BLOGS
09/07/2019 07:17 CEST | Actualizado 09/07/2019 07:17 CEST

Carne de yugo

Sabemos que existen, y que no tendrían que existir.

Adriano Machado / Reuters
El presidente brasileño, Jair Bolsonaro. 

El caso es que estos políticos primarios y lenguaraces consiguen sacar mis peores instintos y claro, me veo como en el cuento, impartiendo justicia. Metafóricamente, por supuesto. Cuando una piensa que ya nada puede sorprenderle, aparece el incalificable Bolsonaro, presidente de uno de los mayores países del mundo, con casi doscientos millones de habitantes, y asegura que no es tan grave “eso” del trabajo infantil.

Lo siguiente será decir que ir a la escuela es perder el tiempo o, lo que es peor, que los pobres no están para estudios y sí para buscarse la vida desde la más tierna infancia. Los cálculos de la OIT y UNICEF nos hablan de más de 150 millones de niños y niñas más esclavos que trabajadores, porque el trabajo infantil es casi siempre esclavitud.

Todo lo que aleje a un menor de la escuela, de los juegos, del aprendizaje, de sus derechos básicos, es esclavitud. Aunque sea para su subsistencia, para arrancar a la tierra, a la mina o a los basureros, lo imprescindible para comer y mantenerse vivo.

A todos nos ha sobrecogido, en uno u otro momento, una imagen de niños sucios y descalzos removiendo gigantescos montones de basura, o acarreando piedras en una mina o haciendo ladrillos de barro a pleno sol. Claro que sabemos que existen, como las “chachas” en países de Asia o los niños soldado en varios conflictos africanos.

Todo lo que aleje a un menor de la escuela, de los juegos, del aprendizaje, de sus derechos básicos, es esclavitud.

Sabemos que existen, y que no tendrían que existir. Pero es muy grave que un gobernante de un país civilizado frivolice con el tema, lo banalice e incluso se permita decir que lo despenalizaría si pudiera.

Hace casi un siglo que Miguel Hernández se refería a otro niño trabajador, el niño yuntero, carne de yugo, que “empieza a vivir, y empieza 
a  morir de punta a punta”.

Alguno debería leer más y hablar menos. 

 

Este post se publicó originalmente en el blog de la autora.

RESPONSABLEMENTE