La prensa británica destaca este detalle de la felicitación de la reina a Harry y Meghan

Los duques de Sussex han dado este domingo la bienvenida a su hija, Lilibet Diana.
Meghan y Harry con la reina Isabel II en el aniversario de la RAF en julio de 2018.
Meghan y Harry con la reina Isabel II en el aniversario de la RAF en julio de 2018.

En el momento de mayor tensión entre sus padres y la Casa Real y a más de 8.400km de Buckingham, así ha llegado al mundo Lilibet Diana, la primera hija del príncipe Harry y Meghan Markle.

La pequeña de los duques de Sussex —quienes tienen ya a su primogénito Archie, nacido en 2019— nació este domingo en el Hospital Santa Barbara Cottage de Santa Barbara (California, EEUU), tal y como anunciaron ellos mismos a través de un comunicado.

“Con gran alegría el príncipe Harry y Meghan, el duque y la duquesa de Sussex, le dan la bienvenida al mundo a su hija, Lilibet ‘Lili’ Diana Mountbatten-Windsor”, señalaron en su texto, donde recalcaron que tanto la niña como la madre están “sanas”.

Tras la noticia, llegaron los mensajes de la familia real. El primero, a cargo de la cuenta de Isabel II, donde escribió un mensaje de su parte, de la del príncipe Carlos y Camila Parker Bowles, y del príncipe Guillermo y Kate.

″¡Enhorabuena a los duques de Sussex por el nacimiento de Lilibet Diana! La reina, el príncipe de Gales y la duquesa de Cornualles y los duques de Cambridge están encantados con la noticia. Lilibet es el undécimo bisnieto de su majestad”, se puede leer en el tuit.

Sin embargo, para la prensa británica hay un detalle que ha llamado especialmente la atención y que marca la relación que mantiene la pareja con la monarca británica.

Según señalan en el Daily Mail, la noticia fue inesperada en el Palacio de Buckingham y los funcionarios no se enteraron del nacimiento hasta que saltó la noticia a las cinco de la tarde (hora local), cuando los propios duques de Sussex lo anunciaron en redes sociales.

En este medio destacan también que tardaran más de hora y media —hasta las siete hora local— para mandar el mensaje de felicitación. “Enfatizando el abismo que ahora existe entre los Sussex y el palacio”, apostillan.

Posteriormente, las distintas cuentas del príncipe Carlos y el príncipe Guillermo compartieron las felicitaciones, con una sencilla enhorabuena y deseando lo mejor para la pequeña, que se ha convertido en la octava en la línea de sucesión.

En el Daily Mail también destacan que desde Buckingham, la reina Isabel no quiso hablar al ser informada de la llegada de su bisnieta. Tampoco para agradecer o hacer referencia al homenaje con su nombre.

Lilibet, ¿una forma de enterrar el hacha de guerra?

Lo más llamativo del nacimiento de la hija de los duques de Sussex es que, además de ser la primera en nacer fuera de territorio británico y de no tener el título de princesa, hayan decidido llamarla en homenaje a Isabel II y a la madre de Harry, la fallecida Diana de Gales.

El nombre Lilibet, como llamaba el fallecido duque de Edimburgo a la reina Isabel, es para muchos toda una declaración de intenciones. Según Phil Dampier, un experto en Casa Real consultado por The Sun, es una forma de recular tras las polémicas generadas en los últimos meses.

“Sospecho que Harry y Meghan se han dado cuenta de que han exagerado sus críticas en los últimos meses y ha caído el centavo que han causado un profundo daño a la abuela de Harry y a otros miembros de la familia [...] Es posible que estén tratando de deshacer el daño”, explica.

Por el momento se desconocen más noticias del nuevo miembro de la familia real más allá de las que han comunicado los padres, quienes han agradecido el apoyo y los mensajes recibidos.

“Ella es más de lo que podríamos haber imaginado, y seguimos agradecidos por el amor y las oraciones que hemos sentido en todo el mundo. Gracias por su continua amabilidad y apoyo durante este momento tan especial para nuestra familia”, han señalado en un comunicado.

Primeras imágenes del hijo de Harry y Meghan