Chanel, la diva de Europa: sus puntos fuertes y débiles para ganar Eurovisión

Tres expertos sobre el Festival analizan la candidatura de España.
La cantante Chanel Terrero.
RTVE
La cantante Chanel Terrero.

En 1968 Massiel logró que toda Europa cantara La, la, la y este 2022 Chanel quiere lograr lo mismo con el Mo, mo, mo del estribillo de su SloMo. El año pasado, España quedó tercera por la cola en Eurovisión, con el Voy a quedarme de Blas Cantó. Tras años y años de malos resultados, la de 2022 parece ser la edición de la esperanza para España: todo apunta a que volveremos a la parte alta de la tabla, y los más optimistas afirman que tiene posibilidades incluso de ganar. Todo un Chanelazo.

La artista, que viene del mundo de los musicales, figura entre los favoritos de los expertos y las apuestas, escuchas y reproducciones no hacen otra cosa más que apuntalar la euroeuforia.

Chanel ya dio la campanada en el Benidorm Fest —Rigoberta Bandini y Tanxugueiras sonaban como favoritas para ganar y convertirse en las representantes españolas en Eurovisión, pero Chanel se impuso gracias a que el jurado le otorgó su máxima puntuación— y este sábado aspira a repetir la gesta.

Con su voz, su impactante coreografía y la puesta en escena procurará ganarse a los jueces y a conquistar también al televoto a lo largo y ancho de Europa, pese a que lo tendrá difícil: Ucrania parece poder arrasar en este aspecto y países como Reino Unido, Suecia, Noruega o Italia serán otros duros rivales.

Lo tiene difícil, pero no imposible, puesto que tiene mucho a su favor. “Creo que podemos sentirnos orgullosos de lo que llevamos. Llevamos un producto cerrado y hacía mucho tiempo que no llevábamos eso, creo que Chanel se sube al escenario de Turín con un trabajo muy, muy, muy bien hecho”, defiende Laura Ortiz, directora de El Euroté. La experta en el certamen resume los puntos fuertes de su candidatura así: “Llevamos un pack muy completo, una puesta en escena que es digna de recordar y que te causa un impacto nada más verla. Creo que muy pocos países provocan ese efecto”.

“Chanel se sube al escenario de Turín con un trabajo muy, muy, muy bien hecho”

- Laura Ortiz

En opinión de Ortiz, Chanel cumple eso de hypnotic que dice su canción: ”¡Es que no puedes dejar de mirarla!”. “Lo que se pide para Eurovisión es hacer una puesta en escena que permanezca en el imaginario de la gente y que a la hora de votar te acuerdes. Y creo que este año, vamos, ¡12 puntos a eso! Solo del momento abanico te acuerdas”, agrega. “Chanel enamora a la cámara y hace que estés pendiente de ella durante tres minutos”, elogia, sin olvidarse de sus bailarines, que “potencian” la actuación.

“Al final trabajando desde el minuto cero, también desde la delegación, se pueden conseguir buenos resultados. Todos los países hablan de España, y se están viendo los números o en la conversación social, que gira en torno a España y a Chanel. Eso no pasaba el año pasado con Blas, por ejemplo”, reflexiona la experta.

Para Luis Mesa, periodista de Euromovidas, el punto fuerte de la candidatura de España es “sin duda alguna, ella”: “Es una persona que ha pasado castings y castings y castings, que ha estado picando piedra en el mundo de los musicales y de la interpretación, y que se enfrenta ahora al gran casting de su vida. Tiene un talento tremendo y la canción le viene como anillo al dedo, es un torbellino”.

“Tiene un talento tremendo y la canción le viene como anillo al dedo, es un torbellino”

- Luis Mesa

Resalta también que todo su equipo es “tremendamente” trabajador, desde su escenógrafo, Kyle Hanagami, hasta su iluminador, Rob Sinclair, hasta los bailarines. “Han hecho un trabajo exhaustivo durante meses, y eso se nota”, alaba.

Víctor Escudero, asesor de RTVE en materia eurovisiva, destaca también que es una actuación muy visual, “que funciona muy bien tanto en el Arena, con el público que va a estar viéndolo, como en televisión, que es lo importante del Festival de Eurovisión”, porque “los que van a votar son los que van a estar en casa”. Por actuaciones anteriores que ha presenciado, como el concierto de Chanel en el Primavera Pop de Los40, augura que habrá una gran reacción por parte del público presencial y “va a haber mucho jaleo”, porque ella crea “una reacción en la gente de entusiasmo: empiezan a aplaudir, a gritar, a bailar...”.

Remarca además la gran experiencia de la artista en el teatro musical, “porque baila y canta pero también sabe mirar a la cámara, sabe dónde hay que estar, el gesto que hay que poner”. “Y eso, tanto ella como sus bailarines lo tienen muy claro, creo que ese es su punto más fuerte”, enfatiza.

Otro elemento de su lista de ‘pros’ es el ritmo de la canción, que ve “muy necesario”. “El estado de ánimo de Europa es el que es hoy en día y hace falta un poco una canción así. Comparándola con las demás canciones participantes es una de las que en ese sentido funciona mejor”, afirma Escudero.

Los contras

Algo más mudos se quedan los tres expertos cuando se les pregunta por cuáles son los puntos débiles de la candidatura de Chanel. La sensación de Luis Mesa es que del pack “el gran porcentaje es Chanel”, y si España quedara primera “el festival lo ganaba más Chanel que SloMo”. “La canción no es tan catchy o tan adictiva como podrían ser otras. El ejemplo es Eleni Foureira, que casi gana en Lisboa con ese Fuego. Es verdad que ella era mucha Eleni, pero la canción se te metía en la cabeza y no salía. SloMo es pegadiza, atractiva, pero no creo que sea tan memorable como para ser recordada como ganadora del Festival”, aclara.

La parte buena dentro de este aspecto más negativo es que “veremos un año un poquito lento, con mucha balada y canción de autor”, por lo que Chanel se diferencia de la tónica general. Eso sí, no hay que olvidar que los últimos ganadores, salvo Måneskin, han sido “de autor”, como Salvador Sobral o Duncan Laurence.

“Lo tuvimos en la mano; en el caso de Rigoberta o Tanxugueiras hubiéramos apostado por una canción de autor o con mensaje, pero también el fandom español llevaba muchos años pidiendo una diva. Me acuerdo de Aitana y Ana Guerra. Por fin la hemos traído y creo que hemos dado con la tecla”, opina Mesa.

“Algo que diga ‘esto no me gusta’, de momento, no lo he encontrado”

- Víctor Escudero

A Víctor Escudero le cuesta señalar puntos débiles: “Algo que diga ‘esto no me gusta’, de momento, no lo he encontrado”. Por eso se muestra “tan positivo pensando que este año sí vamos a obtener muy buena clasificación”, porque ve una candidatura más completa y más cuidada que otros años.

En opinión de Ortiz, los puntos débiles en esta ocasión “no dependen mucho de nosotros”, sino más de la posición en la que actúa Chanel. La artista saldrá al escenario la décima, tras Italia —otra de las favoritas con Mahmood y Blanco— y antes de Países Bajos. Suele decirse que es mejor salir más hacia el final —como sí le ocurrirá Sam Ryder, de Reino Unido— para que los televotantes tengan la actuación más fresca, el impacto les dure y les mueva a la acción.

No hay que olvidar tampoco esa geopolítica que podría darle la victoria a Ucrania si consigue despertar la solidaridad de Europa.

Por lo menos, Chanel no tendrá mucha competencia en cuanto a divas, algo que Ortiz ve que nos diferencia: “Sí que es verdad que en Eurovisión vemos últimamente propuestas muy arriesgadas, pero al final siempre tiene que haber ese tipo de canción porque es la música que se consume hoy en día y está bien que lo llevemos nosotros. Este sábado veremos si llegamos tarde o no”.