TENDENCIAS
09/07/2020 11:56 CEST | Actualizado 09/07/2020 11:58 CEST

Descubre todo lo que tienes que saber sobre las VPN

Es el momento de escoger la más adecuada para que trabajar desde casa sea más fácil.

El HuffPost
Teletrabajo y VPN

Levantarse más tarde para ir a trabajar, establecer nuestro propio espacio home office en casa y diversas videollamadas. Estos son los ingredientes básicos que gran cantidad de empleados continúan viviendo en su día a día laboral. La situación que tenemos actualmente, ha supuesto que la vida haya dado un giro de 180º. El teletrabajo  es una de las medidas que para muchas empresas sigan siendo viables y, dada la incertidumbre que se vive actualmente, no parece que la opción vaya a descartarse a corto plazo. Para implementarla es necesario disponer de un ordenador, conexión a Internet con velocidad considerable y saber qué es una VPN para poder trabajar desde nuestro hogar. De este modo, nos permitirá desempeñar nuestro trabajo como si estuviésemos en la oficina, pero para ello es necesario conocer más a fondo en qué consisten. En este artículo desvelamos todos los detalles.

Trabajar desde casa es sinónimo de disponer de una VPN

El teletrabajo es una opción que se ha implantado en los últimos meses y para ello, se emplean VPN o servidores Proxy. Si bien parece que para muchos sean conceptos similares, lo cierto es que existen ciertas diferencias entre ellos. A grosso modo, un servidor proxy es un nodo que actúa como servidor intermedio entre el cliente y el servidor final y la VPN consiste en una red privada virtual desarrollada para redirigir el tráfico del cliente VPN mediante dicho servidor. En este caso, va cifrado y autenticado, bien a través de protocolos basados en TLS o el protocolo IPsec principalmente.

Ahondando en las VPN, hay que destacar que es un elemento indispensable para garantizar la seguridad en Internet en el momento en que teletrabajamos desde casa. La VPN permite proteger nuestros datos y actividad en línea conectando los dispositivos a un servidor que sea seguro y cifrado.

Debemos tener en cuenta que en el momento en que navegamos por la red, el tráfico es el flujo de datos existente entre nuestro ordenador e Internet. En el transcurso de este tiempo, nuestros datos están abiertos y son accesibles para cualquier hacker que tenga la posibilidad de interceptarlos. Por otro lado, en el caso de que estemos accediendo a una red Wi-Fi pública que cuente con protección con contraseña, también puede presentar según qué vulnerabilidades para los usuarios, debido a que se desconoce quiénes tienen acceso a esa red.

En el momento en que nos conectamos a una VPN, el tráfico fluye a través de un servidor remoto, es decir, un ordenador en otro lugar del mundo. En el trayecto hacia el servidor, nuestros datos se transfieren mediante un túnel de cifrado, o sea, que los datos se envían de manera que no se pueden interceptar. Dicho túnel será la conexión que se establece segura entre el ordenador y el servidor con un cifrado que se puede traducir mediante clave y que solo nosotros conocemos. En el momento en que otra persona intercepte los datos, se considerará ruido. Por todo ello, la VPN se convierte en la mejor opción para mantener los datos con plena seguridad.

¿Por qué razón es importante mantener nuestros datos seguros?

Optar por una VPN nos permitirá no tener riesgos al no proteger nuestros datos. En algunos casos, puede suponer que tengamos que recibir algunos anuncios dirigidos. Esto se produce en el momento en que los ISP venden los datos o las empresas se apropian de ellos, el historial de nuestras búsquedas y las preferencias que tengamos para confeccionar dichos anuncios. Asimismo, nuestra ubicación puede conocerse mediante la dirección IP de nuestro ordenador, pero gracias a la VPN tendremos la oportunidad de enmascararla.

Este ejemplo es un riesgo menor, pero existen otros que son mayores. En la red podemos encontrarnos con usuarios maliciosos que no tienen buenas intenciones al utilizar nuestros datos. Puede suponer un problema grave por el hecho de que los hackers, a través de herramientas enfocadas a ello, pueden interceptar nuestras contraseñas o extraer información de nuestro banco.

Además de este tipo de riesgos, emplear una VPN también significará eludir restricciones de contenido de nuestro país cuando nos conectamos a un servidor de otro país. A la pregunta, ¿sin una VPN estamos condenados a sufrir este tipo de actuaciones maliciosas en Internet? No tiene por qué, pero siempre es importante ser precavidos y optar por proteger nuestros datos. Para ello, lo mejor es apostar por una VPN de calidad con la que podamos disfrutar de seguridad en la red. 

De este modo, tendremos la oportunidad no solo de trabajar desde casa tranquilamente sin que cierta información sensible pueda ser extraída, sino que también podremos realizar compras online y búsquedas con plena confianza. Ahora es el momento de escoger la más adecuada y comenzar a trabajar de esta manera desde casa hasta que la situación se normalice por completo.