Condenan a un anciano a dos años de cárcel por abusar sexualmente de su bisnieta

El hombre no ingresará en prisión y el juez le impondrá la medida de libertad vigilada durante seis años.
Santiago de Compostela, Spain - June 05 2018: A police van from the national police (Spanish: Policía Nacional) parked under the rain outside the police station.
Santiago de Compostela, Spain - June 05 2018: A police van from the national police (Spanish: Policía Nacional) parked under the rain outside the police station.
Gwengoat via Getty Images

Un anciano ha sido condenado este miércoles en la Audiencia de Palma a dos años de prisión por abusar sexualmente de su bisnieta entre principios de 2018 y abril de 2019, cuando la víctima tenía entre seis y siete años.

La Fiscalía, la acusación particular y la defensa han alcanzado un acuerdo de conformidad antes de la celebración del juicio previsto ante la sección primera de la Audiencia de Palma.

El Ministerio público reclamaba inicialmente que el anciano fuese condenado a seis años de prisión por un delito continuado de abuso sexual a menor de 16 años con prevalimiento de parentesco.

Se han tenido en cuenta las circunstancias atenuantes de reparación del daño tras consignar 10.000 euros reclamados en concepto de indemnización, y de diligencias indebidas, debido a la tardanza en celebrarse la vista. Además, no constaban delitos penales previos.

No entrará en prisión

A petición de la defensa, el tribunal ha otorgado al anciano la suspensión de la pena de prisión, por lo que no ingresará en la cárcel siempre y cuando no cometa ningún delito en los próximos tres años y participe en un curso de educación sexual.

De esta manera, el hombre ha reconocido que entre principios de 2018 y abril de 2019 se ganó la confianza de la niña con golosinas y regalos.

Aprovechando las ocasiones en las que se quedaban a solas, realizó tocamientos libidinosos en las partes íntimas de la menor, tanto por encima como por debajo de la ropa.

También lamió la vagina de la niña e hizo que le acariciara los genitales. Los padres de la víctima denunciaron los hechos en abril de 2019.

Además, el hombre no podrá comunicarse o acercarse a menos de 500 metros de la menor en un plazo de siete años y se le impondrá la medida de libertad vigilada por seis años.