El augurio de Bill Gates sobre lo que pasará después del verano

El magnate se pronuncia en la CNN sobre una posible crisis económica a raíz de la invasión rusa de Ucrania.
Bill Gates, cofundador de Microsoft.
Bill Gates, cofundador de Microsoft.
Alexandra Beier via Getty Images

Bill Gates se ha pronunciado en la CNN sobre la posibilidad de una crisis económica global a cuenta de la invasión rusa de Ucrania. El magnate ha relacionado la guerra con la pandemia de Coronavirus que a día de hoy sigue azotando a numerosos países.

En la CNN, el fundador de Microsoft ha señalado que la crisis por la guerra de Vladimir Putin se va a unir con la crisis que ya había por el Covid, algo que va a tener repercusión en todos los países porque “los niveles de deuda de los gobiernos ya eran muy, muy altos, y ya había problemas en la cadena de suministro”.

Gates ha sido claro y ha usado la palabra que muchos mandatarios no quieren ni oír: desaceleración: “Es probable que acelere los problemas inflacionistas que tienen las economías del mundo rico, y que fuerce un aumento de los tipos de interés que acabe provocando una desaceleración económica”.

El filántropo ha mostrado su preocupación por la posición de los pesimistas ya que, ha indicado, su argumento parece acertado: “Me temo que los pesimistas tienen un argumento bastante fuerte que me preocupa mucho”.

Con esta situación a la vuelta de la esquina, Gates ha aconsejado a la población que se prepare: “Sólo se puede ser optimista a largo plazo si se es lo suficientemente pesimista para sobrevivir a corto plazo”. Es decir, ahorrar como un pesimista teniendo un buen colchón económico, e “invertir de forma optimista”.

Países como India, Reino Unido y Estados Unidos han aumentado los tipos de interés para controlar la inflación lo que para Gates es un signo claro de que se avecina una desaceleración tras el verano.

El magnate ha señalado además que los problemas de las grandes potencias pueden desencadenar que los países menos desarrollados se queden todavía más aislados.

Niño Becerra y “el último verano”

Carles Francino le preguntó por la situación financiera por la que podría pasar España después del verano y la respuesta todavía resuena semanas después. Afirmó Niño-Becerra que en países como España e Italia este va a ser “un verano un poco carpe diem” porque se va a notar que los ciudadanos llevan dos años de restricciones, de pandemia y de confinamiento en general.

También habló de que lo más probable es que las familias gasten todo lo que ahorraron durante los dos años de pandemia en pagar los incrementos de precios actuales.

“Gran parte de la población no quiere pensar en lo que puede pasar dentro de tres meses y un poco este es el último verano. El otoño, todo apunta a que va a ser complicado. Es una cosa psicológica, vivamos el momento y después ya veremos lo que sucede”, dijo el economista.

Sobre qué pueden hacer los ciudadanos, Niño-Becerra explicó que “de cara a la inflación sería bueno que todos redujéramos el consumo de todo porque la producción podría recuperarse y se igualaría oferta y demanda, cosa que ahora no sucede”.