ECONOMÍA
04/08/2020 13:50 CEST | Actualizado 04/08/2020 14:39 CEST

El Tribunal de Cuentas detecta 158.000 euros no subvencionables en su primer examen a la contabilidad de Vox

La formación ultraderechista declaró haber gastado poco más de un millón de euros en las elecciones generales del 28 de abril.

Sergio Perez / Reuters
Santiago Abascal, presidente de Vox, durante la protesta contra el Gobierno durante el estado de alarma.

El Tribunal Cuentas ha detectado que Vox incurrió en gastos por un total de 158.000 euros que no son subvencionables en las elecciones generales del 28 de abril, las primeras cuentas de la formación liderada por Santiago Abascal que se someten al examen del órgano fiscalizador.

Las elecciones del 28A supusieron el ‘salto’ de Vox a la política nacional y la primera vez que el partido logró representación en las Cortes Generales, con 24 diputados en el Congreso. Eso implica también que sus cuentas deben ser revisadas para tener acceso a las subvenciones electorales que contempla la Ley de Régimen Electoral General, la LOREG.

Según figura en el informe, recogido por Europa Press, Vox declaró haber gastado poco más de un millón de euros en estos comicios. De ellos, el Tribunal de Cuentas detecta que incurrió en gastos “irregulares” por un total de 158.108,58.

De estos gastos que quedan por tanto excluidos de las subvenciones electorales, 112.488,95 euros fueron destinados a conceptos que no tienen la consideración de gasto electoral; otros 2.982,65 euros fueron gastos realizados fuera del periodo establecido y los restantes 42.636,98 euros corresponden a gastos de publicidad en prensa, radio u otros medios digitales antes del inicio de la campaña electoral, lo que no está permitido por la Loreg.

Además, Vox declara haber gastado casi 840.000 euros en el envío de propaganda electoral, de los que el Tribunal Cuentas deja 870 euros fuera de ser subvencionados por no cumplir con los requisitos exigidos.

Para los procesos electorales los partidos políticos están obligados a abrir una cuenta bancaria específica desde la que gestionar sus gastos e ingresos. Vox cumplió con este requisito para los comicios del 28A, según refleja el Tribunal de Cuentas, pero también realizó pagos por valor de 4.000 euros con cargo a otra cuenta. Además, gastó hasta 3.180 de la cuenta del 28A una vez pasadas las elecciones, lo que no está permitido.

El Tribunal de Cuentas también detecta que Vox declaró 20.000 euros de viajes realizados con motivo de las elecciones generales en la contabilidad de los comicios al Parlamento Europeo de tan solo un mes después.

Más de 52.000 euros en gastos no cumplen los requisitos

En estas elecciones europeas, Vox declara gastos ordinarios por valor de 247.000 euros. Pero igual que en las del 28A, el órgano fiscalizador excluye de ser subvencionados una serie de gastos que no cumplen los requisitos, en este caso por un importe de casi 52.600 euros.

De ellos, casi 33.000 son gastos que el Tribunal de Cuentas considera que son de naturaleza no electoral, mientras que otros 19.725,42 euros tienen una “justificación insuficiente”.

En cuanto a la propaganda electoral, en este caso Vox declara un gasto total de 200.000 euros, de los que el Tribunal de Cuentas excluye 54.764,87 euros como susceptibles de ser financiados con subvenciones electorales.

Photo gallery Santiago Abascal (Vox) alzando el brazo See Gallery