ECONOMÍA
24/04/2020 15:00 CEST | Actualizado 24/04/2020 15:02 CEST

Basilea, la feria de relojes de lujo más importante, herida de muerte

Las grandes marcas no participarán en la edición de 2021.

SubstanceP via Getty Images

La feria de relojes más importante del mundo que se celebra en Basilea podría no volverse a celebrar a corto plazo. Así lo ponen de manifiesto los principales fabricantes de relojes de lujo del mundo que ya han acordado que, desde luego, no participarán en 2021. Rolex,Patek Philippe   y Chanel no expondrán en la Baselworld de Basilea en 2021, han asegurado en diferentes comunicados. Las marcas de relojería se unen así al gigante mundial Swatch, que fue el primero en darse de baja.

Otras han decidido iniciar un camino independiente: Chopard y Tudor están en el proceso de la creación de una nueva feria en Ginebra con la Fundación de la Haute Horlogerie (Fundación de la Alta Relojería). 

Parece que al coronavirus se le une la voluntad de las grandes marcas del sector de mudarse a Ginebra a la hora de hacer sus presentaciones mundiales. Y es que la pandemia mundial también va a cambiar la manera de hacer ferias, presentaciones, vender productos a los clientes… y en Ginebra están las sedes de la mayor parte de las industrias.

La última feria de Basilea que organiza MCH Group se suspendió in extremis y pospuso la edición del Baselworld 2020 sin fecha. La empresa organizadora ha decidido que el 85% del dinero anticipado por los expositores se “guarda” para financiar la exposición del año 2021, mientras que el 15% restante se lo quedaban a modo de fee por las pérdidas que ha supuesto la suspensión de la feria. Esta decisión parece que ha colmado la paciencia de los relojeros.

Rolex en su comunicado ha asegurado que “hemos participado en Baselworld desde 1939. Desafortunadamente, dada la forma en que ha evolucionado el evento y las recientes decisiones tomadas por el Grupo MCH ... hemos decidido retirarnos”.

Lo cierto es que el precio de los expositores en los últimos años no se había adecuado a la caída de la demanda de los relojes de lujo. Como es conocido, a la crisis económica global del 2008-2015, que hundió la demanda, se ha unido la creciente venta de los nuevos relojes inteligentes, mucho más baratos y multifacéticos.  

Patek Philippe, con sede en Ginebra, cree que la empresa organizadora de Basilea “no se identifica con sus valores”.  El valor más universal en tiempos de crisis es el precio del producto ( en este caso los expositores) cuando se ha desplomado la demanda mundial de relojes de lujo.

EL HUFFPOST PARA JOYCLUB