NOTICIAS
28/11/2019 19:42 CET

'El HuffPost' dejará de utilizar el término “cambio climático” para referirse a la “crisis climática”

Llamará “negacionistas de la crisis climática” a todos los que cuestionan la gravedad de la situación medioambiental.

avstraliavasin via Getty Images
Oso polar en el Ártico.

El HuffPost dejará de utilizar el término “cambio climático” en todas sus informaciones. De esta forma, se une al requerimiento de científicos de todo el mundo que llevan meses abogando por sustituirlo y emplear “crisis climática” o “emergencia climática”.

El lenguaje está en cambio constante y, del mismo modo que la violencia doméstica evolucionó a los mucho más certeros ‘violencia de género’ o ‘violencia machista’, lo que empezó siendo un cambio climático es ya una crisis total que ya afecta al futuro del planeta. Urge tomar medidas sin la menor dilación.

Con el cambio de terminología, El Huffpost aspira a ganar en precisión científica y a trasladar de forma más clara a los lectores el alcance del problema. Del mismo modo, se empezará a emplear el término “negacionistas” o “negacionistas de la crisis climática” o “negacionista de la emergencia climática” para referirse a todos aquellos que cuestionan la gravedad de la situación medioambiental. 

'El Huffpost' aspira a ganar en precisión científica y a trasladar de forma más clara a los lectores el alcance del problema

El lenguaje nunca es inocente. Cambio climático denota una modificación suave en la que el ser humano no es necesariamente partícipe o responsable, mientras que al utilizar el nombre crisis se gana en precisión. La Real Academia de la Lengua define ‘crisis’ en su primera acepción como “Situación grave y decisiva que pone en peligro el desarrollo de un asunto o un proceso”.

Este mismo jueves, el Parlamento Europeo ha declarado “la emergencia climática en la UE”. Los representantes del Partido Popular europeo se han posicionado en contra de calificarlo como “emergencia”, mientras que los ultraconservadores consideran que estos hechos son simplemente “falsedades no probadas”. El texto aprobado ha sido propuesto por el grupo de Socialistas y Demócratas (S&D), los liberales de Renew Europe y la Izquierda Unitaria Europea (GUE) sumado al apoyo de Los Verdes.

“Es fundamental acometer una acción inmediata y ambiciosa para limitar el calentamiento global a 1,5ºC y evitar una pérdida ingente de diversidad biológica”, apunta el Parlamento. Dejar de hablar de cambio climático para emplear “crisis” no ayudará a rebajar ni una décima el calentamiento, pero sí aspiramos a que nuestros lectores sean conscientes de que afrontamos una crisis planetaria que, si no lo remediamos, derivará en una catástrofe para toda la humanidad.

NUEVOS TIEMPOS