Esto es lo primero que deberías beber por las mañanas, según los nutricionistas

"Si empiezas el día con una bebida saturada de azúcar y otras sustancias, le estás diciendo a tu cuerpo que te importa un bledo".

Qué bien, por fin te has levantado. Antes de nada, es hora de beber algo. ¿Pero el qué? Quizás hayas oído que lo mejor es un buen vaso de agua, o un té, o tal vez un café.

Si quieres salir de dudas, lee lo que opinan los nutricionistas.

Sí, lo que bebes a primera hora importa, y mucho

Para bien o para mal, lo primero que bebas en todo el día es importante.

“Va a marcar la pauta del resto del día”, afirma la nutricionista Karen Ansel. “Lo último que quieres es empezar el día con una bebiza azucarada y procesada, como un refresco, que va a inundarte de glucosa el sistema. Quizás notes un chute instantáneo de energía, pero te garantizo que a media mañana notarás un bajón”.

La nutricionista Sara Haas señala: “Si empiezas el día con una bebida saturada de azúcar y otras sustancias, le estás diciendo a tu cuerpo que te importa un bledo. En cambio, si empiezas con agua u otras bebidas nutritivas, le estás diciendo que lo tienes todo controlado y que te tomas tu salud en serio.

Bebe agua aunque no tengas sed

La mayoría de los expertos con los que se ha puesto en contacto la edición británica del HuffPost tienen un claro favorito: el agua. Aunque suene aburrido, es lo que necesita tu cuerpo para hidratarse después de la noche.

“Tal vez no tengas sed nada más levantarte de la cama, pero beber agua es un hábito saludable que te permitirá seguir hidratado durante el día”, explica la dietista Vicki Shanta Retelny.

Tampoco te pienses que tienes que beber agua tibia del grifo, hay muchas formas de tomar agua y puedes escoger tu favorita.

“A mí me gusta el agua enlatada con gas. Mentalmente, me ayuda saber que me tengo que acabar la lata antes de pasar al café”, comenta la dietista Barbara Ruhs.

Agua con limón y romero
Agua con limón y romero

No seas duro contigo mismo

No mucha gente empieza el día cantando con una sonrisa en la boca, pero todo el mundo merece una ayuda para mantener un estado de ánimo más civilizado para el resto del día. Ansel tiene un consejo: “La noche anterior dejo preparados los ingredientes para el café y pongo un temporizador en la cafetera. Así, cuando me despierto, tengo recién preparado el café para ayudarme a ponerme en marcha”.

No te fíes de las bebidas de moda

“Si te gusta echarle mantequilla o aceite de coco al café, adelante, pero, como dietista, te aseguro que no es sano. Además, ¿echarle mantequilla al café? ¡Qué asco!”, opina Ruhs.

Los supuestos beneficios de esta clase de cafés están basados en estudios pseudocientíficos, asegura la dietista Amanda Frankeny: “Ningún estudio revisado por pares va a avalar la idea de que tomar café caliente con mantequilla como parte de una dieta keto te va a ayudar a adelgazar”.

Frankeny también advierte del peligro de las supuestas bebidas desintoxicantes: “No te creas ninguna bebida que afirme ser desintoxicante. Nuestros órganos ya son sistemas desintoxicantes muy buenos. Tu organismo ya sabe librarse de la porquería. Si lo cuidas bien, seguirá haciendo su trabajo”.

Las bebidas energéticas son otra opción muy popular por la mañana y también son peligrosas.

“Muchas bebidas energéticas tienen mucha cafeína, así que, si es lo primero que bebes por la mañana, tendrás que tener mucho más cuidado con la cafeína que ingieras durante el resto del día”, advierte la dietista y nutricionista Amy Gorin.

Y aunque los zumos han adquirido una mala reputación durante los últimos años, Ruhs asegura que un vaso de zumo de naranja de vez en cuando por la mañana está bien y que “tomar zumo 100% natural no es tan malo como muchos se piensan”.

“Es cierto que el zumo no contiene toda la fibra de la fruta entera, pero de vez en cuando se puede incluir en la dieta como una buena fuente de vitamina C”, sostiene.

El té es una buena opción a cualquier temperatura

La dietista y nutricionista Toby Smithson, a quien le diagnosticaron diabetes a los 8 años, comenta que por la mañana se prepara una jarra de té para que le dure todo el día.

“Las investigaciones demuestran que beber té tiene beneficios para la salud en general y, concretamente, para la prevención y la gestión de la diabetes”, explica. “Los polifenoles del té parecen afectar a la producción de insulina y ayudan a mantener una correcta tensión arterial, a reducir el riesgo de enfermedad cardíaca y a reducir el riesgo de desarrollar diabetes de tipo 2″.

Ninguno de los expertos anteriores avala los beneficios de tomar agua caliente con limón, pero tampoco tienen motivos en contra, de modo que, si te gusta su sabor, adelante.

“Comprendo que a algunas personas les guste”, afirma Gorin. “El agua caliente es muy relajante y el limón le añade una chispa cítrica. Pero, personalmente, si tomo agua caliente es para ingerir antioxidantes, de modo que recomiendo té verde en vez de agua con limón”.

Bebe café para empezar con energía

Si tu intención es “terminar las tareas antes de salir de casa”, Ruhs recomienda una taza de café. Para Frankeny, el café es innegociable durante todo el año. Si hace calor, se lo toma con hielo, y solucionado. Y añade: “Eso sí, para mantener una rutina constante, todas las mañanas bebo medio litro de agua antes de tomarme el café”.

Este artículo fue publicado originalmente en el ‘HuffPost’ Reino Unido y ha sido traducido del inglés por Daniel Templeman Sauco.

10 buenas razones para tomar café