NOTICIAS
05/03/2020 17:04 CET | Actualizado 06/03/2020 09:00 CET

Madrid estudia cerrar los centros de día tras la expansión del coronavirus en varias residencias de mayores

España registra su cuarta víctima, una anciana interna en una de las residencias afectadas, mientras la OMS ve "signos preocupantes"

COMUNIDAD DE MADRID
Residencia La Paz

Una persona ha fallecido y 20 han dado positivo por coronavirus este viernes en un centro de mayores de Valdemoro. Se trata de una mujer residente en el Centro mayores de aquella localidad, según ha confirmado la Comunidad de Madrid.

En el centro, donde hay 20 positivos -de los que 16 son usuarios o trabajadores-, de los que cuatro se encuentran en UCI, se ha decretado la suspensión inmediata de la actividad.

La muerte de esta mujer es la segunda en la Comunidad de Madrid y la cuarta en España, después de que este jueves falleciese una anciana de 99 años en la madrileña Residencia de la Paz. Asimismo, en este centro ocho residentes y una trabajadora han contraído la enfermedad.

Además de ella, el Covid-19 ha alcanzado a diez internos, una auxiliar de enfermería y otros dos pacientes hospitalizados. Con sus casos, Madrid sigue siendo la comunidad más afectada en términos cuantitativos de España, cuyo conjunto se aproxima a los 300 positivos.

La reacción de la Comunidad de Madrid ha sido casi inmediata. Esta misma tarde circulaba entre sus trabajadores un “borrador no oficial”, como ha podido saber El País, que contempla medidas como el cierre de los centros de día y la restricción de las visitas a las residencias, incluidas las de los familiares.

Preocupa la expansión del virus entre el sector de población más en riesgo, los ancianos. Según fuentes del sindicato CSIF, el coronavirus se ha expandido en uno de los módulos del centro de La Paz, con capacidad para entre 70 y 80 personas. Poco más tarde se han conocido, al menos, otro par de casos en una residencia en Valdemoro (Madrid).

Sanidad pide cautela y “actuar sin sobreactuar”

Pero fuera de Madrid, el conteo también se ha incrementado notablemente en La Rioja, Cataluña, Comunidad Valenciana y otros territorios. La cifra de positivos en toda España ya se sitúa por encima de los 261 confirmados por Sanidad a media tarde.

Sin embargo, el propio ministro del ramo, Salvador Illa, ha vuelto a pedir cautela. En sus palabras, “si seguimos todos los consejos de las autoridades sanitarias, seguiremos en fase de contención”. Lo ha hecho antes de ofrecerse a comparecer en la Comisión de Sanidad del Congreso, “para actualizar la evolución en sede parlamentaria”.

A diferencia de Italia, que ayer decidió cerrar escuelas y universidades hasta el 15 de marzo –una medida que comienza a sonar en Francia y que Grecia va a aplicar 48 horas– así como suspender un gran número de eventos deportivos y de ocio, España mantiene la calma. “Actuar sin sobreactuar”, ha puntualizado Fernando Simón en su comparecencia conjunta con el ministro.

El director del Centro de Alertas y Emergencias Sanitarias, siempre en un tono sosegado desde que tomó protagonismo al inicio de la crisis, sí ha querido dejar un mensaje algo más contundente. No hay que temer un posible desabastecimiento de productos médicos salvo que “no cerremos todas las iniciativas conjuntas de compra a nivel nacional e internacional”.

Mientras las autoridades sanitarias españolas llaman a la sensatez frente al pánico, se suceden las cancelaciones de eventos nacionales e internacionales, siguen restringiéndose vuelos a las denominadas “zonas de riesgo” y el mundo continúa pendiente de la actualización del número de casos.

“Signos alentadores” en Corea y en China

En China y fuera de ella continúa el goteo de confirmaciones, aunque en esto la OMS busca el lado positivo. El gigante asiático muestra una evolución positiva, con una reducción en el número de nuevos casos. Apenas 143 en las últimas 24 horas; con hasta ocho provincias sin ningún positivo más en los últimos 14 días, cita la Organización. No obstante, la gravedad de los datos globales –más de 80.000 contagiados y de 3.000 muertos– hace que cualquier balance deba ser mesurado.

También se ve relativa mejoría en Corea del Sur, pese a us más de 6.000 positivos conocidos y 35 muertes. “Vemos signos alentadores. El número de nuevos informes parece estar disminuyendo y los casos que se informan se identifican principalmente de grupos conocidos”, vuelven a señalar. No ocurre lo mismo con otro gran foco del brote, Italia, que hoy ha alcanzado la cifra de 148 víctimas y casi 4.000 contagiados. Una evolución aún sin freno.

En términos globales, la OMS mantiene una posición de relativa alerta. En sus conclusiones de este jueves tras la reunión de cada día han defendido que, pese a todo, la solución a la crisis “está en nuestras manos”. Para el máximo estamento en materia de salud, hay que huir del catastrofismo, del no se puede hacer nada que solo conducirían “a la profecía autocumplida”. Pero al mismo tiempo han dejado caer que hay “signos preocupantes” en la evolución del virus.