espacio. Sería deseable poder sentarnos y hablar, aunque solo sea para firmar un pacto de no agresión”, agregó. 

A ese “frente amplio”, Unidas Podemos también quiere sumar al partido de Íñigo Errejón, Más País, cuya marca en Andalucía se presentó este jueves bajo el nombre de Andaluces Levantaos, en coalición con Andalucía Por Sí e Iniciativa del Pueblo Andaluz. 

La coalición, que tampoco ha anunciado candidato, se presentó como un partido verde, social y andalucista que busca “cambiar el tablero político andaluz” y aportar “el soplo de aire fresco que necesita Andalucía para que cambie de rumbo y su papel secundario en el Estado”.

Su coordinadora, Esperanza Gómez, no cierra la puerta a conversar con el resto de formaciones de izquierdas, pero preguntada en una entrevista en Público por esta posibilidad y por el proyecto de Díaz, aseguró que este “está siendo liderado por Valencia y Madrid, y no pasa por Andalucía”. “No puede haber un nuevo proyecto que no pase por Andalucía y ahora mismo lo están obviando”, agregó.

Según ha declarado Gómez en distintas entrevistas, la idea de esta coalición, como ya ha expresado el propio Errejón a nivel nacional, es ser una alternativa autónoma al margen de la plataforma de Díaz y de hecho ha llegado a dudar de que “la idea de ese frente amplio sea la solución”

¿También España Vaciada?

A esta panoplia de partidos se podría sumar una nueva formación: España Vaciada. 

Este nuevo partido político, nacido de un movimiento social y ciudadano en las provincias más despobladas del país, podría concurrir a las elecciones andaluzas, tal y como ha declarado su coordinador y portavoz, Antonio Sanz, en diversas entrevistas: “Tenemos en mente los escenarios posibles, las elecciones andaluzas, las elecciones en Castilla y León”.

La idea, explica, es que “a finales de enero haya una herramienta lista para que cualquiera pueda concurrir”. 

Según los sondeos, esta formación podría lograr escaño en varias provincias castellanoleonesas, pero no en Andalucía, aunque Sanz asegura que tienen “posibilidades” en Jaén, Córdoba y Granada. 

Lo que pronostican las encuestas

Con este panorama, pintan mal las cosas para la izquierda en caso de celebrarse elecciones a corto plazo.

Las últimas encuestas pronostican una nueva victoria del PP de Juanma Moreno, al que le bastaría con el apoyo de la ultraderecha para poder gobernar.

Aunque estos sondeos no recogen todavía la participación de la marca de Más País, lo cierto es que el pronóstico es poco alentador para los partidos de izquierdas. 

En octubre, el Centro de Estudios Andaluces, dependiente de la Junta, publicó un sondeo que daba entre 47 y 51 escaños al PP, rozando los 55 que marcan la mayoría absoluta y superando con creces los 26 asientos con los que cuenta ahora. Una subida que se apoyaría en el hundimiento de Ciudadanos, socio de Moreno en el Gobierno, que cae de los 21 escaños de 2018 a apenas 7. 

El PSOE de Espadas perdería pulso respecto a las últimas elecciones, pasando de 33 escaños a entre 24 y 27, mientras que la ultraderecha de Vox subiría de los 12 a entre 13 y 15 diputados.

La división de la izquierda y el hundimiento de Ciudadanos permitiría a Moreno gobernar con el apoyo de la ultraderecha, según los sondeos

La división de la izquierda haría que las posibilidad de arrebatarle el Gobierno a la derecha se esfumara. Según este sondeo, Unidas Podemos lograría entre 12 y 14 escaños, mientras que Adelante Andalucía podría quedarse fuera, al no superar el 3% de los votos. Un escenario muy distinto al que se dio en las últimas elecciones, cuando la coalición obtuvo 17 escaños y un 16,2% de los votos. 

Otro sondeo más reciente, publicado por La Razón y elaborado por NC Report, también daba a Moreno una victoria clara, aunque mucho menos holgada que la anterior encuesta.

Según este estudio, el PP obtendría entre 44 y 46 escaños y sumaría mayoría solamente con el apoyo de la ultraderecha de Vox, que se haría con entre 15 y 17 asientos. Ciudadanos se quedaría con entre 2 y 3 parlamentarios. 

Aunque este sondeo da un mejor resultado al PSOE de Espadas, que repetiría el resultado de 2018, la división de los partidos a su izquierda harían que Unidas Podemos se quedase con entre 10 y 12 escaños y que Adelante Andalucía sumase entre uno y dos. Muy lejos aún ambos de los 17 que acumulaban en coalición. 

Photo gallery Teresa Rodríguez See Gallery