POLÍTICA
15/02/2020 21:42 CET

Isa Serra: "A los que sostienen políticas de especulación les interesa seguir criminalizando la protesta"

La portavoz de Unidas Podemos en la Asamblea de Madrid acaba de ser juzgada por participar en las protestas contra un desahucio.

CARLOS PINA
Isa Serra

El juicio a Isa Serra, acusada de altercados contra la policía en un desahucio de 2014, ha quedado visto para sentencia. La portavoz de Unidas Podemos en la Asamblea de Madrid fue señalada por la Policía como la líder de una protesta contra el desahucio de Antonio un 31 de enero en Lavapiés. El hombre tenía una enfermedad crónica y, como ya es habitual, colectivos a favor de una vivienda digna acudieron a las puertas de su casa para intentar evitar el desalojo por parte de las fuerzas de seguridad. 

Según la Policía, Isa Serra lideró esa protesta y lanzó objetos contra los agentes, les insultó y participó en los altercados posteriores. Algo que no han podido demostrar más que con su palabra. “Nosotros llevamos 115 vídeos de lo que pasó ese día, solo aceptaron 45 y de ellos sólo se me ve en tres ocasiones intentando protegerme, apartándome, cuidándome y alejándome de la violencia”, explica Serra a El HuffPost

El desalojo de Antonio comenzó a las 7 de la mañana pero la ahora portavoz de Podemos en Madrid no llegó hasta mediodía, ya que estaba en la universidad. “En un primer momento la gente estaba calmada, aunque ya había habido detenciones. No entiendo cómo se puede detener a una persona a la que hay que llevar en ambulancia a comisaría”, lamenta. Serra asegura que poco a poco, “fue habiendo más tensión y la gente empezó a gritar, hubo cargas policiales y se tiraron objetos a la Policía, que se fue retirando”.  

EFE

Identificaciones un mes después

No se detuvo a nadie ese día, pero un mes después, Serra se enteró de que estaba denunciada por varios agentes municipales. “Era un momento en el que había sido el 15M y los desahucios eran una realidad constante, como ahora. De hecho el día que me juzgaron había tres”, argumenta buscando una explicación a esas identificaciones “irregulares”. 

Serra sostiene que la identificación fue irregular porque no la hicieron los agentes municipales, “que eran los afectados”, sino la Brigada Provincial de Información. “Se inició la identificación a partir de unos vídeos que ellos ven pero que no han presentado, además unos dicen que lo vieron en vídeos colgados en internet y otros dicen que son imágenes del Ayuntamiento”. “Nosotros hemos pedido que, si de verdad han identificado a los participantes en esos vídeos sin ningún género de dudas, aporten los vídeos, pero no lo han hecho”, dice. 

Serra asegura que inicialmente había “trece declaraciones, pero ahora son tres los que dicen que les insulté”. Incide, además, en que los insultos son falsos. Una policía declaró que le había dicho que “ojalá su hijo tuviese una pistola para pegarle un tiro”. “Quizá sea lo que más me ha afectado del juicio”, lamenta.

“Le dije al juez que no entendía la actuación de algunas de las acusaciones porque hay dos agentes diciendo que yo les dije la brutalidad de que su hijo le pegase un tiro en la cabeza y no sé cómo pueden decirlo con tanta seguridad en un juicio de una persona que no lo ha hecho”, recuerda. “Me parece perverso que digan que yo he atacado a mujeres por el hecho de ser policías y que las he deseado que su hijo les pegase un tiro. Creo que también lo vinculan al hecho de que soy feminista”. 

“Confío en salir absuelta”

“Creo que ha quedado claro que no he cometido ningún tipo de delito en este proceso”, asegura. La diputada de Madrid se ha sentido muy arropada, no sólo por la concentración que hubo a las puertas de los juzgados, sino también el resto de días por redes sociales. “Creo que ha salido bien y confío en salir absuelta con todas las garantías”, asegura. 

Para ella, la fiscalía “ha asumido la versión policial sin nada más que sus declaraciones y es importante recalcar que una mera declaración de alguien, sea policía o ciudadano de  a pie, si no tiene elementos objetivos en los que basarse no puede ser una prueba”. 

Motivaciones políticas

Lo dijo en el juicio y lo repite. Serra piensa que detrás de su acusación hay motivaciones políticas. “En primer lugar porque creo que cuando se me identifica por parte de la Brigada de Información es porque ya me conocen de haberme visto en numerosas manifestaciones y porque sabían que yo participaba en espacios políticos y sociales”, reflexiona. Esto la preocupa porque “me temo que la fiscalía ha mantenido los delitos porque se da por hecho que por participar en un colectivo es más creíble que hayas cometido este tipo de delitos”.  

Afirma que si hay motivaciones políticas también tiene que ver con que es portavoz de la Asamblea de Podemos de Madrid. “Por un lado, creo que el proceso está condicionado porque soy una cara pública, cosa que por otro lado es bueno, porque creo que el hecho de que sea tan mediático el caso permite poner el foco sobre las cuestiones y que haya más garantías”, reflexiona, “hay juicios a personas activistas sociales que no son tan conocidas y no ha salido igual”. 

La otra explicación que encuentra es que “hay grupos políticos que tienen intereses en que salga condenada y poder decir que yo he cometido esos delitos”. Pero cuando Serra compartió con la sala sus preocupaciones en cuanto a los intereses políticos del juicio, el juez le dijo que le garantizaba que un tribunal “jamás va a aceptar una mediación política”. “Yo confío en ello y en que el tribunal que me juzga a mí no sea político”

Una legislación dura

Serra piensa que quizá se debería revisar la legislación. Ahora más que nunca pueden proponerlo, ya que su grupo político está en el Gobierno de coalición. “Este tipo de casos son muy usuales y yo he sido juzgada por manifestarme frente a un desahucio, ya que no he cometido ninguno de los delitos de los que se me acusan”, dice. Cree que tiene que ver con que “a los que sostienen políticas de especulación y antisociales les interesa seguir criminalizando a quienes denuncian esas políticas” y leyes como la llamada Ley Mordaza “profundizan esa facilidad por parte de las instituciones de criminalizar a quienes protestan por la injusticia y, desde luego, hay que avanzar y hacer cambios profundos para que esto no sea así”. 

Serra asegura que le produce “tristeza” ver “que se dedique tiempo y recursos policiales a inculpar a personas que se manifiestan contra un desahucio”. Entiende que “hay cuestiones que la policía tiene que denunciar e investigar, pero creo que en este procedimiento ha habido interés de culpar”. 

Es consciente de que la mediatización de su caso ha ayudado a que se la juzgue con todas las garantías. Pero no siempre es así: “Yo confío en el Tribunal Superior de Justicia de Madrid pero creo que aún hay que hacer muchos cambios para que la Justicia sea accesible a todo el mundo y cuente con todas las garantías para que todos los procesos sean justos”, sentencia.