INTERNACIONAL
08/07/2019 18:56 CEST

Bachelet, "horrorizada" con las condiciones en que se detiene a migrantes en EEUU

La alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos denuncia uso excesivo de fuerza, detenciones arbitrarias, separación de familias, falta de servicios y expulsiones

Nick Wagner/Austin American-Statesman via AP
Karla Arias, a la derecha, reconforta a su amiga, Katie Drackert, durante un minuto de silencio por los niños muertos en centros de migrantes, el pasado 4 de julio, en Austin. 

La alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, denunció hoy las condiciones degradantes en que se encuentran los inmigrantes detenidos en Estados Unidos tras cruzar la frontera, incluidos niños, y pidió que se busquen para ellos alternativas que no los priven de su libertad.

“Como médica, pero también como madre y presidenta, me consterna que haya niños que deben dormir en el suelo y en instalaciones que están repletas, sin acceso adecuado a atención médica ni alimentos, y en pésimas condiciones de saneamiento”, dijo Bachelet mediante una declaración emitida por su organismo en Ginebra.

Las oficinas del Alto Comisionado de la ONU para los derechos humanos en México y Centroamérica han documentado también numerosas violaciones de los derechos humanos contra migrantes y refugiados que están en tránsito hacia Estados Unidos.

Como médica, pero también como madre y presidenta, me consterna que haya niños que deben dormir en el suelo y en instalaciones que están repletas, sin acceso adecuado a atención médica ni alimentos, y en pésimas condiciones de saneamiento

Entre los abusos identificados están el uso excesivo de la fuerza, detenciones arbitrarias, separación de familias, negación de servicios esenciales, así como repatriaciones y expulsiones forzadas.

Bachelet sostuvo que los niños, en particular, nunca deben ser detenidos por razón de su estatus migratorio o separados de sus familias, y que urge que las autoridades estadounidenses encuentren alternativas que no impliquen su encierro.

Varias instancias de derechos humanos de la ONU, a las que la alta comisionada hizo referencia, han establecido que la detención de los niños migrantes puede llegar a considerarse como un “trato cruel, inhumano y degradante que está prohibido por el derecho internacional”.

En cualquier caso en el que se proceda a la detención de un migrante, ésta debe ser por el tiempo más corto posible y en condiciones que respeten sus derechos.

La ONU y Bachelet, en particular, siempre han reconocido que la cuestión migratoria es compleja y no tiene soluciones fáciles para los países de origen, los de tránsito y los de destino, y llevan tiempo reclamando que los gobiernos trabajen de forma coordinada para atender las causas subyacentes a la migración.

Las principales son la inseguridad, la violencia sexual y de género, la pobreza y los efectos del cambio climático y de la degradación del medio ambiente en numerosos países pobres.

Bachelet no olvidó reconocer lo que muchas organizaciones civiles e individuos están haciendo por cuenta propia para ofrecer a los migrantes asistencia vital y cierta esperanza, y consideró “inconcebible” que aquellos que obran así corran el riesgo de afrontar una causa penal. 

QUERRÁS VER ESTO
Photo gallery Protestas por el bloqueo a inmigrantes de Trump See Gallery

ESPACIO ECO