Cómo hacer más llevadero el tránsito escolar de primaria a secundaria

La solución la ha encontrado Canarias.
Una adolescente estudia en su casa. 
Una adolescente estudia en su casa. 

Por Fernando Trujillo Sáez, profesor titular de universidad en la Facultad de Educación, Economía y Tecnología de Ceuta, Universidad de Granada:

No hay momento más delicado en la educación obligatoria que el paso de la educación primaria a la educación secundaria. Es entonces cuando niños y niñas tienen que realizar un complejo proceso de adaptación psicológica, social y académica para acomodarse a la nueva realidad de su entorno escolar, a cambios importantes en sus relaciones interpersonales y a cambios en su propia identidad.

La transición es una experiencia dual que puede estar cargada de optimismo y anticipación de retos o de ansiedad, miedo o estrés. La buena noticia es que en general el tránsito es una experiencia positiva para buena parte del alumnado. Pero ¿qué ocurre cuando no lo es y cómo podemos evitarlo? Quizás Canarias tiene la respuesta.

El gran reto de los estudiantes

El tránsito de educación primaria a secundaria es un problema en todo el mundo y un reto para todos los niños y niñas en edad escolar.

Son muchas las publicaciones científicas internacionales que abordan los diferentes factores que inciden en una experiencia de tránsito positiva y que podrían sintetizarse en una dimensión personal (motivación, expectativas respecto a la Secundaria, autoconcepto académico, situación emocional, rendimiento académico, relaciones sociales y de amistad) y una dimensión educativa (nivel de exigencia del profesorado, metodologías de enseñanza, expectativas del profesorado, apoyo familiar y progresivo nivel de satisfacción respecto al profesorado, el ambiente educativo, la ayuda familiar y las relaciones sociales).

En este sentido, el tránsito es un reto “relacional” que se entiende mejor desde la perspectiva de las relaciones entre centros y entre docentes, pero también entre estudiantes, entre estudiantes y docentes, y entre docentes y familias.

Así se facilita el tránsito

De manera más precisa, algunos investigadores describen cinco “puentes” que han de ser tendidos para facilitar el tránsito: el puente administrativo, el socioemocional, el curricular, el pedagógico y el puente de la autogestión del aprendizaje.

Además, abordar el tránsito requiere una perspectiva interseccional: las variables de género, índice socio-económico y cultural, niveles de desarrollo de las distintas competencias del aprendiz o diversidad de capacidades, entre otras, inciden de manera significativa en el tránsito y explican de manera relevante las diferencias entre individuos y territorios.

La solución la ha encontrado Canarias

Ante esta realidad, Programa Tránsito representa una respuesta global a todos estos retos. Este programa es una iniciativa del Gobierno de Canarias que transcurre, con carácter experimental, entre los cursos 2017-2018 y 2019-2020 con la participación de 32 centros de todo el archipiélago, 315 docentes y 1 639 estudiantes.

El programa se crea con ocho objetivos fundamentales:

  1. La coordinación metodológica entre los últimos cursos de Educación Primaria y los primeros de Educación Secundaria Obligatoria.

  2. La aplicación de estrategias para el desarrollo de habilidades de gestión emocional y creatividad.

  3. La implantación de estrategias metodológicas para el desarrollo de competencias, especialmente la competencia comunicativa de los alumnos.

  4. El fomento de la autonomía y la cooperación entre el alumnado.

  5. La implementación de proyectos comunes de distrito (zonas de escolarización) entre las distintas etapas.

  6. El establecimiento de acuerdos en reuniones de distrito sobre cuestiones curriculares, organizativas y metodológicas relativas a la transición.

  7. La promoción de la participación de las familias en el proceso de tránsito del alumnado.

Para abordar estos objetivos, el programa facilita a los centros participantes la incorporación de docentes, seleccionados por su experiencia, interés por la docencia compartida y perfil innovador, para ejercer una función de coordinación, acompañamiento y asesoramiento del profesorado.

Los profesores necesitan formarse

Para realizar esta tarea con garantías de éxito los profesores coordinadores han recibido mensualmente formación específica para la consecución de los objetivos del Programa Tránsito; al mismo tiempo, los centros participantes tienen la obligación de incluir en su plan de formación un itinerario vinculado con estos objetivos.

En cuanto a las prácticas desarrolladas dentro de Programa Tránsito encontramos, además de las actividades de coordinación y formación, otras propuestas como la docencia compartida por parejas pedagógicas, la elaboración de proyectos comunes entre etapas, la dinamización de patios, el intercambios y los contactos entre alumnado y profesorado de ambas etapas, la organización de materias por ámbitos en Educación Secundaria o la creación de grupos interactivos para favorecer la participación de las familias en el aprendizaje de sus hijos e hijas.

Además, en cada uno de los distritos educativos se han redactado planes de transición consensuados por los distintos agentes educativos y los centros de adscripción al distrito. El programa cuenta también con una comisión de seguimiento especializada.

Los resultados constatan la mejora

En cuanto a los resultados de Programa Tránsito según la evaluación realizada por ACCUEE, se puede constatar una mejora en la convivencia y en el clima escolar, una importante percepción de cambio metodológico, mejoras en la adquisición de las competencias clave y en la atención a la diversidad.

Asimismo, se detecta la necesidad de seguir realizando un esfuerzo en relación con la tarea de coordinación, la participación en el programa de los equipos y departamentos de orientación, la implicación del profesorado de apoyo a las necesidades especiales, el diseño y puesta en funcionamiento de proyectos comunes entre las etapas, el agrupamiento de materias en ámbitos, la participación de las familias.

En todo caso, el profesorado valora el Programa Tránsito de forma global con un 8 sobre 10 y el 84,6 % del profesorado cree que los resultados obtenidos por el alumnado son proporcionales o superiores al trabajo realizado por el profesorado para la implantación de las medidas descritas anteriormente.

Ponerlo en marcha en el resto de España

Sin lugar a dudas, la complejidad del tránsito ha de ser abordada mediante actuaciones globales como este programa que, irremediablemente, requieren una inversión en dotación de recursos y formación.

La clave ahora es pensar cómo podemos escalar las propuestas de Programa Tránsito más allá de los 32 centros que han participado en esta experiencia, cómo podemos potenciar los efectos positivos del programa y cómo se resolverán las cuestiones que se deben mejorar, pero el camino del tránsito de Educación Primaria a Educación Secundaria ya está trazado en Canarias.

¿Aprenderán de la experiencia canaria el resto de las comunidades autónomas y el propio Ministerio de Educación, ahora que se plantea una nueva Ley Orgánica de Educación? Esperemos que así sea y que pronto podamos hablar de un Programa Tránsito nacional en el cual se puedan compartir las buenas prácticas y generar un conocimiento común que permita garantizar a todo el alumnado una experiencia de crecimiento y tránsito positiva y exitosa.

Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation. Lea el original.