POLÍTICA
17/07/2019 07:28 CEST | Actualizado 17/07/2019 09:32 CEST

Los fantasmas veraniegos electorales: Más Errejón y España Suma

El desencuentro entre PSOE y Unidas Podemos reaviva el debate sobre una nueva cita con las urnas.

HuffPost Spain

Apenas quedan cinco días para que arranque la sesión de investidura. Las versiones oficiales de los partidos es que nadie está por la repetición electoral. Sería un fracaso ir otra vez a las urnas el próximo 10 de noviembre. Pero la realidad es que Pedro Sánchez no tiene los apoyos asegurados, la votación está perdida a día de hoy.

En los cuarteles generales de los partidos ya sí se plantea internamente la posibilidad de esa repetición. El portavoz del PNV en el Congreso, Aitor Esteban, lo vaticinaba este martes en los pasillos del Congreso: parece difícil que se acerquen Unidas Podemos y el PSOE y augura unas nuevas elecciones en otoño.

El PP y Ciudadanos no están por la labor de abstenerse, según han apuntado las direcciones durante esta semana. Y socialistas y ‘morados’ tendrían oficialmente tiempo de llegar a un acuerdo hasta el 25 de septiembre. Tocan unos días y semanas de presiones psicológicas, declaraciones a través de los medios y contactos que no pueden ser revelados. Pero las posiciones siguen inamovibles.

¿Y si hay que ir a elecciones? ¿Qué pasaría? ¿Se repartirían otra vez las cartas? Según el barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), el 84% de los españoles votaría otra vez a la misma opción. Y, además, el clima general entre los ciudadanos es de hartazgo: la preocupación por la clase política está en su máximo histórico desde 1985. El 49,7% de los ciudadanos no quiere volver a votar frente al 36,7% que no le importaría, según un reciente sondeo de La Razón.

Y en esos inciertos días en los que el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, ha dado por rotas las negociaciones con Podemos y se dibuja un futuro negro para la investidura han aparecido viejos-nuevos fantasmas entre muchos políticos. La repetición electoral no tendría por qué ser un calco del 28-A. Teorías, nervios, presiones, cálculos. A falta de actividad parlamentaria, sus señorías contemplan muchas posibilidades entre las serpientes de verano, los deseos y las intuiciones.

La sombra de Errejón es alargada

En las últimas horas se ha leído y releído mucho la entrevista que ha dado Íñigo Errejón a El Mundo. El titular era: “Hay claramente un espacio para otra fuerza progresista no sectaria”. En sus declaraciones decía que estaba centrado en Madrid, pero no rechazaba tajantemente un salto a la política nacional: “En política he aprendido a no descartar casi nada. Pero no estamos en eso, sino en construir Más Madrid. Que eso luego sirva de inspiración para otro lugares nos alegraría, pero los tiempos de la política y los de la actualidad no son los mismos”.

EFE

El propio Errejón reconocía que ese ruido se está azuzando puede ser parte de una presión por ciertos sectores a Podemos para apoyar a Sánchez ante el miedo de un peor resultado en otoño y la irrupción de un nuevo partido en su espectro.

Y reflexionaba: “Puede que haya gente que de buena voluntad lo espere, o lo desee. En un momento de expansión de PSOE, nosotros hemos sacado un resultado sin parangón desde posiciones alternativas al PSOE. Puede haber mucha gente que lo vea con una legítima y para mí encantadora esperanza, pero tenemos que decir que vamos a construir Madrid”, explicaba.

En sectores de Podemos lo ven más como parte de una estrategia de presión lanzada desde La Moncloa y Ferraz para que Iglesias acabe cediendo y formando Gobierno. El propio Pablo Iglesias decía en la entrevista en Al rojo vivo que no da por rotas las relaciones y que confía finalmente que acabe cediendo el PSOE para formar un Gobierno de coalición. Todo enmarcado dentro de la gran batalla por el relato que se está viviendo.

Desde Más Madrid siguen diciendo que están centrados en la Comunidad y que Errejón ha contestado lo mismo de mayo

Desde Más Madrid se insiste en que su proyecto se centra solo en la Comunidad y que desde mayo han contestado claramente sobre este tema. No obstante, muchos dirigentes de Podemos no se fían del todo de Errejón y siempre piensan no se intentará quedar en el ámbito regional y que siempre le ha gustado moverse en la política nacional.

En Ferraz miran con detenimiento las encuestas que hay y subrayan que el CIS, por ejemplo, señala una fuerte subida del PSOE, que podría llegar hasta casi el 40% -en abril obtuvieron el 28.6%-. Pero, también preocupa entre muchos dirigentes que baje la fuerte participación que hubo entonces, como sucedió en las europeas, autonómicas y municipales del 26-M, y que el balance entre bloques de derechas e izquierdas sea más ajustado. También se tiene en cuenta que como pasó el 26-M Vox no dé tanto miedo entre su electorado y, además, se traspase voto de nuevo al Partido Popular.

El debate sobre la división en la derecha

¿Y en el espectro de la derecha? Las tres direcciones siguen instaladas en sus posiciones, peor a título individual, especialmente entre algunos parlamentarios del Partido Popular, se ve con buenos ojos buscar fórmulas para unirse. El espejo es la coalición Navarra Suma -PP, Cs y UPN- que ha funcionado bien a nivel autonómico.

Estas fórmulas no son nuevas del todo. Por ejemplo, antes de las elecciones del 28-A, Pablo Casado pidió a Vox no presentarse en las circunscripciones más pequeñas e intentó, además, ir en listas conjuntas con Ciudadanos en el Senado. Esa Cámara es esencial en estos momentos, al ser la que puede aplicar el artículo 155 en Cataluña -la primera medida que prometió el PP aprobar si llegaba a La Moncloa-.

Uno de los objetivos más claros que se ha marcado Casado desde que llegó a Génova es que el Partido Popular vuelva a ser la gran casa del centro-derecha. Y ya lo advirtió: al final el PSOE se hizo con la mayoría absoluta de la Cámara Alta, algo que no lograba desde 1993.

EFE

Desde la dirección de Cs se ha rechazado esta semana la opción de listas conjuntas PP-Ciudadanos. Albert Rivera sigue de lleno en su intento de lograr el sorpasso y quiere convertirse en el líder de la oposición durante esta legislatura. El ‘número dos’ del partido, José Manuel Villegas, descartaba este lunes la opción de una coalición al estilo Navarra Suma y decía que era “política ficción”.

“Los españoles se merecen una oferta de Cs y no puede ser de ninguna otra marca electoral”, afirmaba, antes de señalar que una candidatura conjunta con el PP sería “poner más incógnitas a los votantes que soluciones”. 

España, sin acuerdo político y oliendo a nuevas elecciones. Todo son presiones, deseos, posibilidades y serpientes de verano.

Photo gallery Sánchez gana las elecciones See Gallery