Bruselas aprueba la excepción ibérica para abaratar el precio de la luz

La medida es temporal y estará vigente hasta mayo de 2023. A corto plazo supondrá un ahorro del 20% en la factura de la luz pero, más allá, supone el primer paso para revisar el mercado eléctrico europeo.
|
Ursula Von der Leyen.
Ursula Von der Leyen.
FREDERICK FLORIN via Getty Images

Y se hizo la luz. La Comisión Europea ha aprobado definitivamente la propuesta presentada por España y Portugal, más conocida como la “excepción ibérica”, que permitirá limitar el precio del gas en el mercado mayorista de la electricidad y, en consecuencia, abaratar la factura de la luz.

El visto bueno definitivo llega diez semanas después de que los presidentes de los dos países anunciaran que el Consejo había reconocido las particularidades de la Península Ibérica tras el Consejo Europeo de marzo.

De esta forma, el pacto al que llegaron España y Portugal, tras recibir el permiso del Consejo Europeo para elaborar una isla energética a finales de marzo, fijaba un tope al precio del gas en torno a 40 euros/MWh, con un precio medio de 50 euros/MWh a lo largo de los doce meses que esté en vigor este permiso temporal.

Con ello, el mecanismo permite poner un tope para que el aumento no se traslade a la factura de la luz de hogares y empresas. Las primeras estimaciones calculan que con la medida los usuarios de la tarifa regulada rebajen su factura entre un 15% y un 20%.

El anuncio llega después de una revisión exhaustiva a la propuesta porque intervenir los precios es algo a lo que siempre se ha negado Bruselas. No obstante, con esta luz verde se deja claro que la propuesta no distorsiona el mercado, que garantiza la competencia y que no discrimina a unos consumidores frente a otros.

En un comunicado compartido desde Bruselas, se calcula que, hasta mayo de 2023, la medida supondrá un coste en ayudas directas de 8.400 millones de euros, de los que 6.300 millones corresponderán a España y 2.100 a Portugal.

La ministra de Transición Ecológica y Reto Demográfico, Teresa Ribera, ha explicado que, con estas cifras, la Comisión pone de manifiesto cuál es la referencia en términos cuantitativos de los ajustes que se deben producir. “Es decir, hasta qué punto habría un sobrecoste dentro del sistema si toda la electricidad fuera retribuida al precio del gas”, ha expresado durante una conferencia de prensa.

“La Comisión ha hecho un trabajo ejemplar, extraordinariamente ágil”

- Teresa Ribera

“Lo significativo no es tanto la estimación de esa diferencia entre el precio máximo del gas y su coste real, sino que hubiéramos pagado toda la electricidad al coste real del gas”, ha añadido.

Además, Ribera ha destacado que la Comisión ha aprobado el mecanismo ibérico tal y como está plasmado en el Real Decreto-ley 10/2022, cuya convalidación se someterá este jueves a votación en el Congreso de los Diputados.

¿Cómo va a funcionar?

La medida, que viene a ser un alivio para el bolsillo de los españoles y portugueses, contará con ayudas financiadas que se ejecutarán en forma de subvención directa a los productores de electricidad y se destinará a financiar los costes de los combustibles de las centrales eléctricas.

Con ello se espera que durante los seis primeros meses, el límite al precio del gas en el mercado mayorista, conocido como pool, se fijará en 40 euros/MWh y después subirá cinco euros cada mes hasta alcanzar en mayo los 70 euros/MWh.

Respecto al cálculo, Ribera ha aclarado que va a depender “de cada día y casi de cada hora” y que la compensación va a variar en función del precio real. Para ello, los expertos han diseñado una serie de escenarios aunque asegura que “pueden cambiar”.

“Se va a producir un primer precio que introduce ese límite del precio máximo que se autoriza para ofertar el gas y y por encima de ese precio de referencia se produce un ajuste en cada hora repartido proporcionalmente a la energía que contribuye para poder pagar el sobrecoste del gas”, ha precisado.

Ribera ha detallado también que el mecanismo va a ser igual para los dos países, salvo alguna diferencia específica respecto a las tarifas. “Las reglas son las mismas”, ha añadido.

Tal y como ha asegurado Pedro Sánchez en el Congreso, esta medida va a suponer entre el 15% y el 20% en el coste de la electricidad para las economías domésticas y las empresas aunque, a nivel cuantitativo, aún se desconoce cuántos euros va a suponer de abaratamiento en las facturas. Por el momento, se sabe que el cambio será más notable para todos aquellos consumidores inscritos en la tarifa regulada. “España puede estar orgullosa de su papel en la resolución de este asunto”, ha expresado.

Un primer paso para revisar el mercado eléctrico

La guerra en Ucrania y las correspondientes sanciones contra Rusia han supuesto un incremento potencial en el precio del gas que ha repercutido en el precio de la electricidad y de los bienes de consumo en todo el mundo y especialmente en Europa.

En el caso de España, por ejemplo, desde el inicio de la invasión, el precio ha ido en aumento registrando un pico de 214 euros el 8 de marzo.

Paralelamente aumentó el precio de la luz en el mercado mayorista, que ya de por sí se había incrementado desde verano de 2021. El pico registrado en el mercado mayorista fue el 9 de marzo cuando el precio superó los 472 euros/MWh.

Esto ha llevado a que Europa cuestione la efectividad del mercado y se abra a la posibilidad de modificar el actual sistema para adaptarlo a una realidad más verde. Por el momento, los Veintisiete ya van dando pasos marcados por las sanciones impuestas a Rusia y se alejan de la dependencia energética de los materiales fósiles procedentes de Moscú.

Pero el cambio tiene que ser aún mayor y Ursula Von der Leyen ha dado el paso de expresar su interés de reformar el mercado energético de la Unión Europa mirando hacia unas renovables que son “más eficientes y más baratas”.

Con esta postura, se reabre el debate que dividía al continente entre los países del sur como España, Italia, Portugal o Grecia que apostaban por una reforma íntegra del sistema en contra de Alemania o Países Bajos que rechazaban la propuesta.

El camino de la propuesta

Bruselas y la Península Ibérica han tardado más de diez semanas en dar este paso excepcional. Después de que el 25 de marzo los líderes europeos reconocieran las particularidades de la Península Ibérica, ambos países comenzaron a trabajar en la propuesta para enviar un borrador a Bruselas.

En un primer momento, la propuesta abarataba aún más, hasta los 30 euros/MWh el precio del gas, lo que provocó el rechazo por parte del sector eléctrico. Según advirtieron, la medida podría causar relevantes impactos en los mercados a plazos de derivados ya contratados.

Con esa corrección, el 26 de abril, la vicepresidenta tercera del Gobierno anunció que habían alcanzado un acuerdo con Bruselas para fijar finalmente el precio del gas en torno a los 40 euros/MWh que supone una media de 50 euros/MWh durante el año que durará la medida.

Sin embargo, no fue hasta el 6 de mayo cuando los dos países entregaron el borrador a la Comisión para su posterior análisis. En ese momento, Ribera aseguró que los expertos tardarían dos semanas en dar una respuesta. No obstante, el 9 de mayo ya empezaba a conocerse una primea luz verde preliminar, que tanto España como Portugal aplaudieron.

No ha sido hasta este 8 de mayo cuando Bruselas ha dado el visto bueno definitivo. A pesar de las semanas que han pasado desde el anuncio, Ribera ha destacado que la Comisión ha hecho “un trabajo ejemplar, extraordinariamente ágil”.

¿Cuándo empieza a aplicarse?

El paso más inmediato es la convalidación del real decreto de las medidas anticrisis este jueves en el Congreso. El pasado 28 de abril, el Gobierno aprobó el plan pese a que PP y ERC votaron en contra. Pero el apoyo a última hora de EH Bildu logró salvar el decreto.

Después de este paso, el Gobierno ha asegurado que el BOE publicará este jueves una Orden Ministerial, con mayor detalle en la que se especificará la fecha de aplicación del mecanismo, que será a partir del próximo martes y que afectará a la casación del mercado mayorista de la electricidad que se celebrará ese día para fijar los precios del día siguiente.

“Será el próximo martes, 14 de junio, y afectará a la casación del mercado mayorista de la electricidad que se celebrará ese día para fijar los precios del día siguiente, miércoles 15 de junio. De este modo, las compañías eléctricas y el resto de agentes del mercado tienen plazo suficiente para presentar las garantías económicas que respalden sus operaciones”, explica en el comunicado publicado.

Por tanto, como ha asegurado la ministra de Transición Ecológica, “a partir de la semana que viene podemos disponer de este sistema completamente operativo”.