El Poder Judicial se reúne este jueves en pleno extraordinario para renovar 'al límite' el Constitucional

El ala conservadora propondrá en la sesión pactar las "reglas del juego" antes de debatir sobre los candidatos.
|
Carlos Lesmes.
Carlos Lesmes.
J.J.GuillénEFE

Lesmes se ha impuesto la tarea de dejar al menos encarrilados los nombramientos al Tribunal Constitucional antes de adoptar medidas para forzar la renovación del Consejo General del Poder Judicial, que afronta su cuarto curso judicial con el mandato vencido.

El presidente del órgano de los jueces ha advertido de que se plantea dimitir si no hay acuerdo entre PSOE y PP para llevar a cabo la renovación. No obstante, ha aclarado que, de momento, es solo una opción, no una decisión tomada.

No obstante, a corto plazo, el CGPJ tiene este jueves una fecha clave: un pleno extraordinario para designar a los dos magistrados del TC que le corresponden. Si bien lo más probable es que la reunión sirva para fijar el procedimiento sin que se llegue a un acuerdo sobre los aspirantes, lo que complicaría cumplir con la fecha límite del 13 de septiembre establecida por la última reforma impulsada por el Gobierno. Todo apunta a que el ala conservadora propondrá pactar las “reglas del juego” antes de debatir sobre los candidatos al Constitucional.

Lesmes convocó este pleno en el mes de julio exhortando a los 18 vocales que lo componen actualmente a alcanzar un acuerdo sobre las dos personas que se deben proponer el CGPJ para reemplazar a los cuatro magistrados del TC cuyo mandato venció el 12 de junio.

Una obligación constitucional

La intención era llegar a tiempo al 13 de septiembre, que es el plazo señalado en la reforma legal que devolvió sus poderes al CGPJ pero solo para acometer esa renovación de la corte de garantías.

Dicha reforma, que enmendaba a su vez la operada en marzo de 2021 para impedir que un CGPJ caducado ―como el actual― realizara nombramientos discrecionales en la cúpula judicial, ha generado una amplia “desafección” en el órgano de gobierno de los jueces, tal y como reconoció públicamente Lesmes el pasado lunes.

El malestar entre el sector conservador alcanzó tales cotas que algunos de sus vocales habían planteado la posibilidad de no alcanzar acuerdo ninguno sobre el Tribunal Constitucional, bloqueando con ello su renovación parcial, como una forma de aumentar la presión para lograr un nuevo CGPJ, ya que este caducó en diciembre de 2018.

Sin embargo, Lesmes avisó el lunes de que no consentiría “un CGPJ en rebeldía”, subrayando nuevamente que la designación de esos dos magistrados del TC es una obligación que la Constitución impone al Consejo.

Durante el discurso con el que el miércoles dio por inaugurado el curso judicial 2022-2023, el jefe del Poder Judicial reiteró que “la Constitución, como máxima expresión de la soberanía nacional, contiene un conjunto de mandatos jurídicos de obligado cumplimiento”.