Cuánto frío puede soportar tu perro sin llevar ropa de abrigo

Lo que tienes que saber al sacar de paseo a tu mascota durante la ola de frío polar.

Las temperaturas son extremas. La ola de frío polar, que afecta al centro peninsular hasta el jueves 14, ha puesto los termómetros bajo cero. No apetece salir a la calle, tampoco es que caminar sobre hielo demasiado sea fácil, pero hay que hacerlo si hay un perro en casa.

El frío también afecta a las mascotas y hay razas que soportan muy mal las bajas temperaturas. Así lo muestra el mensaje compartido en Twitter por la Dirección General de Derechos de los Animales, que señala cuáles son los animales que sufren más los efectos de la bajada térmica y cuáles deberían extremar las precauciones antes de salir a la calle.

Los afectados son los más pequeños. Para las razas de menor tamaño, las temperaturas inferiores a seis grados bajo cero suponen una situación crítica. Mientras, en las razas más grandes, a este punto se llega con 12 grados bajo cero.

“En situaciones de frío extremo hay que reducir el tiempo en el exterior y evitar especialmente permanecer a la intemperie sin hacer ejercicio”, apunta el veterinario Manuel Lázaro, del Colegio de Veterinarios de Madrid (COLVEMA).

Según este especialista, el frío no es una excusa para que dejar a los perros en casa.“Necesitan salir tres veces al día para hacer sus necesidades. Sólo pueden no hacerlo aquellos de pequeño tamaño que hayan sido acostumbrados a realizarlas en un lugar determinado dentro del hogar como empapadores y papel, pero incluso estos últimos deben salir al menos una vez para realizar ejercicio y socializar con su entorno”, señala.

¿Qué razas soportan mejor el frío?

La infografía de la Dirección General de Derechos de los Animales sirve como orientación. Son las razas más grandes, aunque Lázaro cita algunos ejemplos más específicos: “En este grupo están todos los nórdicos, las razas con subpelo como pastor alemán, labrador o golden y la mayoría de los grandes como mastines o boyeros”.

¿Y cuáles deben llevar ropa extra?

“Otros sí padecen más el frío y deben protegerse. Son las miniaturas, especialmente de pelo corto, como pinscher, teckel de pelo liso y chihuahua, y también los galgos, los podenco de pelo liso o los bóxer”, continúa Lázaro.

¿Cómo deberían protegerse?

Con ropa de abrigo específica para perros. “Es importante que resulten cómodos y que permitan una correcta movilidad”, explica Lázaro. “Y en casos extremos, de mucha nieve y especialmente hielo, puede ser conveniente añadir una botas tipo neopreno”, continúa. “

¿Se puede improvisar una abrigo casero?

No es buena idea. “Para aquellos que habitualmente no la usen y no dispongan de ella, se podría pedir prestada a algún conocido o vecino, o simplemente reducir las salidas al máximo secándole bien al llegar a casa si se ha mojado”, explica Lázaro para el que “improvisar algún atuendo no es sencillo ni fácil de ser aceptado por el perro”.

¿Hay que tener otros cuidados?

Sí, hay que vigilar las patas. “Ayuda poner vaselina o crema en las patas, y luego calcetines con goma o plástico”, recomienda la médico Cristina Ojeda-Thies en un hilo de Twitter con recomendaciones para el frío.

También es importante evitar los cambios muy bruscos de temperatura, pasando de estar muy calientes (cerca de una fuente de calor) al frío exterior.

¿Qué problemas de salud pueden acompañar a la ola de frío?

Los procesos frecuentes relacionados con el frío son las afecciones de vías respiratorias altas, similares a resfriados en las personas, como traqueobronquitis infecciosa canina, las lesiones en las almohadillas plantares por el hielo y los trastornos digestivos derivados de comer nieve.

¿Puede un perro sufrir hipotermia?

Es difícil. Los perros están mucho más adaptados al frío que las personas. “Si durante el paseo realizan ejercicio es muy complicado tener algún problema ya que generan mucho calor y no transpiran”, explica Lázaro. “Sólo la permanencia en el exterior, quieto durante mucho tiempo y especialmente si hace viento, podría producir algún trastorno de este tipo”, añade.

Si se diese el caso, su consejo es cubrir al perro con una manta al llegar a casa: “Debería ser suficiente si ha pasado mucho frio”.

Galgos
Getty Images
Son más altos de lo normal y son extremadamente delgados. Casi no tienen grasa, de ahí que sean altamente sensibles al frío.
Bóxer
Getty Images
Su escaso y corto pelaje no le permite soportar temperaturas muy bajas.
Crestado Chino
Getty Images/iStockphoto
Es un perro un tanto particular que se caracteriza por no tener pelo y ser de pequeño tamaño. La falta de abrigo natural hace que pasen frío al llegar el invierno.
Dogo argentino
Getty Images/iStockphoto
Su pelaje corto lo hace vulnerable a las bajas temperaturas. Por eso, si se queda solo en casa, es recomendable vigilar que no haga mucho frío en el interior.
Chihuahua
Getty Images
Su reducida constitución y el hecho de provenir de una zona cálida (México) les dificulta resistir a las bajas temperaturas. Tampoco soporta bien la humedad ni la lluvia.
Yorkshire Terrier
Getty Images
Son perros frioleros porque, a pesar de su pelo largo, éste es fino y protege menos. A esto hay que sumarle su reducido tamaño, que implica que durante los meses de invierno haya que ofrecerles unos cuidados básicos contra el frío.
Pinscher miniatura
Getty Images
El pelaje corto y la delgadez hace que sean propensos a padecer las consecuencias del frío.
Basset hound
Getty Images/RooM RF
No sólo es una raza friolera. Los basset hound son de los que además llegan a temblar cuando bajan las temperaturas.
Beagle
Getty Images/EyeEm
El truco para saber si este perro tiene o no frío es fijarse en su nariz. Si está más seca de lo habitual, no está soportando bien las bajas temperaturas. La sequedad de la piel, en general, es un indicador de que los perros tienen frío.
Bulldog francés
Getty Images/iStockphoto
Son perros de pelo escaso y corto y de ahí que suelan tener más frío. Su problema principal es que las afecciones respiratorias suelen afectarles especialmente.
Saluki
Getty Images
Su musculatura y agilidad son las causantes de que estos perros no tengan la estructura necesaria para tolerar bien el frío.
Rat terrier
Getty Images
Su reducido tamaño la convierte en una de las razas más sensibles al frío. A pesar de su cuerpo alargado y atlético, no suele pasar de los 11 kilos.
Whippet
Getty Images/iStockphoto
Muy parecidos a los galgos, son de tamaño mediano y bastante delgados. No tener grasa corporal les hace sensibles al frío.
Pitbull
Getty Images
Son bastante musculosos, pero tienen el pelo corto, lo que les hace sentir más el frío. También son propensos a afecciones cutáneas, que pueden empeorar cuando se exponen al frío.