Life

Cómo sobrellevar con los niños el confinamiento por el coronavirus

¿Tendrá efectos secundarios este confinamiento en los menores?
Esta entrada se publicó en la ya desaparecida Plataforma de colaboradores de HuffPost. Los colaboradores controlan su propio trabajo y publicaban libremente en nuestro sitio. Si quieres denunciar esta publicación porque la consideras inadecuada, envíanos un correo electrónico

Hay que tener en cuenta que los pequeños de la casa no son como los adultos, tienen peculiaridades a nivel psicológico que los adultos tenemos que tener en cuenta para poder empatizar con ellos. También para que puedan entendernos a nosotros, dando la información de un modo adecuado y adaptada a su edad.

Cómo dar la información del coronavirus

Para darles una correcta información de lo que está pasando adaptada a su edad:

  • Utilizar siempre fuentes oficiales contrastadas por expertos: La OMS, el Ministerio de Sanidad, los colegios profesionales sanitarios, organismos oficiales, etc.
  • Tantear qué información tiene, que dudas o miedos en relación con el coronavirus. No ignorar sus miedos o emociones negativas (tristeza, enfado, rabia, etc).
  • Detectar por otra parte qué información errónea tienen o han mal interpretado
  • No esperar a que tengan dudas para hablar con ellos/as.
  • Responder a todas las dudas que les surjan si tenemos la respuesta, y si no buscar la información idónea para responder.
  • Los mensajes deben ser cortos, claros, concisos, sencillos y transmitidos con serenidad, calma y seguridad. No grandes parrafadas.
  • Darle toda la información de cómo tenemos para mantener la higiene, y no contagiarnos.

Es más, incluso es necesario antes de que hagan preguntas darles respuesta. No esperar a que tengan preguntas para poder darles información hablando con ellos/as. Es mejor que reciban la información de tu boca, y no por otros medios como las redes sociales. Para explicar lo que está sucediendo con el coronavirus recomiendo las siguientes claves:

  • Rectificar: La información errónea o mal interpretada corregirla.
  • Mostrar sinceridad en relación a qué es un virus peligroso porque se contagia con facilidad, y por ello debemos resguardarnos de él.
  • Informar de los síntomas más frecuentes: tos, sensación de falta de aire y fiebre.
  • La mayoría se recuperan, pero las personas de avanzada edad (los abuelos) son los que más deben prevenir de no contagiarse del virus.
  • Expresar serenidad, seguridad y confianza dándoles información de que se solucionará tarde o temprano porque todos estamos haciendo el confinamiento para conseguirlo. Porque hay muchos profesionales sanitarios para curar y entender el coronavirus, disminuir sus riesgos y encontrar una vacuna.

Qué hacer como padres/o familiares adultos del menor

Para un menor y adolescente es muy difícil entender y afrontar el confinamiento. Lo más probable es que muestren enfado, preocupación, rabia, tristeza, ira, etc. Algo que también como adulto sentirás tú también. No te preocupes el expresar delante de ellos estas emociones negativas; es más te recomiendo que lo hagas. Siempre y cuando expliques qué sientes y por qué, de un modo que lo entienda. Esto ayudará a que los pequeños de la casa también expresen lo que sienten y regulen así ellos sus emociones. Si encuentras a tus hijos expresando emociones negativas (llorando, enfadado, etc) no trates de que no lo hagan, simplemente acompáñalos y muéstrales cariño. No bloquees lo que siente, valídalo como natural.

Gestión del confinamiento con niños por edades

  • De 0 a 5 años no son conscientes de lo que está pasando. Mantén una rutina diaria para que el pequeño se sienta sereno, seguro y confiado.
  • Desde los 6 años ya son más conscientes de las circunstancias. Dependerá de la forma de ser del menor, si son tranquilos pueden pasar la mayor parte del tiempo jugando con sus juguetes; sin embargo, los que son más activos necesitaran más actividad física para canalizar su energía.

Claves

  • Mostrar serenidad. Los padres tenemos que estar lo más serenos posible, no es momento de activar en exceso. Los pequeños precisan en estos momentos de unos padres lo más tranquilos posibles, que tengan control de sí mismos. Los menores necesitan ahora no tanta actividad educativa y que sus padres estén calmados, que sean capaces de mantener la serenidad en este momento tan difícil y les muestren cariño y muestren amor incondicional.
  • Uso racional de Internet, que sea de contenidos adecuados para su edad. Hay que poner límites de tiempo siempre es necesario, aunque en este momento habrá que ser flexible.
  • Limitar el que vean las noticias. Los más pequeños no necesitan en este momento la información tal y como se da para los adultos. No les hace bien a los niños ahora.
  • Mantener las rutinas. Ante esta situación excepcional debemos mantener rutinas, pero es imposible que sean como en la normalidad porque la situación para nada es normal.
  • Cuidado con el misterwonderfulismo (positivismo vacío). Cuando lo estamos pasando mal, discursos “wonderfulianos” pueden hacer más daño. Esta situación es una catástrofe, nadie se siente bien en esta situación y tenemos todo el derecho a estar de mal humor y sentirnos mal, y nuestros hijos también.

¿Tendrá efectos secundarios este confinamiento en los menores?

Pues es algo que no se sabrá hasta que pase un tiempo. Es verdad que las personas en general independientemente de su edad (menores y adultos) nos vamos a ver afectados por este confinamiento.

Este encierro, incluso el aislamiento (hay un gran número de personas que están solas en casa) no es nada sano vivirlo. Aunque ahora es cuestión de supervivencia y solidaridad con las personas afectadas y los profesionales de la salud que están trabajando con ellas.

Pero, si tratamos de llevarlo lo mejor posible (no bien, porque esto no es posible) las consecuencias negativas se verán mitigadas. Las personas somos más fuertes ante la adversidad de lo que creemos. Tenemos una cualidad, la resiliencia, que es la capacidad de adaptarnos lo mejor posible a las situaciones adversas.

Así que lo importante no es caerse, lo verdaderamente crucial es poder levantarse. Y nos levantaremos.