9 destinos baratos para viajar por España

España es uno de los destinos por excelencia para viajar, pero es que además puedes hacerlo de forma barata. ¡Conoce los sitios más baratos para viajar por España!
Uno de los miradores más concurridos de Lanzarote.
Uno de los miradores más concurridos de Lanzarote.
LightBurn Photo / 500px via Getty Images

Buscar sitios baratos para viajar por España es algo que prácticamente todo el mundo hace en cuanto llegan las vacaciones de verano, da igual si uno es más de playa o de montaña, de interior o de costa. Economizar gastos es una idea muy compartida y más en los tiempos actuales.

Unos prefieren desconectar de la rutina de todo el año en agosto, otros son más partidarios de esperar a que pase la temporada alta y viajan en septiembre, mientras que también están los que no se pueden aguantar y en junio o julio ya hacen las maletas.

Por suerte, existen viajes por España que sean baratos para todo tipo de gustos, aficiones y de fechas. Desde el sur de las Islas Canarias hasta el norte gallego, pasando por la majestuosa Alhambra granadina o por el entorno natural del manchego Parque Natural de las Tablas de Daimiel. Todo ello son opciones perfectas para cuidar la billetera, desconectar de la rutina y pasar unos magníficos días en familia, amigos o solo.

Desde El HuffPost os presentamos 9 destinos para viajar barato por España este verano.

Lanzarote

Las Islas Canarias es, sin duda alguna, uno de los sitios baratos para viajar en España. Tenerife y Gran Canaria son los dos reclamos principales, La Palma va a vivir su primer verano posterupción volcánica, pero Lanzarote es una de las islas más deseadas de la que todo el mundo sale maravillado cuando la visita.

La joya de la corona, problablemente, sea el Parque Nacional de Timanfaya, uno de los paisajes más únicos que hay en España. En 1730 se produjo la erupción del volcán Timanfaya, que se alargó durante seis años y que permite que ahora, casi 300 años después, se pueda disfrutar de una estampa cargada de colores rojos, ocres, negros y, por supuesto, cráteres volcánicos. Un paisaje lunar único en España.

Pero no solo se puede disfrutar de este Parque Nacional. Lanzarote está repleta de playas de las que bañarse en las aguas del Atlántico. La playa Mujeres o la playa del Papagayo son una perfecta opción. Además, desde el norte se puede cruzar a la Graciosa, la conocida como la octava isla.

Otros emplazamientos que dejan con la boca abierta al turista son la Cueva de los Verdes, el Mirador del Río o el Jardín del cactus.

Una de las playas de Lanzarote.
Una de las playas de Lanzarote.
Jean-Philippe Tournut via Getty Images

Granada

Granada no es solo uno de los sitios baratos para viajar en España. La provincia andaluza es también una de las más visitadas de la península debido a su impresionante patrimonio. La culpa: todo su entorno y una ciudad cargada de historia, culturas y monumentos icónicos como la Alhambra.

Recorrer los pasillos de la Alhambra, ver el Patio de los Leones, estar en los distintos palacios, conocer más de cerca la arquitectura de la Alcazaba o ver una panorámica completa desde el Mirador de San Nicolás es un plan perfecto para este verano. También se puede visitar el Generalife, pasear por el Albaicín, ver el Palacio de Carlos V o la catedral.

Por supuesto, es obligatorio salir de tapas por Granada. La Calle Navas es probablemente la calle más famosa de tapas, pero los bares y restaurantes de las vías aledañas y cercanas al Ayuntamiento también tienen al día cientos de clientes. Un ambientazo digno de presenciar y del que se puede salir comido de una forma económica para el bolsillo.

Además, a escasos kilómetros puede adentrarse uno en el Parque Nacional de Sierra Nevada. Todo acompañado de una gastronomía que hace las delicias de los visitantes.

La Alhambra de Granada, con Sierra Nevada al fondo.
La Alhambra de Granada, con Sierra Nevada al fondo.
hubulangxing yangfan via Getty Images

Peñíscola

Uno de los viajes más baratos por España siempre tiene como destino Peñíscola. La gran cantidad de alojamientos turísticos que tiene para todos los costes, sumado al atractivo turístico, hace que sea un reclamo y uno de los principales destinos de la provincia de Castellón.

El castillo del Papa Luna, enclavado sobre una península rocosa en plena costa, permite viajar en el templo solo con poder cruzar sus fronteras. Dentro de sus murallas se puede disfrutar de unas vistas únicas del Mediterráneo. Para aquellos amantes de la ficción y de Juego de Tronos, en Peñíscola también se puede estar en uno de los escenarios de la popular serie de HBO.

Además, las playas como la del Nord, las calas del sur permiten relajarse y disfrutar del Mediterráneo. Y si uno quiere realizar una ruta por la naturaleza, solo tiene que desplazase a la Sierra de Irta hasta llegar a la Torre de Badum.

La gastronomía local y el ambiente que hay cada día y cada noche en la ciudad hacen que sea un destino barato ideal para el verano.

Vista aérea de Peñíscola.
Vista aérea de Peñíscola.
iantfoto via Getty Images

Parque Nacional de las Tablas del Daimiel

¿Buscas un sitio barato para viajar por España? ¿Te gusta la naturaleza?¿Quieres alejarte de las grandes ciudades y disfrutar de entornos más rurales? Reservar una casa rural por unos 25 euros por persona y noche en pleno Parque Nacional de las Tablas de Daimiel es una opción más que valida para cargar pilas en este enclave natural situado en Ciudad Real.

Daimiel, Fuente el Fresno, Malagón, Torralba de Calatrava o Villarrubia de los Ojos son opciones ideales para hacer turismo rural y disfrutar al lado de los humedales de este Parque Nacional.

Las Tablas, considerado como el último representante de un ecosistema denominado tablas fluviales, se forman por el desbordamiento de los ríos en sus tramos medios, en este caso el río Guadiana y su afluente el Gigüela, favorecidos por la ausencia de pendientes.

En las más de 3.000 hectáreas de este parque, los visitantes podrán recorrer una de las zonas de especial protección de aves que hay en España, además de disfrutar de las aves que se encuentran en pleno viaje migratorio y que hacen su parada en España.

La estampa del Parque Nacional de las Tablas de Daimiel.
La estampa del Parque Nacional de las Tablas de Daimiel.
Education Images via Getty Images

Rías Baixas

Conocer la costa gallega, concretamente las Rías Baixas, es una perfecta opción para los meses de verano. Además de ser un enclave en el que uno puede escapar de las altas temperaturas, también es un viaje barato por España.

Las Rías Baixas van desde Finisterre hasta la ría de Vigo, es decir, ocupan la mayoría de la costa de la provincia de Pontevedra y parte de la costa de la provincia de A Coruña. Se pueden encontrar alojamientos por 20 euros la noche con relativa facilidad.

En ellas se puede combinar con facilidad zonas de montaña con la playa y, todo ello, sin las temperaturas asfixiantes del resto de España. La zona de Vilagarcía de Arousa es la más turística, pero no la única. La ría de Barbanza también recibe una gran afluencia y permite plantarse en Santiago de Compostela en unos 40 minutos.

¿Lo mejor? Que en todos los kilómetros se puede saborear del tan deseado marisco gallego a precios asumibles. Por todo ello, la costa gallega de las Rías Baixas es una magnifico sitio barato para viajar por España.

Una playa de Nigrán, con la montaña al fondo.
Una playa de Nigrán, con la montaña al fondo.
Mercedes Rancaño Otero via Getty Images

Costa de Almería

¿Un destino barato en el sur de España? Por menos de 20 euros la noche se puede conocer la maravillosa costa de Almería, que va desde Pulpí, limítrofe con Murcia, hasta Adra, en el otro extremo junto a Granada. En total, recorre casi 220 kilómetros de extensión y tiene 14 municipios.

La capital es un destino ideal para conocerla en verano. Con más de un milenio de historia, Almería tiene atractivos para tener unas imborrables vacaciones. Emerge como gran reclamo la Alcazaba, que es la mayor fortificación construida por las dinastías árabes en España.

La catedral de la Encarnación o el museo de Almería, así como el monumento a los Mártires de la libertad son sitios de obligada visita en caso de viajar a la provincia andaluza.

Pero la costa de Almería es mucho más que Almería. Las aguas del Mediterráneo bañan las playas de pueblos y ciudades conocidos por todos: Roquetas de Mar, Mojácar, Carboneras, Vera, Berja o Aguadulce.

En caso de no querer playa todo el día y buscar combinarlo con excursiones, el turista también puede desplazarse al Parque Natural del Cabo de Gata, un lugar único para disfrutar de la naturaleza con sus paisajes salvajes, escarpados acantilados y playas remotas.

La catedral de Almería.
La catedral de Almería.
Geography Photos via Getty Images

Cáceres

Extremadura es uno de los destinos más baratos de España y la provincia de Cáceres es una de las más desconocidas de España. El turista, cuando la termina de recorrer, sale maravillado de los monumentos, los cascos históricos y la gastronomía.

Disfrutar de los mejores quesos, jamones y embutidos después de visitar el casco histórico de Cáceres, declarado Patrimonio Mundial por la Unesco en 1986, así como su catedral o el Museo Helga de Alvear, que ha conquistado hasta al National Geographic, es un plan idóneo para este verano.

Además, la provincia cuenta con municipios tan espectaculares como Trujillo. El castillo de esta pequeña localidad sirvió como escenario de Juego de Tronos y Ken Follet o Leonardo DiCaprio comprobaron de primera mano su belleza.

Plasencia, a menos de una hora en cocha de Cáceres, es otro reclamo turístico. Miles de personas se acercan cada año a ver sus catedrales vieja y nueva, el Palacio del Marqués de Mirabel o la Plaza Mayor.

La Plaza Mayor de Cáceres, en Extremadura.
La Plaza Mayor de Cáceres, en Extremadura.
Education Images via Getty Images

Teruel

¿Dónde ir de vacaciones en España barato? ¿Dónde puedo escapar de las asfixiantes olas de calor de las grandes ciudades? Teruel es una respuesta más que válida para hacer una escapada este verano.

La ciudad aragonesa, donde se puede pasar una noche por unos 25 euros, cuenta con un casco histórico capaz de sorprender al turista: la catedral de Santa María de Mediavilla, la Plaza del Torico, la Torre de San Martín o la Escalinata del Óvalo.

Además un plan ideal e innovador para toda la familia es visitar Dinópolis, abierto hace en 2001 como un parque temático, cultural y científico dedicado a la paleontología y los dinosaurios.

Pero Teruel no solo brilla por su capital. Su entorno natural y algunos de sus núcleos más pequeños como Albarracín ocupan siempre las primeras posiciones en los ránkings de mejores zonas rurales de España. Además de Albarracín, Valderrobles o Alcañiz también emergen como destinos imprescindibles de visitar si uno viaja a Teruel.

Panorámica de la villa medieval de Albarracín.
Panorámica de la villa medieval de Albarracín.
Raquel Maria Carbonell Pagola via Getty Images

Murcia

Los comentarios en tono de burla hacia Murcia y los murcianos son una constante en redes sociales, pero la realidad es que la ciudad, sus gentes y la gastronomía cautiva a todo aquel que la visita. No es para menos. Su combinación la convierte en uno de esos sitios baratos para viajar en España que todo el mundo debería tener marcado en rojo.

La catedral, que combina tendencias del estilo gótico, barroco, renacimiento y neoclásico, es una parada obligatoria si se viaja a Murcia. Otros emplazamientos a los que hay que acudir sí o sí son el Casino y el popular Teatro Romea.

En caso de querer escapar del calor y darse un chapuzón, solo hay que coger el coche y recorrer los menos de 50 kilómetros que separan a Murcia de las playas más cercanas.

Además, también se puede visitar Cartagena. Una ciudad con un teatro romano imponente, uno de los últimos refugios republicanos de la Guerra Civil o el ARQUA, Museo de Arqueología Subacuática. Ahí se podrán comprobar de primera mano los trabajos realizados en la costa de Mazarrón para recuperar antiguos barcos fenicios.

Vista de la catedral de Cartagena.
Vista de la catedral de Cartagena.
Matt Scholey via Getty Images

En definitiva, conocer la geografía española sin la necesidad de hacer grandes desembolsos es más que asumible. Porque sí, porque viajar por España de forma barata es posible.