Life

¿Es peligroso el vapeo?

Tras las 39 muertes en Estados Unidos, preguntamos a dos médicos con posturas antagónicas sobre los cigarrillos electrónicos. Ellos dan sus argumentos para que tú saques las conclusiones.

“El vapeo salva vidas”. Con este polémico eslogan decenas de personas se presentaron ante el Ministerio de Sanidad el pasado septiembre para quejarse de la campaña del Gobierno El tabaco ata y te mata, que metía en el mismo saco al tabaco convencional y al cigarrillo electrónico. Tres meses después siguen defendiendo el mismo lema, aunque el panorama es mucho más complejo.

A la crisis de EEUU, con 39 muertos y más de 2.000 casos de lesiones pulmonares por el uso de cigarrillos electrónicos con productos de vapeo ilegales, de los cuales un 80% eran menores de 35 años, se suma un fallecido en México por las mismas causas y los resultados de nuevas investigaciones. Un estudio de la Sociedad Europea de Cardiología confirmaba recientemente los efectos dañinos de los componentes químicos del cigarrillo electrónico en pulmones, vasos sanguíneos y cerebro y un nuevo informe ponía el foco sobre el aumento de consumo de cannabis a través de los cigarrillos electrónicos entre los jóvenes españoles de 14 a 18 años.

“El consumo de cannabis ha aumentado en jóvenes españoles de entre 14 y 18 años a través de los cigarrillos electrónicos”

El bloque de médicos antivapeo tiene argumentos de sobra para afianzarse en su postura, aunque frente a ellos se presenta otro grupo también de médicos que defiende el papel protagonista de los cigarrillos electrónicos como mecanismo para reducir la dependencia del tabaco o como alternativa menos dañina para la salud. Ya lo tiene en Reino Unido, donde han puesto en marcha un tratamiento dual con parches de nicotina y han logrado reducir el número de fumadores al 17% de la población.

Por si el debate no estuviese lo suficientemente caldeado, más incluso que hace 14 años cuando irrumpieron estos dispositivos en el mercado español y la sociedad médica en bloque se mostró desconfiada ante sus posibles efectos, en los últimos años han surgido nuevas dudas con la llegada de nuevos dispositivos de calentamiento de tabaco, como el Iqos (Philip Morris). “El cigarrillo electrónico no contiene tabaco, sino un líquido, que es a base de glicerina y de propilenglicol, y puede contener nicotina y saborizantes. El tabaco calentado sí contiene tabaco, pero que no se quema, sino que se calienta”, explica Ignacio González, científico español que trabaja para la tabacalera Philip Morris International en Suiza en una entrevista a El HuffPost Life.

“Los estudios nos indican que los cigarrillos electrónicos y el tabaco calentado son menos perjudiciales para la salud que continuar fumando cigarrillos. Ahora bien, no tienen riesgo cero. El vapor de Iqos tiene una reducción de estos compuestos químicos tóxicos en unos niveles de alrededor de un 95% comparado con el humo del cigarrillo, pero son productos pensados para fumadores adultos que no van a dejar de fumar”, señala González

Pero estos dispositivos no buscan que se deje de fumar, ya que también generan adicción. “Iqos está pensado para proporcionar la misma cantidad de nicotina que un cigarrillo. La razón fundamental es la aceptabilidad. Si queremos que un fumador se cambie a estos productos hay que reproducir la experiencia sensorial y el aroma”, reconoce González.

La conquista de 10 millones de fumadores

La situación de Reino Unido nada tiene que ver con España, donde fuma el 23,3% de la población adulta, un 3,3% más que en 2017, según la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC). La cifra de fumadores diarios asciende al 34% de la población adulta, según el Ministerio de Sanidad. “Hay 10 millones de fumadores adultos activos. La penetración es el doble que en Reino Unido”, apunta Javier Valle, director general de Juul Labs en España.

Por eso, el mercado español resulta fundamental dentro de la gran batalla que libran los gigantes del tabaco, Philip Morris, British American Tobacco, JTI e Imperial Tobacco, por hacerse con el dispositivo que se acabe imponiendo finalmente.

“¿Vapear salva vidas? ¿Deberíamos preocuparnos por los efectos a medio plazo? ¿Puede ocurrir en Europa lo mismo que en EEUU?”

Con todos estos ingredientes sobre la mesa las preguntas no cesan. ¿Son los cigarrillos electrónicos una salvación, como defienden los cerca de 500.000 vapeadores de España? ¿Deberíamos preocuparnos por los efectos a medio y largo plazo, como insisten los neumólogos? Y lo más importante: ¿podría la crisis de EEUU llegar a España?

El neumólogo Francisco Javier García Pérez, vocal de Médicos de Atención Especializada y Hospitales del Colegio de Médicos de Madrid, y el cirujano Fernando Fernández Bueno, del Hospital madrileño Gómez Ulla, responden estas y otras cuestiones desde dos posturas enfrentadas. El primero, contrario al consumo, y el segundo, defensor, exponen sus argumentos para que cada uno saque sus conclusiones

¿Vapear salva vidas?

❌ “No lo sé. Es una experiencia joven y aún no hay estudios a medio y a largo plazo. Hay personas que dicen que al vapear no se entra a fumar, pero según mis datos más del 40% de los fumadores también vapean. Creo que el vapeo puede llegar a ser una puerta de entrada al tabaco convencional”.

“No es que salve vidas pero es una ayuda muy efectiva e importante para aquellas personas que no consiguen dejar de fumar. Si vapeas no salvas ninguna vida, pero sí es cierto que si pasas de fumar a vapear disminuyes los riesgos de padecer las enfermedades derivadas del tabaco como el cáncer de pulmón o de vejiga o enfermedades pulmonares y cardiacas tipo EPOC, asma, enfisema o infarto agudo de miocardio”.

Los vapeadores, ¿dentro o fuera de la campaña antitabaco?

❌ “Los datos de los estudios actuales así como las 39 muertes en EEUU son preocupantes e inquietantes. Creo que es una obligación de las autoridades sanitarias advertir de los posibles peligros que puede provocar el vapeo”.

“Equiparar el tabaco con un cigarrillo electrónico es como equiparar un coche con una bicicleta porque ambos tienen ruedas. No tiene nada que ver. El tabaco hace una combustión y el cigarrillo electrónico directamente no tiene tabaco. Puede llevar nicotina, o no, pero tabaco no lleva nunca. Meterlo en el mismo saco está mal. No tiene ningún tipo de racionalidad”.

¿Son peligrosos los dispositivos electrónicos que calientan nicotina?

❌ “Aún no sabemos cuál va a ser su daño real pero evidentemente liberan monóxido de carbono, compuestos volátiles orgánicos e hidrocarburos policíclicos aromáticos. Son sustancias que en estado líquido son poco dañinas pero al vaporizarse pueden generar grandes problemas”.

“Los dispositivos de calentamiento del tabaco, donde entran también las cachimbas, que son tabaco por combustión, tienen un 70% menos de carcinógenos que el tabaco convencional. Esto significa que hay cierto pase de sustancias. Mientras que en los dispositivos electrónicos el riesgo baja al 95%. No tienen tabaco. Lo único que tienen es nicotina, propilenglicol, glicerina vegetal y aromas hidrosolubles”.

¿Cuáles son los riesgos conocidos de vapear?

❌ “Con los datos que tenemos ahora mismo se puede decir que la exposición a las sustancias tóxicas es menor que con el cigarrillo convencional. Aún así no podemos garantizar su inocuidad o su falta de daño porque hay datos preocupantes y porque al vapear se liberan sustancias que en estado gaseoso sí pueden generar problemas. Además hay algunos estudios en ratas que dicen que la susceptibilidad a la infección del neumococo, que es causante de la mayor parte de las neumonías, es mayor en los individuos que consumen cigarrillo electrónico. Son mucho más vulnerables”.

“Lo que sabemos hoy es que el cigarrillo electrónico no produce daño a largo plazo. Llevamos 14 años con la utilización del cigarrillo electrónico y en Europa no hay enfermedades derivadas de este uso. Los efectos que se conocen son la irritación de las mucosas y aumento de la mucosidad, pero no hay enfermedades graves. ¿Qué ocurrirá dentro de 50 años? No se sabe. Hasta el momento la evidencia científica que tenemos es que no hay daños y no es previsible que aparezcan a largo plazo. De todas formas hay que recordar que se recomienda como tratamiento para dejar de fumar, no que se use al tuntún. Es como si al heroinómano le doy metadona. No se la voy a dar durante toda la vida, se la voy reduciendo para que al final la deje”.

¿Qué preocupa más un exfumador que vapea o un vapeador debutante?

A nivel sanitario lo que preocupa es el hábito tabáquico acumulado durante años. Esa persona evidentemente ha hecho lo correcto pero el daño le puede generar problemas futuros. Si un paciente está empezando a vapear preocupa menos salvo que tenga un problema agudo como los que se están viendo en EEUU. Esa persona no tiene el daño acumulado pero también es cierto que el vapeo puede ser la puerta de entrada al tabaco convencional y eso preocupa”.

“A mí me preocupa más que alguien pueda iniciarse en cigarrillo electrónico, pero igual que me preocupa que se inicie en alcohol, en la drogas o en no realizar actividad física. Es cierto que si me pones en la tesitura de una persona tuviera que fumar o consumir un cigarrillo electrónico, mi respuesta es que no haga nada, pero si tengo que elegir entre una de las dos es que la menos mala es que consumiera un cigarrillo electrónico”.

¿Qué riesgos tiene un vapeador pasivo?

❌ “La combustión es mucho más reducida entonces tiene que darse en un ámbito cerrado para que haya peligro. A día de hoy no tenemos datos del vapeador pasivo”.

“No existen. Eso también está estudiado. Se han hecho estudios en habitaciones cerradas con 40-50 personas vapeando a un ritmo estándar y se han estudiado las partículas que hay tanto en la ropa como en el ambiente y se ha llegado a la conclusión de que no existe el vapeador pasivo”.

¿Debería la ley antitabaco ser igual de restrictiva con el vapeo?

❌ “Vamos a verlo. Tenemos que ser flexibles. Hay que ver lo que nos dicen los estudios epidemiológicos en Estados Unidos y los datos de las sociedades científicas. Si es necesario incluir restricciones al vapeo en los lugares públicos, lo vamos a ir viendo. Aún no lo sabemos”.

“Son dos cosas diferentes. Es como si ahora queremos que los patinetes eléctricos cumplan la misma normativa que un vehículo. Son dos cosas totalmente diferentes. Los dos sirven para transportarnos pero son diferentes. Tienen que tener normativas diferentes”.

¿Podría la crisis de EEUU llegar a España?

❌ “En España hasta ahora no hay ocurrido pero no sabemos si porque no están utilizando los mismos dispositivos o porque no hay contaminación adicional… Lo que sabemos es que la Sociedad española de neumología quiere establecer un registro de lo que está pasando”.

“No. En esta mal llamada epidemia del cigarrillo electrónico ha pasado un poco como con el aceite de colza en España. No es que fuese malo, lo que fue malo fue su alteración. En Estados Unidos lo que ha ocurrido es que a un cigarrillo electrónico le han metido un aceite de cannabis del mercado negro sin haber pasado ningún filtro y quienes lo han tenido un envenenamiento, pero el resto no”.

Hábitos no tan saludables