Bad Gyal y Omar Montes dan la campanada en la semana de la moda de Madrid

Andrés Sardá ha dado el pistoletazo de salida al calendario oficial en Ifema.
Bad Gyal abre el desfile de Andrés Sardá
EFE
Bad Gyal abre el desfile de Andrés Sardá

Flashes, selfies, famoseo en el photocall, mucha lencería y estrellas invitadas. La Mercedes-Benz Fashion Week Madrid, conocida popularmente como Cibeles, quiere volver a la normalidad. Por eso en esta nueva edición, la organización ha decidido ampliar los aforos de los desfiles y volver a abrir el Cibelespacio, la zona alrededor de la pasarela en la que los patrocinadores montan sus stands.

Pasear por los corners de las marcas es toda una aventura. Desde señoras de la alta sociedad a aspirantes a influencer, pasando por jóvenes que buscan llevarse un recuerdo de la semana de la moda madrileña. Este jueves, en la mañana de la apertura del calendario oficial, ha triunfado especialmente el espacio de Allianz EGO, la plataforma para que diseñadores jóvenes presenten sus colecciones. Allí hacían cola decenas de curiosos para customizar sus bolsas de tela con el logo.

En el lado contrario del pabellón 14 de Ifema, en la Kissing Room, Modesto Lomba, presidente de Acme, y Nuria de Miguel, directora de la MBFWM, charlaban con la Directora General de Industrias Culturales sobre el futuro de la moda de autor en España tras la crisis del coronavirus. Mientras, varias universitarias dejaban cargadas con bolsas de regalos el puesto de Klarna, uno de los patrocinadores de esta edición.

Ya en la pasarela, Andrés Sardá era la firma encargada de dar el pistoletazo de salida a esta edición y lo ha hecho de la mano de una invitada estrella, Bad Gyal. La cantante ha sido la encargada de abrir y cerrar el desfile y lo ha hecho demostrando poderío y posando a gusto para los fotógrafos que la esperaban en el final de la pasarela.

Bad Gyal, cerrando el desfile
Sergio R. MorenoGTRES
Bad Gyal, cerrando el desfile

Para esta nueva colección, Nuria Sardá ha tirado de inspiración oriental y ha explorado tanto la versión más tradicional, con kimonos y estampados florales, como la más futurista. En la segunda parte de la presentación han primado el látex, los colores vibrantes y los neones, haciendo referencia a la tecnología. Mientras que en un primer momento destacan el rojo, el dorado o los bordados, en el segundo acto de Sardá se vieron amarillos, rosa chicle, azul eléctrico o naranja.

Una salida de la primera parte de la colección
Sergio R. MorenoGTRES
Una salida de la primera parte de la colección
El segundo tramo, más futurista.
Sergio R. MorenoGTRES
El segundo tramo, más futurista.

Haciendo un puente entre las dos partes de la colección, la firma contó con la presencia de la bailarina Mao Xue, que se subió a una barra de pole dance para hacer una performance, ataviada con un traje con luces.

Mao Xue, durante el espectáculo.
EFE
Mao Xue, durante el espectáculo.

Mientras las modelos desfilaban con la lencería y los conjuntos de baño de Sardá, en el front row no perdían detalle las actrices Daniela Santiago y Jedet, ambas en looks de inspiración lencera. Con ellas charló antes de que comenzara la presentación Rosanna Zanetti, que lo dio todo ante los fotógrafos.

No han sido las únicas apariciones estelares de esta primera mañana. En el segundo desfile de este jueves, el de Ágatha Ruiz de la Prada también ha llegado la sorpresa y ha hecho acto de presencia Omar Montes. El cantante desfiló con dos looks en la presentación de la diseñadora y se arrancó a bailar tras el carrusel final.

Omar Montes, desfilando para Agatha Ruiz de la Prada
Sergio R. MorenoGTRES
Omar Montes, desfilando para Agatha Ruiz de la Prada

El universo Telecinco tiene cabida en la semana de la moda más allá de Montes y en el front row de Ruiz de la Prada Alba Carrillo y Alejandra Rubio compartieron espacio con Andrea Levy, responsable de Cultura del Ayuntamiento de Madrid.

Otro universo paralelo se desarrolla en las puertas del pabellón 14 de Ifema estos días. Las calles se llenan de asistentes y curiosos que utilizan las inmediaciones del recinto —calles de hormigón gris— como escenario para sus sesiones de fotos con múltiples cambios de look y equipos fotográficos más que dignos. En la mañana del jueves, varios trabajadores del recinto eran invitados a no entorpecer las fotos de esos protoinfluencers. Este viernes, la escena se repetirá.