POLÍTICA
03/07/2020 19:12 CEST | Actualizado 06/07/2020 10:53 CEST

El Gobierno se apoya en Cs para sacar adelante las conclusiones de la comisión de reconstrucción

El PP evita darle un 'sí' al Ejecutivo el mismo día que la CEOE sella en Moncloa un acuerdo con patronal y sindicatos.

EFE / KIKO HUESCA
Miembros de los grupos organizan las enmiendas en la Comisión por la Reconstrucción Económica y Social del Congreso, este viernes.

Pedro Sánchez ha encontrado este viernes de nuevo a Ciudadanos como aliado en el Congreso. PSOE y Unidas Podemos han sacado adelante gracias a los naranjas la mayoría de las conclusiones de los cuatro grupos de la Comisión de Reconstrucción —Sanidad, Economía, Políticas Sociales y Unión Europea— que este viernes ha echado el cierre en el Congreso sin el concurso del PP, el principal partido de la oposición.

El dictamen final que ha alumbrado la comisión deberá aprobarse en el Pleno el próximo 22 de julio. Hasta entonces, las negociaciones continuarán. Los dos grupos parlamentarios del Gobierno han logrado prosperar las conclusiones con distintos apoyos parlamentarios, pero el de Cs ha sido fundamental. Los de Inés Arrimadas han tejido una alianza con el Ejecutivo en tres de los cuatro grupos. Solo se han quedado fuera del de Políticas Sociales.

Llama la atención el papel de los populares, que han votado ‘no’ a las conclusiones de los grupos de Economía y Políticas Sociales y se han abstenido en el de Sanidad y Unión Europea el mismo día que patronal y sindicatos han brindado en Moncloa por la reactivación económica.

Los de Pablo Casado esperan, sin embargo, que las negociaciones de última hora sirvan para acercar posiciones, sobre todo en Sanidad y en Economía, porque hasta que llegue el Pleno de mediados de mes hay plazo para un acuerdo. Esa votación en el Pleno será el último paso de la comisión.

El PP se ha quejado de que sus propuestas no han sido plasmadas en el texto del grupo de Economía. Una de las portavoces del PP, la exministra de Sanidad Ana Pastor, tiene puestas sus esperanzas en llegar aún a algún acuerdo antes de ese Pleno. La popular ha avanzado que aún no está todo perdido y que sigue habiendo opciones.

Es más, los populares han subrayado esta tarde que quieren sellar alianzas y han asegurado que su mano “sigue tendida al Gobierno”. Por eso han pedido al PSOE que abandone su estrategia “partidista”, deje de “descalificar” a los populares y se avenga a negociar.

Las conclusiones serán, además, uno de los mimbres que podrá usar la coalición de Gobierno para conformar los presupuestos generales del Estado

Si la Cámara es capaz de alumbrar un consenso amplio en el Pleno del día 22, que votará el dictamen final de la comisión, este será, además, uno de los mimbres que podrá usar la coalición de Gobierno para conformar los presupuestos generales del Estado del año que viene.

La salida de los 52 diputados de la ultraderecha de Vox, que no han participado en el trabajo parlamentario, ha convertido las votaciones de los textos y las enmiendas en un juego arriesgado para el Ejecutivo, porque para que hayan salido adelante los acuerdos de los cuatro grupos de trabajo se necesitan más votos a favor que en contra. 

Por eso, los 10 diputados de Ciudadanos han servido para salvar los muebles. Así, socialistas y morados han contado con 165 votos seguros, los que suman junto a los naranjas. De acuerdo con lo previsto en el acuerdo de la Mesa de la Cámara, la comisión ha adoptado sus decisiones por el criterio de voto ponderado, es decir, en función del número de miembros con que cuenta cada grupo parlamentario en el Pleno.

En el caso de los grupos plural y mixto, la ponderación se ha realizado de acuerdo con los diputados de cada una de las formaciones políticas que los integran.

El giro de socialistas y morados hacia Ciudadanos ha generado reproches desde ERC, EH Bildu, el BNG o Compromís

El apoyo naranja a los textos que sellaron los dos partidos del Gobierno, y que se han votado este viernes, ha levantado el recelo de los partidos nacionalistas e independentistas. Incluso algunos regionalistas, como Teruel Existe o el BNG, se han mostrado beligerantes con algunos de los documentos finales, porque ven una recentralización de competencias encubierta en Sanidad y Políticas Sociales.

El giro de socialistas y morados hacia Ciudadanos ha generado reproches desde ERC, EH Bildu, el BNG o Compromís. Es más, la representante de Unidas Podemos, Lucía Muñoz, ha reconocido que a su partido también le incomodan algunos de esos acuerdos con Cs, pero ha asegurado que ahora son necesarios por pragmatismo y para acudir juntos a reivindicar más fondos procedentes de Europa.

La portavoz de Podemos, no obstante, ha incidido en que de cara a conformar las cuentas de 2021, su partido no renuncia a sus pactar con “la mayoría de la investidura”.

Los populares se han desmarcado del apoyo al texto del grupo de Unión Europea, a pesar de que fuentes del partido de Pablo Casado adelantaran la semana pasada que el pacto en este grupo era factible, especialmente tras el apoyo del PP a la candidatura de la ministra de Economía, Nadia Calviño, a la presidencia del Eurogrupo, que algunos de sus diputados ven como “seria”.

Los apoyos del Gobierno en cada grupo

La primera cascada de votaciones se ha producido pasadas las 16.30 sobre el documento de Sanidad y ha servido para evidenciar qué sabor de boca deja esta comisión, que arrancó el pasado 7 de mayo y que fue idea del PP. Ese documento ha fijado las líneas para reforzar la sanidad pública y dotarla de más medios y recursos.

Además contiene algunas ideas para coordinar mejor los sistemas sanitarios, después de los fallos detectados durante lo peor de la epidemia de coronavirus. Al final, el texto de Sanidad ha salido adelante con 166 votos a favor, 33 en contra y 94 abstenciones, incluidas las del PP. 

La segunda cascada de votaciones, para las conclusiones del grupo de Economía, el más largo porque ha mantenido cientos de enmiendas, se ha solventado con 167 votos a favor, 115 en contra (el PP estuvo en este grupo) y 10 abstenciones.

En Políticas Sociales el consenso ha sido el menor. El texto solo ha contado con 155 votos (los de PSOE y Unidas Podemos), cosechando 132 noes y 5 abstenciones. Ni los socios de investidura y fuerzas progresistas lo respaldaron, ni tampoco el partido naranja.

Por último, el texto del grupo de Unión Europea ha suscitado algo más de apoyo, con 183 votos a favor, 6 votos en contra y 102 abstenciones, tras aceptar las enmiendas de los grupos parlamentarios PNV, de Compromís, Más País y Junts per Catalunya, del grupo Republicano y del grupo Popular.

Photo gallery Una imagen histórica: el Congreso semivacío por la pandemia del coronavirus See Gallery

EL HUFFPOST PARA ALIEXPRESS