Figaredo (Vox) critica a una diputada y la reacción de un socialista no le hace nada de gracia

"El nivel del debate no puede ser la descalificación a los demás porque piensen diferente".

Entre las distintas proposiciones de ley que se debatían esta tarde en el Congreso de los Diputados, la de ampliar el derecho a voto a los mayores de 16 años ha sido una de las más comentadas. La ha presentado el Grupo Parlamentario Republicano de la mano de Marta Rosique i Saltor (ERC).

En España, el derecho a voto, conocido también como derecho a sufragio, es completamente universal para cualquier ciudadano de nacionalidad española que sea mayor de edad, es decir, que supere los 18 años.

Si saliese adelante la proposición de ley, los mayores de 16 años podrían votar en las elecciones generales donde los ciudadanos eligen a los miembros del Congreso. En este tipo de debate se pone en duda, sobre todo, la madurez de los jóvenes para tomar este tipo de decisiones.

Los representantes de los distintos grupos parlamentarios han ido subiendo a la tribuna para discutir precisamente esto. Cuando le ha tocado el turno a Vox, encabezado por José María Figaredo, ha empezado el lío.

Figaredo ha comenzado su intervención augurando que esta proposición de ley no es más que “un señuelo de la izquierda republicana de Cataluña para intentar atraer y empatizar con una juventud que cada vez se les escapa más”.

El diputado de Vox ha continuado su discurso refiriéndose a la parlamentaria de ERC responsable de abrir el debate, aunque sin entrar a mencionarla directamente: “Viene una diputada muy joven, que no ha cotizado en su vida, que no tiene experiencia laboral y que, en cierto modo, no ha bebido más que de las mieles de la política, como otras diputadas y diputados que encontramos sobre todo en la bancada de la izquierda (...) incluso los encontramos en la bancada azul del Gobierno”.

Figaredo no ha dejado a nadie libre de crítica y ha seguido acusando al resto de diputados del hemiciclo, prácticamente de manera generalizada, de “no vivir jamás en el mundo real y estar solo en el mundo político”.

La respuesta a Figaredo la ha protagonizado José Zaragoza Alonso, diputado por el Partido Socialista de Cataluña (PSC). Antes de apelar al discurso del diputado de Vox, Zaragoza ha querido hacer una mención especial a “las tres mujeres que ayer fueron asesinadas por la violencia machista” y ha mostrado su apoyo, también, “a la lucha feminista de las mujeres iraníes”.

A continuación, el parlamentario se ha referido a las palabras del diputado de Vox: “Tenía un inicio de intervención diferente, pero el señor Figaredo se ha venido arriba a la hora de hablar de chiringuitos”.

Zaragoza ha mencionado al presidente de Vox, Santiago Abascal, al comenzar a hablar de “los chiringuitos”, asegurando que son los militantes de Vox los “especialistas en esto”.

Y ha seguido su mención al partido de esta forma: “Vaya usted con cuidado (señor Figaredo), no le vayan a hacer un Olona”. Se trata de un modo irónico de decir que cuide sus palabras no vaya a ser que ofenda a alguien de su partido y le acaben echando, como ha ocurrido con la exmiembro de Vox Macarena Olona.

Para terminar, el diputado socialista le ha recordado a Figaredo que “el nivel del debate no puede ser la descalificación a los demás porque piensen diferente y yendo a atacar a las personas”.

'The New York Times' (05-12-2018)

La prensa extranjera sacando los colores a Vox