POLÍTICA
19/08/2019 09:34 CEST | Actualizado 19/08/2019 12:01 CEST

Calvo, sobre el Open Arms: "¿Qué más puede hacer España?"

La vicepresidenta del Gobierno sostiene que el Ejecutivo ha ofrecido "todo" lo que está en su mano. "Lo que no podemos es llevar nuestros puertos a Italia", zanja.

ASSOCIATED PRESS
Carmen Calvo, vicepresidenta del Gobierno, en una reciente rueda de prensa tras el Consejo de Ministros, en La Moncloa. 

La vicepresidenta del Gobierno español en funciones, Carmen Calvo, ha valorado esta mañana en la Cadena SER la negativa del barco de la ONG española Open Arms de aceptar su oferta de desembarcar en un puerto de España, tras 18 días sin poder dejar en tierra a los migrantes rescatados en el Mediterráneo. 

Calvo ha defendido la actuación del Gobierno en la gestión de esta crisis y dice que han ofrecido “todo” lo que está en su mano para desbloquearla. ”Nuestro Gobierno hace una labor ejemplar en este momento”, ha enfatizado. Ha cargado, duramente, contra el Gobierno de Italia, que “mantiene cerrados los puertos contraviniendo todas las normas” propias y de la Unión Europea. La vicepresidenta ha reclamado una política común de coordinación europea en materia de inmigración, para evitar que se repitan situaciones como esta. 

Calvo ha insistido en que esta es una política común y que España está respondiendo a una “crisis humanitaria”. “Cada día pasa por el Estrecho mucho inmigrantes y ahí no hay focos y lo hacemos cada día”, explica. 

“Algeciras es el puerto que dispone de más medios”, ha dicho la vicepresidenta en funciones, justificando el ofrecimiento de un dique que está excesivamente lejos, a juicio de la ONG. La socialista entiende que los migrantes, si ya saben que van a un puerto seguro, van a estar “tranquilos”, pero en Open Arms insisten en que la situación a bordo es muy delicada como para afrontar tantos kilómetros de travesía. 

Carmen Calvo ha defendido que al Open Arms “se le está ofreciendo todo tipo de salidas al barco”. Y se pregunta: ”¿Qué más puede hacer España?”. A su entender, si el barco se ha decidido por ir a Italia, poco hay que hacer. “No podemos llevar nuestros puertos a Italia”, ironiza. 

Sobre la petición del fundador de la ONG Proactiva Open Arms de reunirse con el presidente Pedro Sánchez, la vicepresidenta ha explicado que ha sido el ministro de Fomento el que se ha reunido con Òscar Camps.

“Lo que no se puede hacer en el Mediterráneo es que no tengamos una política común de rescate y no seremos nosotros nosotros los que cejemos en el empeño”, ha insistido Calvo que ha cargado contra la Unión Europea. “El Open Arms puedo haber entrado perfectamente en Malta. No quiso el Open Arms”, ha dicho Calvo que no ha respondido a la pregunta directa de si el gobierno Malta autorizó el desembarco. “Malta siempre dijo que no se quedaría con los migrantes, había un reparto”, ha asegurado. 

“Queremos que estas vidas no corran más peligro, pero qué hacemos?, admite. 

¿Pudo ir a Malta?

Calvo ha dicho en su entrevista que la nave pudo haber entrado en Malta para que los migrantes desembarcaran cuando se había llegado a un reparto entre los diferentes países de la Unión Europea, pero que el barco no quiso y que se dirigió entonces a Italia.

Se le ha preguntado si “Malta aceptaba la llegada del Open Arms”. “Esa solución estaba ahí y estuvimos trabajando todo el tiempo porque el gobierno de Malta dijo que no se quedaba con los inmigrantes, que habría reparto”, ha respondido.

Lo que ocurrió, según Calvo, es que el Open Arms -aunque “pudo”- no quiso entrar en Malta y decidió ir a Italia tras el auto judicial que le autorizaba entrar sus aguas “pero no aclaraba si podía desembarcar, que es a lo que se ha acogido Salvini”. Calvo ha revelado que, en los últimos días, el Gobierno en funciones ha estado hablando con Malta y con Italia.

Desde la ONG han explicado que la versión de Calvo es incompleta. Malta, sostiene, sólo se ofreció a rescatar a los 39 últimos migrantes y refugiados que habían sido salvados del mar el pasado 10 de agosto. Ya entonces, en caliente, La Valetta se ofreció a desembarcar sólo a ese grupo, porque esas personas fueron recuperadas “en un área de responsabilidad de Malta”, a diferencia del resto, los 121, que fueron rescatados en otra zona fuera de la responsabilidad del país. La ONG se negó entonces a entregar a unos pocos y no a todos los rescatados y lo mismo ocurrió cuando se conoció el reparto a seis naciones europeas. 

“Buenos cristianos, pero no tontos”

El ministro del Interior italiano, Matteo Salvini, por su parte, ha insistido este lunes en que sigue siendo “absolutamente contrario” a permitir el desembarco. “Somos buenos cristianos, pero no tontos”, ha sentenciado. 

″¿Por qué todos los barcos españoles, franceses, alemanes, noruegos o ingleses vienen a Italia? ¿Por qué no van a España, donde son buenos y generosos y han abierto puertos?”, se ha preguntado Salvini durante una entrevista radiofónica recogida por la agencia de noticias Adnkronos. 

El ministro ha sugerido que entre los migrantes hay “menores que no son menores, enfermos que no están enfermos” y ha advertido de que la “caridad” no está reñida con la política de “puertos cerrados” que él defiende desde que llegó al Gobierno hace más de un año. 

QUERRÁS VER ESTO
Photo gallery El Open Arms, esperando el desembarco en Lampedusa See Gallery

ESPECIAL PUBLICIDAD